fbpx Películas LGBT sobre lesbianas - las mejores películas lésbicas archivo - Lesbosfera

Viajes para mujeres lesbianas y bisexuales

Cuando se trata de vacaciones o de salidas de fin de semana, todo lo que necesitas es un destino donde puedas ser tú misma con toda libertad, ya seas hetero, lesbiana o bisexual.

Después de todo, un buen destino vacacional significa un lugar de paz y diversión. No deberías tener que vigilar tu espalda continuamente.

Desafortunadamente, seleccionar el siguiente lugar de vacaciones no es fácil para todo el mundo. Por ejemplo, piensa en un grupo de amigas lesbianas, una pareja de chicas o incluso una lesbiana viajando sola.

Viajar por el mundo es una experiencia maravillosa que te enseña mucho sobre ti misma y sobre el mundo a tu alrededor. Pero viajar con seguridad (sin importar tu género, orientación sexual, creencias religiosas, o incluso el color de tu piel) depende de la preparación. Investiga, averigua qué puedes esperar de tu destino y tu viaje se volverá mucho más satisfactorio.

Estoy segura de que este artículo te proveerá de las bases a considerar para obtener una experiencia lo más placentera y segura posible.

¿Viajar con tu pareja cuando eres lesbiana?

Si estás viajando con tu pareja lesbiana, te darás cuenta de que con frecuencia llevarás tu relación de una forma discreta para no llamar la atención, especialmente cuando te encuentras en regiones donde la homosexualidad no es del todo aceptada.

Esto implica ocultar, o inclusive omitir completamente vuestra relación, pequeños gestos tales como acariciar la espalda de tu novia, usar términos cariñosos la una con la otra, o simplemente ir de la mano.

Cosas que son completamente normales para las parejas heterosexuales, usualmente se vuelven completamente prohibidas para las parejas del mismo sexo.

Podría parecerte algo sin importancia, pero puede ser duro no ser capaz de mostrar los sentimientos que se tienen la una por la otra, especialmente en un día difícil que no sale como se había planeado.

Viajar siendo lesbianas, viajes para mujeres lesbianas y bisexuales

Después de un tiempo puede llegar a ser agotador, por lo cual es importante reservar habitaciones privadas al menos para una parte de tu estancia, incluso cuando se trata de un viaje de larga duración con poco presupuesto.

El tener un espacio íntimo y privado donde tú y tu pareja podáis disfrutar de compartir esta experiencia juntas puede hacer la diferencia entre un viaje exitoso o uno desastroso.

Recomendaciones para lesbianas viajando solas

Quizás te preocupe que el viajar sola te pueda convertir en un objetivo de amenazas.

Tus amigos y familia te han dicho que estás siendo irresponsable al salir al aterrador mundo exterior por tu cuenta, o tu propia voz interior intenta detenerte mostrándote los peores escenarios que podrían ocurrir.

La mejor parte de viajar por tu cuenta es que no eres la única que lo está haciendo. En la actualidad, más y más mujeres (lesbianas o no) consideran el concepto de viajar solas como algo factible.

Dado que hay tantas otras personas en la misma situación, éstas tienden a comportarse de una manera abierta y amigable. Es tan simple como hospedarte en un albergue, entrar en la habitación compartida y comenzar a formar nuevas amistades.

Por otra parte, si decides viajar sola como lesbiana, no tienes que ser una persona increíblemente valiente o segura de ti misma. Estas aptitudes pueden ser útiles cuando se viaja en solitario, pero no son requisitos indispensables.

La parte más difícil de viajar suele ser llegar al avión. Después de eso, es sorprendentemente fácil traspasar las barreras del lenguaje, encontrar lugares para comer, y vivir una aventura.

En casi cualquier parte, la mayoría de la gente habla por lo menos algo de inglés, y los viajes se han vuelto mucho más fáciles en la actualidad gracias a herramientas como Google Maps, aplicaciones de traducción y el uso de Internet en el móvil.

Y si viajas por España, es difícil que encuentres problemas por mostrarte abiertamente gay, tanto en hoteles, como restaurantes o zonas públicas. No hace falta que sea Madrid o Barcelona, en general el ambiente aquí es cada vez más relajado.

Por otra parte, si tu intención es conocer lesbianas interesantes mientras estás viajando sola, te recomiendo que te unas a un grupo de viaje para lesbianas. Hay numerosos operadores turísticos que se especializan en este tipo de grupos, y estarán encantados de incluirte en la salida más próxima.

¿Cómo viajar segura siendo lesbiana?

Quizás ya tienes un destino en mente, o quizás estás completamente abierta a las posibilidades.

Si este es tu primer viaje internacional, quizás quieras ir a lo seguro y visitar un país con opiniones favorables en cuanto a las relaciones entre personas del mismo sexo… y no uno de los 76 países en donde es legal discriminar a la comunidad LGBT.

En algunos aspectos, la seguridad es menos problemática para las mujeres lesbianas y bisexuales que para los hombres, pues sigue habiendo muchos países en los que las relaciones entre dos hombres son castigadas, pero las relaciones entre dos mujeres no.

Y, comúnmente, una mujer viajando sola o incluso dos viajando juntas no suelen levantar sospechas.

Pero por otro lado, la seguridad puede ser un problema mayor para las lesbianas que para los hombres gays dado que las mujeres de cualquier sexualidad tienen que preocuparse por ser agredidas sexualmente.

Las viajeras lesbianas tienen además el problema de ser víctimas de crímenes de odio también.

Es importante que investigues adecuadamente antes de tu viaje:

  • ¿Cómo es vista la homosexualidad en el país al que estás viajando? .
  • ¿Las muestras públicas de afecto son vistas como algo inapropiado?.
  • ¿Puedes darle un beso a tu novia sin tener que temer que os molesten?.

Es importante que entiendas lo que puede ser visto como ofensivo en el país que estás visitando, y que respetes la cultura local.

Viajar siendo lesbiana implica salir del armario constantemente

Cuando viajas, conoces gente nueva constantemente. Esto puede desatar una amplia diversidad de situaciones.

Como consejos generales:

  1. El no admitir tus gustos te roba a ti y a las personas que conozcas de una gran oportunidad para crecer como seres humanos y formar una amistad sincera.
  2. Si viajas con tu pareja y alguna de vosotras no está lista para hacer pública su sexualidad, ambas debéis permanecer en silencio, pues no hay nada peor que ser empujada fuera del armario en lugar de salir por tu propio pie.

Mientras viajas, el tema de “salir del armario” aparece una y otra vez con cada nuevo país que visitas.

Sin importar la situación legal de la homosexualidad en dicho país, debes recordar que esto no es una indicación directa de la reacción que tendrán los locales, te pueden sorprender para bien. Así que, simplemente tendrás que confiar en tu instinto cuando llegue el momento de decidir qué hacer.

Es una buena idea el intentar permanecer abierta sobre tu sexualidad cuando y donde te sea posible.

El no hacerlo no solamente esconde a la verdadera tú, sino que puede traer a una serie de preguntas incómodas tales como “¿Por qué no tienes novio?” o “¿Por qué tu marido no está viajando contigo?”.

Aunque es posible que encuentres lugares como Toronto o Berlín en los que es extremadamente fácil salir del armario, también es posible que tengas que volver a entrar en él a toda prisa cuando llegues a los Emiratos Árabes, por ejemplo, donde es aconsejable que tú y tu pareja os hagáis pasar por simples “compañeras de viaje”.

A veces es necesario mentir por vuestra seguridad.

¿Pedir cama de matrimonio cuando viajas con tu pareja lesbiana?

Parece una tontería, pero cuando viajas mucho, no lo es.

Hay una ventaja que las parejas lesbianas tienen respecto a las parejas gays, la gente muestra menos rechazo a dar una cama doble a dos mujeres que a dos hombres, incluso en los países donde la homosexualidad es ilegal.

Es socialmente más aceptable que dos mujeres duerman en una cama doble a que dos hombres consideren siquiera pedir una, dado que esta situación puede volverse incómoda, o incluso peligrosa, si se encuentran en un país donde la homosexualidad es mal vista.

Dicho esto, es mejor que sepas que igualmente podrías terminar en diversas reacciones a esta simple petición:

  • En ocasiones recibirás miradas extrañas cuando insistas en pedir una cama doble en recepción.
  • O puede que recibas una habitación con dos camas cuando específicamente solicitaste una cama matrimonial.
  • A veces recibirás disculpas porque solo tienen disponible una habitación con cama doble (¡Problema resuelto!).
  • Incluso podrían llegar a preguntarte si quieres una cama doble o dos individuales.

La mayoría de las lesbianas no se preocupan por alojarse en lugares amigables para la comunidad LGBT, yo incluída. Es bastante difícil acceder a este tipo de información acerca de un alojamiento

No obstante, si no estás segura de en qué tipo de lugar te estás quedando, bien podrías encontrarte con este problema: tener que decidir si te sientes cómoda pidiendo una cama doble cuando te dan dos camas individuales.

La mayoría de los recepcionistas simplemente asumen que dos mujeres viajando juntas son amigas o hermanas raramente asumen que sean una pareja.

Si te sientes con la suficiente confianza, puedes pedir que te cambien a una habitación con una sola cama. Salvo que el recepcionista tenga serios prejuicios con la homosexualidad, lo normal es que sea discreto y lo trate con normalidad, como lo que es.

Pero no todas se sienten cómodas haciendo esto, por lo que si quieres estar 100% segura de que serás bien recibida (especialmente cuando estás viajando con tu pareja) te recomiendo que te registres en un hotel amigable con la comunidad lésbica siempre que sea posible.

Elige bien el destino de tu viaje si eres lesbiana

Como ya había mencionado, existen 76 países donde la homosexualidad es ilegal, con sentencias de pena de muerte en 12 de estos.

Como viajera, es raro (pero no totalmente imposible) que termines atrapada en leyes locales anti homosexualidad mientras estás de visita.

Si eres una mujer lesbiana sola o con tu pareja, no hay mucha diferencia con respecto a una mujer heterosexual viajando sola. No tienes porqué sentirte amenazada en ninguno de estos 76 países si eres discreta… porque nadie sabe que eres lesbiana.

Si viajas con otra chica de apariencia femenina, es más probable que te pregunten si sois hermanas o amigas, a que piensen que sois novias. Pero, si eres una lesbiana de aspecto o comportamiento más “masculino”, es una historia completamente diferente. Por desgracia, para la gente “simple” es más obvio que eres gay y es difícil ocultar tu sexualidad.

Si formas parte de una pareja de lesbianas femenina/masculina o masculina/masculina, es más difícil ocultar tu orientación sexual, o el hecho de que sois una pareja, incluso si mantienes el contacto físico al mínimo.

Yo sinceramente por experiencia, no he tenido problemas, pero es cierto que he procurado mantener un perfil bajo en según qué destinos, o cuando es de noche y no conocemos la zona.

Ser prudente y tener sentido común. Al final hay personas a las que conoces en el viaje que acaban preguntando o deduciendo que somos pareja, y nunca hemos tenido un mal gesto de parte de nadie.

Sin duda te será más fácil disfrutar y sentirte libre de pasar tiempo con tu pareja (o de buscar una nueva) si te encuentras en un país donde al menos puedas defenderte legalmente.

Habiendo dicho esto, la seguridad es sin duda algo vital para cualquier persona que esté considerando emprender una aventura pero, ¿si eres alguien que cree en aumentar sus fronteras, debería tu sexualidad controlar tus planes de viaje?.