fbpx

Aprender a aceptarte como mujer lesbiana o bisexual

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
4 votos
Cargando…

Resumen: Consejos y verdades que te ayudan a aceptar tu sexualidad e interiorizar que no hay nada de malo en ser lesbiana o bisexual. Sal al mundo y disfruta siendo quien eres.

No voy a mentirte. Ser lesbiana a veces es difícil.

En muchos países no puedes andar de la mano con tu pareja, no puedes robarle un beso en público, ni tener cualquier otro gesto cariñoso con ella.

Y también están los que consideran a la homosexualidad una abominación de la naturaleza. Para empeorar las cosas, mucha gente joven simplemente no entiende lo que siente.

Las creencias que tengas respecto a ser una persona lesbiana o bisexual son sólo eso, creencias. Y los demás se sienten incómodos contigo porque fuiste criada en una situación en la cual la heterosexualidad (y no la homosexualidad) es la norma.

Pero tú sientes lo que sientes porque naciste de esta manera y no es algo que necesites superar. Simplemente sigue a tu corazón, extiende el amor y vive la vida que mereces vivir, sin importar lo que otros piensen.

Eventualmente conocerás a alguien (mujer u hombre, si es que eres bisexual) que sea digna de tu compañía.

Aunque muchos podrán no estar de acuerdo, la decisión de ser lesbiana o bisexual no es tuya, tal como no lo es el color de tu pelo u ojos. Pero ser fiel a ti misma no debería ser algo que debas decidir.

Tienes que saber si eres lesbiana

No permitas que te etiqueten hasta que, o a menos que, estés lista y dispuesta a que suceda.

Puede que ahora pienses que ser lesbiana es el fin del mundo, pero te aseguro que no es así. Muchas, muchas personas en cada rincón del mundo han aceptado su orientación sexual y siguen con su vida. Y, ¿adivina qué? Tú también lo harás.

Al fin y al cabo, no puedes vivir tu vida por nadie más. Solo estarás aquí una vez y eres responsable de vivir de la mejor manera que conozcas.

Tú no escogiste ser lesbiana o bisexual

Intenta convencer a los demás de ver tu orientación sexual de la misma manera en que ven tu color de ojos. Es simplemente algo con lo que naciste y que no pudiste escoger. Es algo que es simplemente parte de tu ser, y no algo que puedas cambiar o que quieras cambiar, o que deberías.

No hay necesidad de cambiarte a ti misma, ser lesbiana es solo otra manera de existir, y no hay nada malo con ello en lo más mínimo.

Ser lesbiana es solo uno de tus muchos atributos

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Si sientes que ser lesbiana o bisexual es lo que te define, estás equivocada.
Tu sexualidad es una de las cientos de cosas que sabes sobre ti misma, y no es todo lo que eres. Todavía eres y mereces ser todas las otras partes de ti misma, así que no dejes que nadie lo olvide.

Estereotipos de ser lesbiana

La mayoría de las mujeres que son lesbianas o bisexuales no son fáciles de distinguir entre aquellas que no lo son.

Ser lesbiana no significa que necesariamente serás menos femenina, y no hay necesidad de sentirte cómoda con estereotipos si no coinciden contigo. Tú eres quien eres, y eres única.

Deja de obsesionarte con ser lesbiana

Eres perfecta tal como eres, nunca lo olvides.

Así que métete en la cabeza que eso es lo que eres, perfecta, y ponte a trabajar para serlo. Solo tú puedes hacer eso por ti misma.

Seguimos viviendo en un mundo donde tu país, tu cultura y algunas personas en tu vida nunca te darán permiso de ser lesbiana. Así que tú misma debes darte ese permiso les guste o no.

Si eso es lo que eres, que así sea. Fin de la historia. Deja de darle vueltas al asunto. Deja de pensar que tienes que ser alguien que no eres.

Empieza a pensar más positivamente sobre lo que eres (sobre toda tu persona, no solo tu orientación sexual) y encontrarás auto-aceptación. Está ahí para cuando la quieras, cuando estés dispuesta a tomarla.

Sé responsable de ti misma.

Encuentra apoyo y recuerda que no estás sola

Es importante que encuentres apoyo para tu salud mental, y así sabrás que no estás sola y que tienes alguien con quien puedes hablar.

Hay apoyos disponibles ya sea en persona o en internet. Si quieres apoyo en persona, encuentra amigos que estén dentro de la comunidad LGBT, por ejemplo a través de organizaciones o asociaciones gay.

Hay muchas mujeres lesbianas o bisexuales en todo tipo de contextos y ambientes. No eres la única lesbiana en el mundo, de hecho, el 10% de la población es gay.

No estás sola, hay literalmente millones de otras personas que están pasando por la misma situación.

Muéstrale a la gente quién eres

Vamos a motivarnos un poco con esta canción tan poderosa:

Salir del armario es el paso más valiente para que aceptes tu orientación sexual, pero una vez que eres capaz de vivir “afuera”, no significa que tengas que cambiar quién eres o lo que te gusta.

No intentes cambiarte a ti misma ni desees ser como otras personas solo para ajustarte a los niveles de comodidad de los demás.

Ya desperdiciaste demasiado tiempo odiando quién eres por tu orientación sexual. No hay razón para que dejes que el odio continúe.

Acepta que eres lesbiana o bisexual, que el sol volverá a salir mañana, y sigue viviendo tu vida tan plena, auténtica, y apasionadamente como puedas.

¿Tú cómo te sientes?

Si ya has pasado por este proceso, sería genial que compartieras con las demás cómo fue tu caso y cómo lo superaste. Si estás en proceso de aceptación, escribe tus dudas en los comentarios, entre todas estamos para ayudarnos.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

4 Respuestas

  1. Olivia

    Hola!

    Desde hace un tiempo largo estoy aceptando que soy bisexual y a su vez desde hace unos meses estoy saliendo del closet.

    Realmente empecé a entender que algo en mí no cerraba cuando rompí con micromachismos que tenía. Y lo primero que me planteé era si era lesbiana, pero, y a causa de la bisexualidad invisibilizada, no me encontraba dentro de ese concepto y me seguí pronunciando heterosexual.

    Por suerte, me informé un poco más y volví a plantearme mi sexualidad y después de muchas dudas, me dije a mi misma “Soy bisexual ” y algo en mí se lleno de tanta alegría y excitación que sentí mis ojos brillar.

    Fue realmente liberador y genuino decidir vivir toda esa felicidad internamente, y solo para mí. Sentía que después de años de no encajar en nada me lo debía.

    Ahora y poco a poco se lo estoy contando a algunas personas, amigues, hermanxs especialmente, que se que me van a apoyar o se van a poner contentxs por mi.

    De todas maneras algunas cosas me dan un poco de miedo o no sé. Una de ellas es que nunca tuve relaciones sexuales con una mujer, y después de tanto me da miedo que no me guste, aunque me siento muy atraídas por algunas de ellas. También me da un poco de miedo enamorarme de una mujer porque mis padres son muy homofobicxs y no sé como manejaría toda la situación.

    • Hola Olivia 🙂

      ¿Sabes? me da alegría leer comentarios así. Es super positivo el proceso que cuentas que has pasado, a pesar del peso cultural que tiene la etiqueta bisexual, has sido fuerte y has sabido ver tu verdad. Te felicito porque no todo el mundo llega hasta donde estás tú.

      Y es que el problema es que hay muchos prejuicios y falsas creencias sobre las personas bisexuales, me atrevería a decir que más que sobre las personas homosexuales.

      Si no lo has visto ya, puedes echar un vistazo al apartado de bisexualidad de la web: https://www.lesbosfera.com/bisexualidad/

      Hay varios artículos que igual te reafirman en tu reciente “liberación” como estos dos:
      https://www.lesbosfera.com/orientacion-sexual/problemas-estereotipos-mujeres-bisexuales/
      https://www.lesbosfera.com/orientacion-sexual/verdades-sobre-la-bisexualidad-femenina/

      Con respecto a contárselo a la gente, genial si tienes esa necesidad, seguramente irás viendo en cada salida del armario que no era tan malo como te pudieras imaginar. Normalmente las personas que más nos cuesta decírselo son los padres, como tú bien dices.

      En mi caso, estaba tan nerviosa cuando se lo conté a mis padres que me eché a llorar antes de darles tiempo a reaccionar, y luego la verdad es que no hubo drama, sólo el mío en mi cabeza. Pero si en tu caso dices que son homofóbicos deberías ir con más cuidado y analizar bien hasta dónde pueden llegar con esa homofobia.

      No sé cual es tu situación, pero si económicamente dependes de ellos o vivís juntos, quizá deberías primero conseguir cierta independencia antes de sincerarte, lo importante es que salir del armario no suponga un problema mayor para ti.

      Y sobre el tema sexual, lo más importante es que no te fuerces a ello. Si te presionas a ti misma para acostarte con una mujer, es más probable que salga mal. Es algo especial que debe surgir con una persona en la que realmente confíes.

      No cometas el error de lanzarte a la primera mujer que pase por las prisas de “probar”. En el sexo merece mucho la pena ser selectiva, sobre todo cuando se trata de la primera vez. Te tiene que apetecer de verdad, y esas ganas se sienten con claridad, lo sabrás cuando veas a esa mujer especial delante de ti.

      Un abrazo!

  2. Merary Irías

    Hola,

    Quisiera ayuda, consejos para saber qué hacer.

    Tengo 17 años, me siento atraída por las niñas y por los niños, pero mi miedo es mi familia, el qué dirán los demás.

    Mi madre es religiosa y mi padre es homofóbico y ya no sé qué hacer. Siempre me ofenden respecto a ese tema, tengo miedo por todo lo que me dicen, ya no sé como afrontar esto.

    • Hola Merary,

      Por lo que cuentas tu entorno más cercano no es muy favorable a la homosexualidad. Así que sinceramente te diría que esperaras un tiempo a contarlo, cuando sientas menos angustia, cuando tengas las cosas más claras y cuando no te preocupe tanto lo que piensan los demás.

      Primero de todo debe ser un proceso de aceptarse uno mismo, aceptar tu identidad sexual y sentir que no hay nada de malo en que te gusten las mujeres, porque no lo hay. Eres una persona perfectamente normal, ser lesbiana, bisexual o como te sientas, no hace que eso cambie.

      Tú no eres el problema, no tienes que cambiar.

      Pero debes sentir que eso es cierto antes de contarle nada a tus padres, de lo contrario pueden hacer que te sientas más insegura si su reacción no es buena.

      Date tiempo, no te agobies. Eres muy joven tienes años y años para descubrir quién eres. Pero no dejes que nadie te diga que lo que sientes está mal, porque no es así.

      Si tienes algún amigo o amiga muy cercana y crees que puede reaccionar mejor, puede ser buena idea sincerarte con esa persona y que sea tu apoyo si lo estás pasando mal por tus padres. Los buenos amigos son un bote salvavidas en medio del océano.

      Procura rodearte de gente que te entienda y te apoye. Si no tienes amigos cercanos, puedes buscar un grupo LGTB en tu cuidad, en lesbosfera tenemos una lista de las más importantes en España y latinoamérica: https://www.lesbosfera.com/asociaciones-lgbt/

      Abre tu círculo de amistades si creen que no te van a entender, busca gente que te apoye. También te puede ayudar este artículo con consejos para conocer mujeres lesbianas: https://www.lesbosfera.com/sexualidad/donde-conocer-mujeres-lesbianas-y-bisexuales/

      Sobre todo, no te angusties, todo pasa, necesitas tener paciencia con los demás y contigo misma.

      Mucha fuerza.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.