fbpx

¿Las parejas de lesbianas pueden ser duraderas?

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
79 votos
Cargando...

Resumen: Las buenas relaciones necesitan tiempo, trabajo y dedicación. ¿Qué piensas de las parejas lesbianas? ¿Pueden durar? ¡Descubrámoslo!

Ese sentimiento loco que llamamos amor es quizá una de las áreas más estudiadas y, a la vez, menos comprensibles de la psicología humana.

Lo ideal sería que una pareja determinada disfrutara de su vida en común en armonía, trabajando en equipo, compartiendo sus esperanzas, objetivos y sueños, con la intención de vivir una larga vida juntas, felices para siempre.

Pero esto no siempre pasa. Muchas relaciones sentimentales se rompen, aunque hubieran empezado con las mejores de las intenciones. Pero también es verdad que muchísimas duran décadas.

Sin embargo, las buenas relaciones sentimentales no se consiguen de la noche a la mañana. Necesitan tiempo, trabajo y dedicación.

Pero, ¿qué ocurre con las parejas lesbianas? ¿Pueden durar? ¡Descubrámoslo!

Trucos para disfrutar de una relación lesbiana sana

Como acabamos de mencionar, una buena relación sentimental necesita trabajo y dedicación si quieres que dure y que sea sana.

Pero también debes saber en qué debes trabajar, por lo que queremos darte algunos consejos que esperamos que te ayuden a disfrutar de una relación lesbiana sana y duradera.

Cread rituales que tengan un significado especial para vosotras

Crear rituales os permite estar en contacto con la vida de la otra. Os permite liberaros durante un momento de los problemas de la vida cotidiana para dedicaros únicamente a vosotras y reconectar como pareja.

No importa si es algo pequeño, como dar un paseo después de la cena todas las noches, o algo más especial, como salir a cenar todos los viernes por la noche.

Puede ser incluso algo banal, como hacer alguna tarea diaria juntas, como limpiar o ir a la compra. Sea lo que sea, os ayudará a manteneros unidas y conectadas a lo largo del tiempo.

Desarrollad intereses comunes

No hay nada que mate más rápido una relación que ver a una pareja sentada en el sofá todo el día mano sobre mano mientras se miran la una a la otra con una expresión aburrida en la cara.

Las parejas pasan mucho tiempo juntas, por lo que buscad cosas que hacer que os gusten a ambas y por las que las dos sintáis una pasión que podáis compartir.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Por ejemplo, algunas de estas actividades pueden ser viajar, salir a correr o ir al cine.

Debes averiguar cuáles son vuestros intereses comunes y convertirlos en actividades de pareja placenteras.

Demuestra cariño

Por supuesto, es importante que sientas cariño por tu pareja, pero es más importante aún que demuestres ese amor.

De nada servirá que sientas todo el cariño del mundo por tu pareja si no se lo demuestras nunca y ella acaba sintiéndose sola o poco querida.

Además no tienes por qué demostrar tu afecto de forma muy elaborada o con gestos excesivamente efusivos. Un beso en la mejilla o una caricia en el hombro son gestos más que suficientes para construir los cimientos de una relación amorosa y duradera.

Asegúrate de que tu pareja te excita sexualmente

Esos detalles de cariño pueden ayudarte no solo a mejorar tu conexión emocional con tu pareja, sino que también encenderán tu fuego interior.

Ese cosquilleo cálido que sientes ante la presencia física de tu chica será más que suficiente para que mantengas viva esa llama interior hasta que llegue el momento adecuado para que podáis mantener relaciones sexuales.

Mantened más interacciones positivas

Puedes intentar tener un porcentaje de interacciones positivas con tu novia de cinco contra una de forma constante, por ejemplo.

Es mejor si le echas piropos, le muestras afecto, la abrazas, la besas y muestras tu aprecio de forma positiva que lanzarle comentarios negativos o echarle constantemente la culpa por algo.

Aún mejor, intenta eliminar completamente los comentarios negativos de tu relación.

Piensa sobre tu pareja de forma positiva

Pensar constantemente en aquellas cosas que te molestan solo te llevará a magnificar esos pequeños puntos flacos, lo que puede llegar a hacer que tu compañera te parezca aún más irritante.

Con el paso del tiempo, esto puede acabar con tu relación de forma definitiva.

Por lo tanto, te aconsejo que tengas más pensamientos positivos sobre ella todos los días, centrándote en sus características positivas en vez de en las negativas.

Sorpréndela

Pueden ser sorpresas de todo tipo, como enviarle flores, prepararle una cita especial, llevarle la comida al trabajo, comprarle entradas por sorpresa para ir a ver a su grupo de música favorito…

Las sorpresas, tanto las pequeñas como las grandes, son importantes para mantener la relación interesante y demostrarle tu cariño constantemente.

Pasad tiempo juntas

Si amas a alguien, obviamente querrás pasar mucho tiempo con esa persona. Es más, cuanto más tiempo paséis juntas, más crecerá vuestro amor.

Este tiempo puede aprovecharse para realizar actividades nuevas y excitantes, pero también para realizar tareas mundanas o cotidianas, porque incluso estas últimas pueden aumentar la intensidad de vuestro amor y de la intimidad que compartís.

Actividades tales como cocinar, ir de compras o incluso limpiar la casa son también formas de aumentar el amor que os tenéis la una por la otra.

Cuida de ti misma

Es muy cierto que una persona estresada o infeliz no será una buena pareja, por lo que debes asegurarte de dedicarte tiempo a ti misma y mantenerte sana, tanto por ti como por ella.

Puedes tratar de comer mejor, hacer yoga, ejercicio, etcétera. Pero también es importante que reserves algo de tiempo para ti misma cuando lo necesites porque, cuanto mejor te sientas contigo misma, más serás capaz de invertir en tu relación.

Así pues, trabaja en ti misma e intenta convertirte en una mejor esposa o novia.

Haz que vuestro tiempo para estar solas sea una prioridad

Por supuesto, nuestra vida cotidiana hace que estemos muy ocupadas con el trabajo y con diferentes actividades sociales, por lo que puede ser difícil sacar algo de tiempo para vosotras.

Pero es de vital importancia que al igual que reserves tiempo para tí misma, reserves algo de tiempo para estar a solas con tu pareja.

Puede ser un momento que aprovechéis para hacer algo divertido o sexy, pero también puede ser simplemente que apaguéis la televisión, os sentéis en el sofá y habléis de vuestras esperanzas para el futuro.

Esta cosa tan simple puede ayudaros a reconectar y a sentiros más cerca la una de la otra.

Cosas que son normales en una relación a largo plazo

A continuación voy a describir algunas cosas que son normales en cualquier relación a largo plazo, para que no las tomes necesariamente como síntoma de que algo va mal entre vosotras.

Tener dudas sobre tu relación

Quizá creas que una vez que te enamoras sabrás sin ningún asombro de duda que tu pareja es “la Elegida” y que siempre querrás estar con ella.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Pero, con los años, de vez en cuando te surgirán dudas sobre tu relación.

No te preocupes, esto es completamente normal, todas las relaciones pasan por momentos buenos y malos, por lo que no tienes que sentirte culpable si dichas dudas aparecen de vez en cuando, siempre y cuando no sean importantes ni duraderas.

Tentaciones

El hecho de que estés en una relación no evita que te sientas atraída por otras personas en algún momento.

Estás comprometida, pero no ciega ni apartada del mundo. De hecho, sentirte atraída por otra mujer en algún momento de tu relación es algo completamente normal.

A lo largo de tu relación, encontrarás atractivas a otras mujeres e, incluso aunque te mantengas alejada de la tentación, a veces ésta te encontrará contra tu voluntad.

Sin embargo, ser consciente de la tentación te permitirá mantenerte alerta y luchar contra ella de forma efectiva cuando haga su aparición.

Puede parecer “aburrido”

Si esto te pasa, no te preocupes. Cuando pasas mucho tiempo con la misma persona, probablemente habrá momentos en los que pienses como: “¡Madre mía, qué aburrido es esto! ¡Con lo que me divertía yo de soltera!” Pero esto no significa que tu relación esté a punto de romperse.

El “secreto” más importante que nadie te dice nunca respecto a las relaciones a largo plazo es que una relación en sí suele ser, por lo general, aburrida, en el sentido de rutina y estabilidad.

Pero que aquellas personas que realmente se quieren trabajarán constantemente para encontrar alegría y felicidad en las cosas de la vida diaria. Cuando lo consigas, entonces sabrás que tu relación durará.

Necesitas perdonar

En el caso de que tu pareja te haga algo que te duela, debes hacérselo saber inmediatamente y trabajar juntas para encontrar una solución.

Pero si hablamos de mantener una relación sana a largo plazo, ninguna de las dos debe guardar rencor a la otra por algo que ambas habéis decidido dejar en el pasado.

Tienes que perdonar porque es la única forma de superar las cosas. El perdón permitirá que vuestra pareja siga hacia delante todos los días empezando de cero.

Cambio en el deseo sexual

La Psicóloga y Terapeuta Sexual Racel Needle dice que el deseo sexual crece y decrece a lo largo de nuestras vidas y nuestras relaciones, y que muchas parejas tienen problemas para mantener viva la pasión cuando llevan juntas mucho tiempo.

Habitualmente, al principio de la relación, el deseo y la pasión son elementos muy dominantes. Cuando la gente empieza a sentirse cómoda en una relación y aparecen otros factores vitales que afectan a la pareja, el deseo a veces se desvanece si no se trabaja por mantenerlo.

Pero esto puede llegar a matar una relación, por lo que tienes que trabajar para mantener la pasión viva siempre que puedas.

Preguntas sobre tu relación

Hablemos ahora sobre algunas preguntas que debes hacerte a ti misma sobre tu relación a largo plazo, si quieres que sea realmente duradera.

¿Confías en tu novia?

La confianza es el primer indicador, y quizá el más importante, que te puede decir si una relación va a tener éxito a largo plazo o no.

Si no existe, ninguna relación tendrá demasiado significado, por lo que te recomiendo que te hagas las siguientes preguntas:

  • En general, ¿puedes confiar y depender de ella?
  • ¿Puedes contar con ella para ser la “roca” en la que te apoyes, especialmente durante un mal momento? ¿Y tú puedes desempeñar esa misma función para ella?

Algunas personas piensan que la confianza es algo complicado y tienen problemas para confiar en alguien, pero otras tienden a confiar en los demás ciegamente.

Ambos extremos son malos, pero la confianza debe tener un protagonismo vital en tu relación.

Evalúa vuestra fiabilidad como pareja basándote no en promesas sin cumplir o en esperanzas vanas, sino en vuestra historia juntas.

¿Cómo manejáis tu chica y tú con los conflictos?

La mayoría de las veces, las parejas que no tienen una buena habilidad para resolver conflictos habitualmente presentan comportamientos del tipo “Lucha” o “Huye”.

En medio de una pelea, algunas personas pueden mantenerse enfadadas o incluso guardar rencor durante años. Después de incontables peleas sin que haya ningún tipo de solución en el horizonte, se suelen congelar y se encierran en sí mismas.

Las parejas que duran tienen la habilidad necesaria para resolver problemas y superarlos.

Tienen la capacidad para centrarse en resolver el problema en vez de ponerse a atacar a la otra persona. Y lo más importante es que cuando la cuestión queda resuelta, perdonan y olvidan, aprendiendo y creciendo como personas a través de sus dificultades interpersonales.

¿Cómo resolvéis las crisis juntas?

Una de las características que tienen las relaciones exitosas y duraderas es la habilidad que tienen sus miembros para permanecer juntas cuando se producen problemas externos.

Dicho esto, ten en cuenta las siguientes preguntas:

  • Las crisis externas, ¿os acercan más como pareja u os alejan?
  • Cuando la vida es difícil, ¿tu pareja y tú os comportáis como adultos o como niños pequeños?
  • ¿Podéis compartir los malos momentos o simplemente disfrutáis de los buenos?

Las parejas que han atravesado muchas dificultades juntas disfrutan de un vínculo especial que puede durar años.

¿Tenéis valores financieros compatibles?

Los desacuerdos sobre el dinero se encuentran entre las principales razones por las que las parejas acuden a terapias y una de las principales razones por las que se divorcian.

Las discusiones sobre el dinero suelen aparecer muy pronto en una relación, a veces a través de cosas pequeñas, como peleas sobre quién paga la cuenta en la primera cita, quién lo hará en las siguientes, si es genial que tu pareja te haya hecho un regalo con sus propias manos para tu cumpleaños o si te sientes decepcionada porque no ha invertido un duro en comprarte algo, etc.

Algunas otras cuestiones a considerar a este respecto pueden ser las siguientes:

  • ¿Suele estar contenta con lo que tiene o desea constantemente adquirir más cosas?
  • ¿Sois capaces de resolver vuestras dificultades o diferencias financieras como un equipo?

Crea con tu mujer un plan financiero viable, prestad atención a los patrones de descontento financieros, empezad a hablar al respecto pronto para resolver con tiempo vuestras diferencias, y buscad asesoramiento financiero o psicológico cuando lo necesitéis para mantener vuestra paz financiera.

Cosas positivas sobre ser una lesbiana en una relación estable

Por último, en este epígrafe verás algunas de las ventajas que tiene mantener una relación a largo plazo.

Tienes una persona que siempre estará ahí cuando lo necesites

Este es un punto excelente, porque no importa lo que te pase, ella estará siempre ahí para ayudarte y para comprenderte como nadie más puede hacerlo.

  • Si algo genial te pasa, te montará una fiesta y decorará toda vuestra casa con velas y globos para celebrarlo.
  • Y si tienes un mal día, estará ahí para escucharte, para darte consuelo y para ayudarte de la forma que necesites en cada momento.

Siempre estás deseando volver a casa

Algo que te hará sentir muy bien es el hecho de que alguien se alegrará cuando oiga cómo abres la puerta con las llaves porque te quiere y desea verte. Y lo mismo pasará contigo si tú llegas primero.

Compartiréis risas y diversión

Tendrás una compañera especial con la que te podrás reír tanto que te dolerá el estómago y con la que podrás bromear constantemente.

Hacer tonterías y actuar como una idiota en los momentos de intimidad proporciona infinitos momentos de alegría en una relación y, en las largas, compartir momentos de humor es de vital importancia.

Compartes con alguien las responsabilidades financieras y del hogar

La vida es mucho más fácil cuando tienes una mujer con las que compartir las responsabilidades de la vida cotidiana.

La repartición de las tareas del hogar, compartir las responsabilidades derivadas de la crianza de los niños o negociar las finanzas son tres áreas en las que habitualmente se producen choques entre los miembros de una pareja.

Pero si los miembros de la pareja hacen un esfuerzo a lo largo del tiempo para alcanzar juntas un punto medio, verán las ventajas que tiene tener una compañera con la que compartir el peso de las responsabilidades cotidianas y el trabajo que suponen.

Recuerdos compartidos

Crear recuerdos con tu chica es una parte crítica de cualquier relación larga, ya sea homosexual o heterosexual de forma que podáis mirar hacia atrás y revivir los buenos momentos.

Incluso cuando la memoria se convierta en un problema ya en la vejez, el simple hecho de revisar viejas fotografías de vuestros momentos juntas os puede servir como una forma de volver a valorar vuestra relación y reconectar con vuestro pasado.

Algunos ejemplos pueden ser:

  • Escuchar vuestra música favorita para recordar momentos importantes.
  • Volver a un lugar importantes o volver a ver fotografías de vuestra luna de miel.
  • Fiestas de cumpleaños.

Porque revivir los buenos momentos proporciona pruebas de la riqueza de una relación.

Intimidad

Algo que optimiza la intimidad es el hecho de tener una compañera con quien te sientes cómoda y familiar.

Después de un tiempo, la cercanía que experimenta dos mujeres en una pareja suele crecer y convertirse en algo sagrado. Cuanto más tiempo pasas con ella, más conoces sus necesidades, lo que también aumentará tus esfuerzos para complacerla.

Este es un valor que generalmente no se menciona mucho y que solo te puede proporcionar una relación larga y estable.

¿Crees que las parejas lesbianas puedan durar décadas?

Sé sincera

Echa un vistazo a las historias de siete parejas de mujeres que llevan juntas más de 30 años. Quizá ellas te convenzan de que todo es posible.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Avatar

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

2 Respuestas

  1. Avatar Lejandra

    Hola! Espero estés bien.

    En este momento estoy pasando por una situación difícil para mí.

    Vengo de una familia un poco conservadora, cristiana, dirigida por mi madre soltera (mi padre nos abandonó a mi hermana y a mí) aunque vivíamos en casa de mis abuelos, donde las cosas hay que hacerlas lo mejor posible, hacer lo correcto, casi perfecto, donde hay que estudiar para ser alguien en la vida, encontrar a un hombre (aunque ninguno sirva cómo diría mi madre) que contribuya a mi felicidad sin dejar de ser independiente en todos los ámbitos de la vida.

    Todo suena muy bien, en realidad tuve una buena infancia para cualquier niña, había mucho amor, respeto y mano dura, carácter. Sin embargo la última palabra era la de los adultos y la manera de pensar correcta era la de ellos.

    Yo me consideraba en mi niñez y parte de mi juventud insegura, con la autoestima baja, más voluble, siempre confiaba en las demás en las personas, creo que por el hecho de que por ser la menor siempre estuve más protegida, más sometida, más consentida, siempre asentí en todo, estuve siempre en casa o en el colegio, salía con una amiga pero hasta ahí, siempre hice las cosas lo mejor que podía y si no me salían de la mejor manera me frustraba.

    Cuando empecé en la universidad conocí a mi primer novio y todo se revolvió dentro de mí, tuve mucha curiosidad de muchas cosas que no había experimentado, tuve más libertad y empece a hacer cosas que jamás se me habría ocurrido.

    Mentí, mentí mucho para no dañar esa imagen que todos en mi familia tenían de mi, soy la menor, la más chiquita, la más atenta, obediente, la más correcta, la que no hace enojar a su madre y le da puras alegrías, ni le lleva la contraria.

    Lo cierto es que no quería darle dolores de cabeza a nadie, aparte que soy de las que mejor no le digo nada a nadie, me trago mis desilusiones, mis amarguras, las cosas que me afectan y me entristecen, en fin. Duré con él aproximadamente 4 años en los que yo quería evolucionar en la relación y él no iba al mismo paso que yo y di por terminada esa relación.

    Durante ese tiempo deje la universidad, eso fue un revuelo porque “cómo era posible eso”. Simplemente no me gustaba lo que estaba haciendo.

    Hice varios cursos, talleres y capacitaciones buscando lo que de verdad me gustaba (en todo ese tiempo mi familia me apoyó de manera incondicional a pesar de mis errores, los que sabían que había cometido y los que ni se les ocurrían que había hecho).

    Luego de ese tiempo empecé a estudiar de nuevo en lo que yo había encontrado para mí, en lo que soy buena y me gusta. Ahí conocí a una chica, ella es alguien cuya historia es totalmente contraria a la mía, fue un poco de todo, había misterio en su mirada, en sus gestos. Fue seria, prudente pero con sentido del humor, simpática pero no tanto, no se qué pasó ahí pero hubo cierto interés de parte de ambas.

    Hicimos equipo para cierta labor que teníamos que hacer en clase y hubo comunicación, intercambiamos números y empezamos a hablar, al principio de las cosas de clases, luego de nuestras vidas cotidianas y empezó un interés mayor, una atracción.

    Me llegué a sentir confundida sin saber que hacer, sin saber que pensar, cómo pensar, si toda mi vida había tenido una opinión de las cosas. Es un pecado la homosexualidad, en la Biblia no está eso, pero lo que yo sentía por está chica poco a poco iba creciendo más y decidí seguir mintiendo, mintiendo de dónde estaba, con quién estaba, que estaba haciendo, mentí y dejé que todo fluyera entre nosotras sin juicios, sin preguntas, solo me deje llevar por lo que sentía.

    Ella también tenía una historia, con momentos felices y tristes cómo todos pero un poco turbia para mí modo de ver las cosas, ella también estaba saliendo de una relación insana, con mucha violencia, carente de respeto, lealtad, entre otras cosas.

    Fuimos hablando, dejando que las cosas avanzaran de manera natural, sin presiones, para mí que nunca había estado con una chica y no sabía interpretar lo que sentía y para ella que estaba pasando por una situación difícil con su ex pareja. Así paso casi un año donde compartimos muchas cosas, alegrías, tristezas, preocupaciones, situaciones donde en cierto punto decidí dejar las cosas hasta ahí xq las cosas se estaban poniendo más importantes para mí y ella no estaba preparada para comprometerse conmigo, pero no duró mucho, ya ella me quería más de lo que creía y decidimos intentarlo nuevamente, todo esto sin mi familia saber si quiera que estaba viendo a alguien.

    Nos enamoramos.

    Luego de casi el año salí del país (planes que ya venía haciendo desde meses atrás y que no se habían concretado por no darle mucha importancia). La invité a seguirme y ella accedió, fue un paso importante para las dos, para mí que nunca había vivido con alguien diferente a mi familia y para ella vivir con otra persona después de tantas cosas que había vivido y la habían lastimado en sus antiguas relaciones.

    Me imagino que ha habido de tener muchos miedos e incógnitas de cómo sería, pero yo aparte mis temores, ellas los de ella, sin compararme con nadie y se lanzó el viaje.

    Llegó y todo fue bueno, chocamos varias veces en ciertas cosas (nuestras costumbres o modos de hacer las cosas) pero en líneas generales muy bien. Me gustó, me encantó ella, me enamoré mucho más, es tan diferente en muchos aspectos, me la paso muy bien con ella, haciendo cualquier cosa, al salir, al estar en casa, al hacer cualquier cosa, creo que puedo decir que tenemos una relación sana, con mucho respeto, atenciones, detallista. Es amorosa y creo que con el trabajo de ambas podríamos tener una relación que dure muchísimo tiempo.

    Hace días por cosas de la vida mi madre se enteró de lo nuestro y fue algo horroroso para ella, fue un golpe muy duro por que ella confió mucho en mi, y yo he mentido, he mentido mucho y fue una decisión que tomé por que creí que ella nunca lo entendería. No quería que me juzgará, no quería que me rechazara, no quería que las cosas cambiaran entre nosotras porque es mi madre y yo la amo y sé que para ella esto sería fatal.

    En fin ya lo supo, sin querer explicaciones, sin querer si quiera hablarme o tener alguna comunicación conmigo. Está molesta, triste, preocupada, yo se, puedo entenderla.

    Si bien es cierto todo lo que dices para que una relación entre dos chicas se fortalezca y sea duradera, pero también influye la relación que uno tenga con su familia y con la familia de su pareja porque son personas que estuvieron para uno desde que nacemos y no podemos simplemente eliminarlos o desaparecer, siempre van a estar en nuestras vidas.

    Por mi parte sé que ya todo cambió, no las cosas que tengo con mi pareja, cambió mi relación con mi familia y el posible contacto que tenga mi pareja con ellos. A lo mejor fue lo mejor, ya que podría estar con mi pareja sin tanto misterio en un futuro cuando lo acepte, pero sigue siendo algo muy duro porque siento que la defraudé, la desilusioné, la he hecho sentir muy mal por no hablar con franqueza desde un principio, porque eso fue lo que decidí, pero, quién sabe si hubiese terminado aquí con ella, si todo hubiese sido diferente si hubiese hablado con la verdad, nadie lo sabe.

    No sé si publicarás esto pero quería compartir mi historia con quién sea que me lea, necesitaba hablarlo, decirlo antes que me diera algo y como dije antes esto no lo hago.

    Si tienes algún consejo para mí de personas que hayan tenido este tipo de situaciones con su familia te lo agradecería porque no quiero perder ni a mis seres que han estado conmigo desde siempre ni a esta maravillosa mujer que tengo a mi lado y con la cual quiero estar mucho tiempo más.

    Gracias

    • Avatar Vero

      Hola Lejandra,

      Sí, conozco casos así y por desgracia no serás ni la primera ni la última a la que le pase.

      El que me resulta más cercano es el de mi pareja. Llevamos 11 años juntas y los primeros años de enterarse su familia de nuestra relación, no lo tomaron nada bien.

      Parecido a lo que cuentas, decepción, llanto, tristeza, “por qué mi hija”, “qué he hecho mal”.

      Creo que mi pareja actuó de la mejor manera que se puede, que es no permitiendo que eso afectara a nuestra relación. Le dio a sus padres tiempo para asimilarlo, les dejó su espacio, pero no renunció a estar conmigo y me demostró en todo momento que eso no era una opción.

      Para llegar a esto, tienes que estar segura de quien eres y de que no hay nada de malo en tener una pareja de tu mismo sexo.

      Protege tu relación, haz sentir a tu pareja que esto no os va a afectar, que no va a hacer que se acabe, porque si permites que pase eso te vas a arrepentir siempre.

      Y con tu familia necesitas paciencia, ser fuerte en tus convicciones y que por mucho que te digan no te convenzan de que lo que haces o lo que sientes está mal. Dejarles tiempo para entenderlo (en el caso de mi pareja fueron años, pero ahora todos somos familia).

      Sobre todo, pienso que es un trabajo interno tuyo de fortalecer constantemente tu autoestima, habla con tu pareja para que entienda qué necesitas y sepa dártelo. Que seáis una roca y nada pueda con vosotras.

      Un abrazo,
      Vero.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Cookies que son necesarias para que el sitio funcione correctamente.

gdpr

Cookies de terceros

Se utilizan para rastrear la interacción del usuario y detectar posibles problemas. Nos ayudan a mejorar nuestros servicios al proporcionar datos analíticos sobre cómo los usuarios usan este sitio.

_ga, _gid, _gat