fbpx

Los chicos están bien

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…
  • Título original The Kids Are All Right
  • Año de estreno 2010
  • Duración 106 minutos
  • Género(s) Comedia, Romance,
  • Director/a Lisa Cholodenko
  • Reparto
    • Julianne Moore (Jules)
    • Annette Bening (Nic)
    • Mark Ruffalo (Paul)

Comprar

Argumento de Los Chicos Están Bien

Nic y Jules son una pareja de lesbianas de mediana edad con hijos, que viven en un barrio de California y que se enfrentan a situaciones y problemas como cualquier otra familia.

Nic (Annette Bening), es una doctora determinada y firme, es el sostén de la familia y necesita ejercer el control o lo que ella considera es el control.

Por otro lado, Jules (Julianne Moore) tiende a ser insegura e intenta balancear su vida de dos maneras, desarrollando un negocio, actualmente jardinería de paisajismo o siendo una ama de casa.

Tienen dos hijos adolescentes, una hija concebida por Nic, y un hijo concebido por Jules, ambos comparten el mismo donante anónimo de esperma.

Joni de 18 años es una estudiante a punto de dejar el nido para iniciar la universidad, y quien siente la presión que generan las altas expectativas.

Por otro lado Laser es un chico de 15 años, reservado, amable pero rebelde, que tiene ciertos problemas para distinguir una buena amistad.

A espaldas de sus madres, él y su hermana buscan a su padre biológico y lo contactan.

El padre biológico Paul, es encantador. Un soltero hedonista y genial, tolerante, divertido, conduce una motocicleta.

Es propietario de un restaurante de comida orgánica y que además representa una figura mucho más sofisticada que la de sus dos madres, quienes son un poco mayores y se encuentran agobiadas con las responsabilidades domésticas.

La aparición de este personaje perturba el ecosistema emocional de la familia y comienza a complicar las relaciones de esta singular unidad.

Los Chicos Están Bien (The Kids Are All Right) obtuvo numerosas nominaciones y ganó varios premios, entre ellos, un Globo de Oro a mejor película comedia o musical, y otro fue para Annette Bening a mejor actriz.

Comprar la película

Críticas y opinión de la película

Los chicos están bien es una historia irresistible de un matrimonio de lesbianas, que aborda múltiples temas; paternidad, sexo, vino tinto y ansiedad adolescente.

El filme muestra el significado de la familia y su vulnerabilidad de manera encantadora, cálida, divertida, sensual e inteligente.

Los chicos están bien - The Kids Are All Right - película de lesbianas

También muestra el núcleo del ecosistema familiar, y la forma en que ese sistema cambia cuando una especie exótica es introducida, desplazando la constelación familiar de su alineamiento.

Los chicos están bien es una comedia que no recurre a golpes bajos, un drama que no manipula, una película cuyas ideas no son sermones.

Es una película exquisita, que presenta muchos niveles: interesante, jugosa, con una serie de incidentes muy entretenidos y algunos secretos que son revelados a través de atronadoras risas.

Los chicos están bien película sobre el matrimonio entre lesbianas

Sin embargo, gradualmente sientes que la escena está mostrando algo más profundo, arquetípico, muy contemporáneo y que te deja sintiéndote melancólico a raíz de los hechos que se desarrollan en la historia.

La película muestra el precio de la rutina en una relación larga, además de la aparición del padre donante de esperma con quienes los chicos crean un lazo inmediato, también todos los miedos y las implicaciones que surgen tras la llegada de este atractivo extraño.

Los Chicos Están Bien aborda el asunto con diligencia y madurez, y también deja un mensaje positivo sobre lo que significa ser una familia. Además tiene algunas de las escenas de amor más sinceras y divertidas.

Los chicos están bien Julianne Moore (Jules) Annette Bening (Nic)

La directora Lisa Cholodenko y su co-guionista Stuart Blumberg, tuvieron éxito usando los componentes de una comedia comercial, tales como; relaciones de familia, cruzando los límites con ímpetu y de manera independiente al moldear la historia con mentes agudas y manos habilidosas.

Lograron una película seria y divertida sobre el simple y a la vez incomprensible hecho de envejecer junto a la persona que amas.

Cholodenko realizó dos películas previas a esta que tuvieron cierta influencia, pero “Los Chicos Están Bien” es un gran avance en su realización como directora.

Tiene unos personajes vívidos y unas representaciones poderosas que fluyen como una fracción de la vida presentada en un atractivo e interesante mundo, pero a la vez muestran una buena historia con un punto de vista diferente.

Ver el reparto de la película en pantalla es maravilloso y alentador.

Los Chicos Están Bien hace que la audiencia se conecte con cada uno de los personajes principales, que sienta simpatía hacia ellos y la situación que enfrentan pese a su comportamiento. Que puedan comprender exactamente cómo se siente y que están pensando en determinado momento.

Los Chicos Están Bien cuenta con varias actuaciones espléndidas de un reparto que a su vez está guiado por un maravilloso guión, permitiéndole a Annette Bening, Julianne Moore y Mark Ruffalo estar en la cima del juego.

En una película donde la historia depende enteramente de cómo los personajes se relacionan entre ellos, el reparto logra que toda su interacción se presente de forma natural.

Sus personajes tienen una profundidad y complejidad excepcional por lo que el guión y la actuación se percibe de una manera más sincera y genuina que la típica película independiente de este tipo.

Julianne Moore y Annette Bening son encantadoras y magníficas en sus papeles, y sus actuaciones brillan como oro. Ambas son muy divertidas y realmente genuinas en su representación.

The kids are all right Julianne Moore y Annette Bening

Julianne Moore siempre sorprende y descubre muchos matices en la pasividad de Jules. Su vulnerabilidad, su vanidad coqueta y su apetito sexual. Además el espectador puede percibir la ira reprimida de la dulce Jules al ver la sonrisa dolorida de Julianne Moore.

Annette Bening, por otro lado, usa la autenticidad física como fuente de fortaleza dramática. Ella hace de Nic una madre preocupada, fuerte y agradable, pero que ciertamente tiene defectos, entre ellos su adicción al trabajo y su amor al vino, un amor mayor del que debería sentir, pero a su vez hace de Nic una persona muy agradable y divertida.

Mark Ruffalo interpreta uno de sus mejores papeles como el inmaduro, pícaro, sensual que a la vez es bien intencionado y entusiasta.

Los chicos están bien Mark Ruffalo

Ruffalo presenta a la audiencia una mezcla de emociones que burbujean bajo la delicada representación de Paul.

Aunque su personaje luce como un cliché al principio, el típico espíritu libre que abandona la universidad y que no se ha estabilizado pero que luego se ve desafiado por un evento inesperado, sin embargo esta no es para nada la única descripción de Paul.

Finalmente los chicos, Wasikowska y Hutcherson son tiernos y convincentes en su papel de hermanos, centrados y maduros en sus roles.

película los chicos están bien

En la película todos los personajes y los excelentes actores que los interpretan, viven y aprenden algo de la aparición de Paul, y cada uno enfrenta sus propios problemas.

Los Chicos Están Bien es una prueba irrefutable de que los mejores dramas, son los que tienen el más grande impacto, logran dar color a los personajes manteniendo los numerosos matices con actuaciones que son emocionalmente reales y te hacen pensar.

Más que nada, Los Chicos Están Bien es una maravillosa película que nos enseña mucho sobre los valores de la familia y el matrimonio, no se trata solamente de un matrimonio gay.

Donde comprar la película: Los Chicos Están Bien

Puedes comprar Los Chicos Están Bien en Amazon.

Valoración de Lesbosfera

7
--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…

Comprar Los Chicos Están Bien

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!