fbpx
  • 0

Método ROPA para mujeres lesbianas que quieren ser madres

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…

Resumen: Si queréis tener un bebé e implicaros al máximo en el proceso, siendo ambas madres biológicas de vuestro hijo, entonces ésta es vuestra opción para intentar un embarazo. Os explicamos todo sobre el método ROPA.

Por desgracia, en la mayoría de los países del mundo, las parejas del mismo sexo no disfrutan de los mismos derechos que las heterosexuales, y siguen siendo tratadas de forma más restrictiva y menos integradora.

Pero, afortunadamente, el sistema legal español protege los derechos reproductivos de las mujeres independientemente de su orientación sexual.

La Legislación Española en reproducción asistida establece y protege los derechos que tienen las mujeres a formar libremente una familia y, desde el año 2006, incluye la posibilidad de acceder a las diversas técnicas de reproducción asistida a los matrimonios de mujeres lesbianas.

En este artículo, vamos a hablar de la llamada “maternidad compartida”.  Con esta técnica, ambas mujeres forman parte del proceso, pues una de ellas proporciona los óvulos y la otra gestará al bebé.

Esta técnica de fertilidad recibe varios nombres, entre ellos: método ROPA (Recepción de Óvulos de la Pareja), donación de ovocitos entre cónyuges, concepción compartida o maternidad compartida, entre otros.

¿Qué es la técnica ROPA o de maternidad compartida?

En términos generales, el método ROPA se basa en un proceso de fertilización in vitro tradicional. De hecho, el proceso es idéntico al que se debe seguir cuando se realiza una fertilización habitual de este tipo, con la única diferencia de que la “donante” de los óvulos que se van a utilizar no es una persona anónima, sino una de las futuras madres del bebé.

De hecho, es precisamente por esta razón por la que recibe el nombre de maternidad doble o compartida.  Las dos mujeres de la pareja se consideran madres biológicas del futuro bebé.

Cómo funciona la técnica ROPA

Para llevarlo a cabo, los óvulos de una de las mujeres son extraídos y, posteriormente, son fertilizados con el esperma de un donante.

Una vez realizada la fertilización y llegado el momento adecuado, el embrión resultante es implantado en el útero de la otra mujer, de forma que ambas participan en el proceso.

Por último, se introduce el embrión resultante en el útero de la madre que va a dar a luz al bebé.

Aquí tienes un vídeo donde Jana y Vero, explican cómo fue el proceso para ellas:

Cómo se elige al donante en el método ROPA

La clínica selecciona el donante de esperma asegurándose que el material genético de dicho donante es compatible tanto con el óvulo donado como con la madre a la que se le va a implantar el embrión.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

La elección del donante de esperma se basa principalmente en las características físicas y el grupo sanguíneo de la mujer que va a quedarse embarazada.

Elección de la mujer que se va a quedar embarazada y la que va a aportar los óvulos

En este vídeo puedes ver a otra pareja de mujeres hablando sobre cómo decidieron quién se quedaría embarazada:

En términos generales y si no hay ningún problema de salud que suponga alguna limitación, la pareja implicada es la que decide el papel que cada una de las mujeres va a jugar en el desarrollo de este proceso.

Sin embargo, desde un punto de vista exclusivamente médico, lo mejor es que la mujer que sea más joven aporte los óvulos, dado que su calidad será superior y éstos tendrán menos posibilidades de presentar alteraciones cromosómicas, un riesgo que aumenta a partir de los 35 años.

Asimismo, también es muy importante contar con una buena reserva ovárica para que la pareja pueda obtener los embriones de la mayor calidad posible y, así, aumentar las posibilidades de que el embarazo salga adelante.

Pero en condiciones normales, la decisión final siempre la tomará la pareja.

La técnica ROPA paso a paso

Para ser más concretos, el proceso de fertilización engloba los siguientes pasos:

Inducción de la ovulación y recogida

Como ocurre en las fecundaciones in vitro más habituales, el primer paso de este proceso se centra en estimular la producción de óvulos de la donante.

La mujer que va a contribuir al proceso con su óvulo toma medicamentos fertilizantes con el propósito de inducir la creación de múltiples óvulos en un único ciclo menstrual.

Una vez sucede esto, dichos óvulos se extraen de los ovarios mediante un proceso de aspiración. Este procedimiento suele durar aproximadamente treinta minutos y se suele aplicar a la donante una sedación media para que no resulte doloroso.

Inseminación de los óvulos

Los óvulos maduros que han sido extraídos son fertilizados con el esperma del donante previamente elegido.

Después de la inseminación, se seleccionarán aquellos óvulos que han sido fertilizados correctamente y que no presentan ningún tipo de anomalía para ser “cultivados” durante varios días.

Preparación del endometrio

La otra mujer de la pareja lleva a cabo un tratamiento hormonal con el objetivo de estimular el desarrollo del endometrio hasta que consigue un estado óptimo para la implantación del embrión.

Transferencia del embrión

Cuando el útero de la mujer que se va a quedar embarazada se encuentra en su fase más receptiva, el embrión de mayor calidad es introducido en la cavidad uterina.

Este proceso no es doloroso y se realiza en apenas unos minutos.

Criopreservación del resto de los embriones

Los embriones que no son utilizados para poner en práctica el método ROPA pueden ser criopreservados para el futuro. Así se puede recurrir a ellos si el primer intento no tiene éxito o si la pareja desea tener más hijos más adelante.

Prueba de embarazo

se puede realizar después de que hayan pasado al menos 15 días desde la implantación del embrión. Es un paso necesario para saber si la fecundación in vitro ha tenido éxito o no.

Requisitos médicos que debe cumplir cada madre

La decisión última del rol que va a asumir cada miembro de la pareja es vuestra, aunque os recomendamos que tengáis en cuenta los consejos que os darán los médicos a este respecto.

Habitualmente, los médicos recomiendan que la mujer más joven sea la que asuma el rol de madre genética, dado que la calidad de los óvulos disminuye a medida que las mujeres envejecen, especialmente a partir de los 35 años.

En este sentido, tener una buena reserva ovárica es crucial. En todo caso, antes de tomar la decisión final, puede ser recomendable que la madre elegida para esta labor se haga un examen genético que incluya un test de cariotipos para descartar problemas.

Respecto a la madre que se quedará embarazada y dará a luz al bebé, su cavidad uterina debe ser normal, su aparato reproductor no debe presentar anomalías o condiciones que puedan dificultar el embarazo, impedirlo o afectar al desarrollo normal del feto.

Por último, pero no por ello menos importante, la madre que vaya a quedarse embarazada no debe sufrir ninguna enfermedad que se pueda agravar o poner en peligro su vida si se queda encinta, como puede ser la trombofilia o determinadas enfermedades autoinmunes.

El estatus legal de la maternidad compartida de parejas lesbianas en España

En el año 2005, España aprobó una nueva ley en la que los derechos de las parejas gays y lesbianas se equiparaban con aquellos de los que disfrutaban las parejas heterosexuales.

Esta ley ha hecho posible que dos mujeres que forman un matrimonio participen en un embarazo, siendo ambas madres biológicas del futuro recién nacido, a través de la maternidad compartida.

Según la legislación vigente, utilizar a una persona conocida como donante de óvulos para un proceso de fertilidad es ilegal, como ocurre en numerosos países que contemplan esta posibilidad.

En España, el anonimato del donante está protegido por la ley. En el caso de un matrimonio de dos mujeres, solo en el supuesto de que se vaya a poner en práctica la técnica ROPA, la identidad de la donante (una de las componentes de la pareja, que como decimos tienen que estar casada) será conocida por la pareja que recibe dicha donación y también por el bebé que va a nacer.

A pesar del hecho de que la mujer que aporta el óvulo es en realidad una donante de óvulos, la ley no la considera como tal.

Ambas mujeres serán registradas como madres en el certificado de nacimiento del bebé, y ambas serán consideradas legalmente como sus madres biológicas.

Quien permanecerá en el anonimato en todo momento es el donante del esperma que se ha utilizado para fertilizar el óvulo, siguiendo también la legislación vigente.

Coste medio del método ROPA

Si hablamos de cuánto vale un tratamiento ROPA, es muy parecido al que se pagaría por una fertilización in vitro habitual con una donante de óvulos.

Si se trata de un ciclo de fertilización in vitro fresca, el precio oscila entre 4.000 y 6.000 euros, además del coste de las medicinas fertilizantes, que no se suelen incluir en el precio estimado inicial.

En el caso de que el primer ciclo no tenga éxito y se tenga que realizar un segundo con los embriones congelados, el coste será menor. Sin embargo, los precios pueden variar mucho dependiendo de la clínica de fertilidad de la que estemos hablando.

La buena noticia es que el precio de los medicamentos también es menor cuando se trata de ciclos con embriones congelados.

Tasas de éxito de la técnica ROPA

La tasa de embarazos conseguidos con esta técnica depende principalmente de la edad y de la reserva ovárica de la donante. Si ella tiene menos de 35 años y no existen problemas médicos, las posibilidades de que se produzca finalmente un embarazo son altas.

Las características uterinas de la receptora también deben ser tenidas en cuenta, dado que la presencia de cualquier patología o problema anatómico pueden reducir las posibilidades de conseguir un embarazo.

Los siguientes porcentajes muestran la media de partos exitosos conseguidos a través del método ROPA con embriones frescos:

  • 40 –  60% de éxito para mujeres menores de 35 años.
  • 32 – 43% de éxito para mujeres que tienen entre 35 y 37 años.
  • 18 – 25% de éxito para mujeres que tienen entre 38 y 39 años.
  • 5 – 16% de éxito para mujeres que tienen entre 40 y 42 años.

Por esta razón, utilizar los óvulos de una mujer sana y joven suele aumentar las posibilidades de éxito de los tratamientos de fecundación in vitro.

En todo caso, dependiendo del historial médico de ambas chicas, el médico puede indicar cuál de las dos es una mejor candidata para llevar a término el embarazo.

En términos generales, la técnica ROPA es más efectiva que la inseminación artificial, otra de las opciones elegidas habitualmente por las parejas lesbianas para tener hijos.

Preguntas más frecuentes

¿Tenemos que estar casadas para realizar el método ROPA?

Sí, tenéis que estar casadas. Es un requisito legal para permitir que la donante de óvulo sea una de las miembros de la pareja y evitar que su anonimato sea obligatorio.

¿Cuál de las dos será la madre biológica?

Ambas seréis madres biológicas de vuestro hijo. Será una maternidad compartida reconocida por la ley.

La donante del óvulo será la madre genética y la mujer que dé a luz será la madre biológica.

¿Se puede elegir al donante de esperma?

No. Según la ley imperante, el donante de esperma debe ser una persona anónima.

¿Cuál es la edad máxima para quedarse embarazada mediante el método ROPA?

Lo ideal sería que la donante de los óvulos tuviera menos de 35 años. Por otro lado, la cónyuge que se vaya a quedar embarazada debe tener menos de 45 años.

¿La Seguridad Social cubre los gastos de la técnica ROPA?

No. Por desgracia, la Seguridad Social no cubre los gastos derivados de las fecundaciones in vitro ni del método ROPA.

Sin embargo, las pruebas médicas y las revisiones de la persona embarazada puede que sí estén cubiertas, en parte o por completo, por la Seguridad Social o por determinadas pólizas de seguros.

En todo caso, es aconsejable que te informes de cuáles son los servicios médicos que tienes cubiertos, ya sea por la Seguridad Social o por tu póliza de seguros, dado que pueden variar según sea tu caso.

¿Qué técnica es mejor, el método ROPA o la inseminación artificial?

No se trata de que una sea mejor que la otra para tener hijos, sino de pensar cuidadosamente en las ventajas y los inconvenientes que presenta cada opción y cuál de ellas se adapta mejor a vuestro caso.

En este vídeo puedes escuchar la experiencia de una pareja de mujeres que no tuvo éxito con ROPA y al final optó por una inseminación artificial:

Habitualmente, se recomienda a las parejas lesbianas que después de aproximadamente de 3 a 6 ciclos fallidos de inseminación artificial, se pasen a la fecundación in vitro, porque generalmente tiene unas probabilidades de éxito más altas.

Sin embargo, es posible que algunas parejas decidan optar directamente por el método ROPA para que ambas mujeres tengan la oportunidad de participar activamente en el embarazo.

En todo caso, es vuestra elección y debéis elegir el método que mejor se adapte a vosotras y a vuestro caso particular.

Opina

¿Cómo preferirías tener un hijo con tu chica?

Si pudieras elegir...

¿Qué piensas del método ROPA?

Si estás pensando tener hijos, ya tienes o ya lo has intentado, me gustaría saber tu experiencia y por qué te decantarías por un método u otro.

Participa, escribe tu experiencia en los comentarios.

Fuentes de documentación:

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.