fbpx

Las horas

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…
  • Título original The Hours
  • Título en Español Las Horas
  • Año de publicación 2003, primera publicación en 1998
  • Longitud 224 páginas
  • Género(s) Ficción, Romance,
  • Escritor/a Michael Cunningham
  • Editorial Quinteto
  • Personajes principales
    • Virginia Woolf
    • Clarissa Vaughan
    • Richard
    • Laura Brown
  • Adaptación al cine

    “The hours” (2002).

Comprar

Sobre Michael Cunningham

escritor Michael CunninghamMichael Cunningham es un escritor y guionista norteamericano que nació el 6 de noviembre de 1952 en Cincinnati, Ohio.

Cunningham estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Stanford. Más adelante, obtuvo la prestigiosa beca Michener y consiguió un máster en Bellas Artes, otorgado por la universidad de Iowa.

Actualmente, es profesor de escritura creativa en la universidad de Yale. También es un prestigioso escritor, siendo el autor de novelas tales como “Un hogar al final del mundo”, “Flesh and Blood”, “Specimen Days”, “By Nightfall” y “The Snow Queen”.

También ha publicado un libro de no ficción, titulado “Land’s End: A Walk in Provincetown”.

Sin embargo, se hizo famoso por su novela titulada “Las horas”, publicada en 1998 y con la que ganó el premio Pulitzer a la mejor obra de ficción y el premio PEN/Faulkner en 1999.

Asimismo, esta novela fue adaptada al cine en el año 2002 por el director Stephen Daldry. La película resultante mantuvo el mismo título y sus personajes principales estaban interpretados por actrices de la talla de Meryl Streep, Julianne Moore y Nicole Kidman.

La película fue nominada a varios premios Óscar y se acabó llevando uno, el galardón a la Mejor Actriz Protagonista para la anteriormente mencionada Nicole Kidman.

Argumento del libro Las Horas

Las horas” es una novela atrevida y profunda que cuenta la historia de tres generaciones distintas de mujeres que se han visto influidas por la vida y el trabajo de la escritora Virgina Woolf.

La primera mujer de la que trata es la misma Virginia Woolf. Una mañana del año 1923, en un barrio a las afueras de Londres, mientras luchaba para mantener a raya su espíritu rebelde y para controlar los efectos de la enfermedad mental que padecía, se levanta de la cama con la idea de que se convertirá en “La señora Dalloway”.

Más adelante, en 1949, en un barrio de las afueras de Los Ángeles, nos encontramos a la segunda mujer, la señora Laura Brown, esposa de un veterano de la Segunda Guerra Mundial y madre de un niño pequeño. Se encuentra leyendo “La señora Dalloway”, la novela de Virginia Woolf, mientras prepara una tarta de cumpleaños para su marido junto a su hijo.

La última de las mujeres es Clarissa Vaughan. Vive en el Nueva York del año 1998, y es una mujer lesbiana que está comprando flores para la fiesta que está organizando en honor de Richard, su amigo y ex-amante, que padece SIDA y al que acababan de dar un prestigioso premio literario.

Moviéndose fácilmente a través de las diferentes décadas y espacios geográficos, esta novela nos presenta unos personajes que se ven atormentados por la soledad, la angustia, y el amor por la belleza y la vida, hasta juntar las diferentes líneas en un final trascendente y profundo.

Comprar el libro

Críticas y opinión del libro

Las Horas” es una obra poco convencional y, al mismo tiempo, memorable.

A pesar de su tono oscuro y de sus habituales alusiones a temas tristes como la muerte o la desilusión, el autor ha conseguido crear una inteligente descripción de cómo las vidas y las relaciones de tres mujeres se deterioran, conectándolas a todas de una manera inusual para llevarlas a único y trágico “brillante día de junio”.

A través del libro, las tres historias se desarrollan de forma simultánea. Esta tarea en sí misma ya entraña demasiada dificultad para la mayoría de los autores, que son incapaces de llevarla a cabo sin recurrir a engaños, pero Cunningham es capaz de conseguirlo de una forma fluida y exitosa.

El escritor atraviesa diferentes periodos de tiempo, pasando de una de las mujeres a otra, uniendo a la mujer que escribió el libro, la mujer que lo está leyendo y, por último, aquella que lo está viviendo de una forma absolutamente magistral.

Leyendo esta novela tan meticulosamente investigada y bien escrita, tienes la impresión de que Michael Cunningham tenía en la cabeza todo lo que quería decir antes de escribir la primera palabra de su relato.

Las horas” rinde tributo a los triunfantes momentos en los que cada uno de nosotros nos liberamos de los mundanos, claustrofóbicos e inclusos trágicos instantes que marcan la existencia humana.

El libro está repleto de un profundo lenguaje figurativo, símiles, metáforas, personificaciones y símbolos, que se relacionan a través de asociaciones, de una forma muy parecida a lo que ocurre en un ensayo lírico.

Si te gustan las historias literarias complejas, sin pretensiones y con una atmósfera muy conseguida, “Las Horas” es una novela escrita para ti.

La imitación que realiza el autor del estilo modernista de Woolf en el uso del monólogo interno, el flujo de metáforas conscientes y originales, y la utilización de palabras cuidadosamente elegidas, es brillante y crea un escrito que tiene una cualidad casi poética.

La novela en su conjunto se convierte así en una metáfora de la trágica vida de Woolf.

Cunningham es muy inteligente a la hora de fijar el tono de la historia utilizando elementos de la vida de la famosa autora como metáforas trágicas. Así, las vidas de la señora Dalloway (Vaughan) y de la señora Laura Brown acaban comparándose y vinculándose a la existencia que se describe que llevaba la autora en el año 1923.

Cuando habla de Virginia o de Laura, Cunningham utiliza un estilo moderno y directo, pero cuando habla de Clarissa, lo hace extrañamente de la misma manera en como lo hubiese hecho la propia Woolf, si hubiera vivido en el Nueva York de la época.

¿Crees que resulta confuso? Al principio, puede parecerlo. Pero a medida que avanzas en la lectura de “Las Horas”, todo se une para formar un todo hermoso y profundo.

“La señora Dalloway”, la novela que parece actuar como nexo de unión, es una obra escrita por Virginia Woolf que describe un día en la vida de una mujer que planea una fiesta en honor a su primer amor, que acaba de volver a su vida.

Describe las actividades que realiza mientras planea y prepara la fiesta, al mismo tiempo que relata los recuerdos, las vivencias y las elecciones pasadas que aparecen en su mente mientras lleva a cabo esos actos, aparentemente cotidianos.

Como Woolf, Cunningham es capaz de desarrollar metáforas originales y frescas que pintan una imagen muy visual. Por ejemplo, compara su locura y sus debilitantes dolores de cabeza con “oscillantes masas de color blanco-plata…como si fueran medusas”.

El lenguaje y el estilo de Cunningham hacen disfrutar mucho al lector. Toma un objeto muy pequeño y lo describe con todo lujo de detalles.

También es impresionante cómo Cunningham es capaz de equilibrar la imaginería mental reflectiva propia del estilo de Woolf con un sentido práctico de la vida urbana tal y como la concebimos hoy en día, con su gran cantidad de gente, extrañeza, SIDA y palabras breves de cuatro letras.

El autor de “Las horas” utiliza las descripciones de sus personajes, no solo para fijar el tono de la historia, sino también para anticipar su trágico final.

Pero, sin embargo, la estructura y el estilo por sí mismos no hacen de este relato una novela. Cunningham utiliza sus tres relatos (que, al final, se conectan los unos con los otros, aunque de una forma un tanto artificial), para desarrollar temas que también son centrales en la obra de Woolf.

Todo se une tan bien que parece que todo es demasiado perfecto. Las últimas páginas de “Las Horas”, son un ejemplo ideal de un trabajo de escritura maravilloso.

Woolf tocaba brevemente la homosexualidad en “La señora Dalloway”, así como en otros de sus trabajos, pero Cunningham desarrolla esta temática de forma mucho más explícita, sin dejar de ser sincero y a menudo de una forma tan suave que para el corazón.

Es un tema muy profundo y rico que no suele ser explorado en la literatura popular.

El autor también consigue que visualices y sientas el escenario y la situación, para después llevarte al interior de sus personajes. Tiene una prosa maravillosa y es un logro técnico asombroso.

Las horas” presenta una escritura excelente, digna de los premios que ha cosechado el libro.

Es interesante destacar que el punto de vista cambiante que podemos ver en el texto no se limita a los tres personajes principales, sino que la cualidad que “Las Horas” captura de manera más fehaciente es la propia esencia de “La señora Dalloway”: la sensación de mirar hacia el pasado desde el pedestal de la edad madura.

No tienes que leer la novela de Virginia Woolf “La señora Dalloway” para apreciar, sumergirte y conmoverte con “Las Horas”. Nos metemos en la cabeza de bastantes personas diferentes a lo largo de “Las Horas” y Cunningham lo hace de vez en cuando, en aquellos momentos en los que la novela necesita un cambio de perspectiva.

¿Cómo puede un escritor capturar contradicciones tan grandes de una forma tan magistral y de manera que el lector pueda apreciar la gran verdad humana que oculta cada uno de los momentos principales de la obra?

Te quedarás demasiado intrigada como para resistirte a continuar explorando los ricos temas que presenta el autor a través de las conexiones hechas entre estos tres espacios temporales y los tres personajes principales con los que juega.

El estilo de “Las Horas” te hará sentir agradecida de ser una lectora voraz y de tener el privilegio de poder vivir esta experiencia.

Este es uno de esos libros cuya profundidad e impacto son difíciles de explicar con palabras. Esta lectura bien merece tu tiempo.

Es una ficción literaria de la más alta calidad, pero también es una historia de gran profundidad y belleza humana.

Si alguna de vosotras está buscando un libro predecible, simple y que se adapte a los cánones establecidos, entonces es posible que “Las Horas” no sea la opción ideal.

En cambio, si te gustan los retos y estás dispuesta a dejarte llevar a través de este viaje interno, la recompensa que obtendrás será maravillosa.

Sin duda alguna, al final es una celebración de la vida, de lo bueno y de lo malo, algo que las últimas páginas de la novela dejan enormemente claro.

Donde comprar la novela: Las Horas

Puedes comprar Las Horas en Amazon.

Valoración de Lesbosfera

9
--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…

Comprar Las Horas

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Un momento, compañera, estoy creando los contenidos de Lesbosfera para 2020.

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)