fbpx

Qué hacer cuando tu hija se casa con una mujer

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 votos
Cargando...

Resumen: Qué sentirías si tu hija decide casarse con otra mujer, cómo lo tomarías. Aquí podrás leer formas de manejar la situación de la mejor manera.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Forma parte de la primera comunidad hispana totalmente privada y exclusiva para lesbianas y bisexuales de más de 30 años, donde el objetivo no es ligar sino encontrar apoyo, comprensión y la fuerza imparable de un grupo unido que se ayuda y se impulsa entre sí.

Quiero entrar en la Comunidad

¿Qué hacer si tu hija elige casarse con otra mujer? Tal vez es algo que ni siquiera has pensado, independientemente de que tu hija efectivamente ha salido del armario, seguro te cuesta imaginar que algún día se casará y que tu nuevo yerno será una chica.

Aunque parezca algo complicado de aceptar, ten en cuenta que el amor hacia tu hija debe prevalecer a cualquier rechazo u opinión que tengas respecto a su sexualidad y sus parejas.

Por esta razón, hemos plasmado en este artículo consejos que podrán ayudarte a manejar la situación y a mostrarle a tu hija lo feliz que te hace verla compartir su vida con la persona que ella eligió amar.

Consejos sobre cómo actuar ante la boda lésbica de tu hija

¿Debería ir a la boda de mi hija con otra mujer si no estoy de acuerdo?

Aunque no estés de acuerdo con ello y no compartas o apoyes la relación de tu hija, ten en consideración que al no asistir dejas muy claro tu desacuerdo no solo con su elección de pareja, sino con ella misma y su vida.

Una boda lesbiana supone un momento de alegría para la pareja que todos queremos compartir con nuestros amigos y familiares.

Así que, si amas a tu hija y deseas mantener una relación con ella, es importante que asistas a su boda.

Si es muy difícil para ti sentirte feliz por ella y no estás del todo de acuerdo, puedes optar por no participar en ciertos rituales dentro de la ceremonia, por ejemplo, si no deseas dar tu bendición, no lo hagas, pero al menos preséntate.

Muestra apoyo a la pareja

Sabemos que tal vez querías que tu hija te presentase un buen chico para casarse, pero ella escogió a una buena chica con la que quiere pasar el resto de su vida y formar una familia como pareja lesbiana.

Aunque no sea el ideal que soñaste para ella, el solo hecho de verla feliz debería ser suficiente, así que en ese momento en el cuál te de la noticia de la boda, muéstrate feliz por ella y si puedes dales tu bendición.

Ese simple actuar, podrá cambiar toda la relación con tu hija de allí en adelante y ten en cuenta que las parejas homosexuales son igual de unidas a sus familiares que las heterosexuales. Con ello te digo que ganaste otra hija, en lugar de perder la tuya.

Además de esto, busca un regalo que defina a la pareja, no solo a tu hija.

Escoge tarjetas o escribe un mensaje que muestre tu aceptación hacia la relación entre ellas, y si está en ti, exprésale cuánto orgullo sientes por ella y su decisión.

Guarda tus sentimientos para ti

Es importante que, si realmente no consigues aceptar la situación sentimental de tu hija y su elección de pareja, lo mejor que puedes hacer es ser honesto/a y no asistir.

Si es imposible para ti ocultar tus emociones en contra de la decisión de tu hija, es mejor que no arruines su día especial con malas caras o reproches.

Es su momento y si no puedes ser feliz por ella, independientemente de lo que sientas, déjala disfrutar su momento sin ti.

No preguntes quién es la novia y quién es el novio

Por nada del mundo preguntes quien es el novio, o quien es el hombre en la relación.

Ninguna lo es, ambas son novias y una vez que se casen, legalmente serán esposas.

Conoce mejor a la mujer de tu hija

Cuando conozcas a tu nuera, es importante que te tomes el tiempo de conocerla mejor, tal como si fuera un hombre.

Mantén una conversación con ella, así puedes comprobar que es una persona que puede hacer feliz a tu hija, sin importar su sexo.

Te dejamos algunas preguntas que puedes hacerle:

  • ¿Estás lista para este tipo de compromiso? Es bueno que sepas si la persona que se casará con tu hija, entiende que el matrimonio es para toda la vida y veas que su intención es hacer lo posible para que funcione, en vez de tirar la toalla en la primera discusión.
  • ¿Qué te hizo pedirle matrimonio? Cuando conoces la realidad de lo que motiva el amor de esa persona hacia tu hija, no solo por lo que te dice sino por como lo hace, sabrás mejor si la hará feliz.
  • ¿Tenéis los mismos valores y objetivos de vida? En este caso, es bueno que le preguntes sus valores familiares y si están acordes a los que le enseñaste a tu hija. También puedes preguntarles a ambas si están de acuerdo en objetivos de vida, como hijos o sus carreras.
  • ¿Qué te gusta de la relación con mi hija? Habla con tu nuera sobre el tiempo que pasan juntas, qué es lo que las une y si se permiten espacios personales para ser ellas mismas.
  • ¿Cómo es la comunicación entre ellas? Este punto puedes hablarlo también con tu hija, es importante que la comunicación entre ellas sea fluida y encuentren puntos de acuerdo durante las discusiones, para que puedan mantener una relación sana y duradera.

Finalmente, está atento o atenta a las señales de alerta que puedas ver, no solo con las palabras, también con sus acciones.

Mira cómo se comporta tu hija junto a ella, ¿se siente cómoda o nerviosa?. Pregunta desde cuándo y cómo se conocieron, puedes incluso sugerirles la idea de vivir juntas antes de casarse, si no lo han hecho aún.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Para mujeres de más de 30 años.

Forma parte de un grupo de mujeres unido con el que hablar y compartir experiencias, que se ayuda y se impulsa entre sí, donde el objetivo no es ligar sino hacer amistades de cualquier parte del mundo.

Quiero entrar en la Comunidad

No permitas que esto os separe

Hay algo que debes considerar si tu hija se casa con otra mujer. Aunque no estés de acuerdo o lo consideres algo que va en contra de tus creencias, por ningún motivo desprecies a la familia que está formando y a sus hijos.

Si quieres mantener algún tipo de relación, aunque mínima con tu hija, tienes que hacer un trabajo interno muy grande por tu parte. Cuando no la aceptas como es, ni aceptas a sus hijos por ser fruto de una relación que no comprendes, sin quererlo te estás alejando de ella.

No permitas que tu terquedad o tus viejos estándares te separen de tu hija y tus nietos.

No es necesario que finjas que te encanta su relación, simplemente acéptala y respétala, tu hija no cambiará su inclinación sexual si la rechazas, pero si cambiará su relación contigo.

Lo único que conseguirás con esto es que tu hija consiga en otra parte, tal vez su familia política, lo que tú no puedes ofrecerle: respeto a sus decisiones y amor a su familia, tal como en la historia de Rita Collins.

El adiós siempre va a ser doloroso

Sea quien sea la persona con quien tu hija ha escogido formar una familia, será una experiencia feliz y dolorosa al mismo tiempo.

Aunque te sientas muy feliz por ella y por el inicio de una nueva etapa de su vida, es inevitable pensar que es un adiós.

No es igual que las otras veces que se ha separado de ti, esta vez formará una nueva familia.

Siempre será tu hija, pero en este momento iniciará una familia propia, independiente y esa será su nueva prioridad, así que estarás entrando en terreno desconocido y en algunos casos enfrentándote a una dinámica totalmente diferente.

Esta vez, tendrás que aceptar que escoja pasar los días festivos alejada de ti, con su familia política o simplemente junto a su mujer y sus hijos, ellos serán su prioridad y aunque tu también lo viviste y lo comprendes, no deja de ser un momento doloroso.

La boda de tu hija implica volver a salir del armario

Sí, la boda de tu hija significa que todas las personas que conoces sabrán que es homosexual.

Así que, si no fuiste lo suficientemente abierta con la situación, no la has aceptado por completo o has evitado comentar que la novia de tu hija es otra mujer, tendrás que lidiar con ello.

Así no estés por completo de acuerdo con las elecciones de tu hija, no hagas que su boda sea incómoda para ella, ni siquiera su pedida de mano.

Trabaja primero en aceptarla y en no hacer de su ceremonia un día desagradable.

Por ello, si no lo has hecho, habla con tus amigos y familiares sobre el matrimonio de tu hija y su futura esposa, sin miramientos o tapujos. Mientras más natural sea tu actitud, mejor será la de ellos y mejor harás sentir a tu hija.

Cómo lidiar con tus emociones sobre el matrimonio lésbico

Es posible que el matrimonio de tu hija y su elección de pareja, en este caso que sea otra mujer, según tu crianza y creencias, te produzca un sinfín de emociones encontradas.

Quizá te sientes feliz por ella, pero no puedes evitar pensar que será más complicado que llevar un matrimonio heterosexual, tal vez no lo aceptas para nada y te parece que no será feliz.

Sean cuales sean tus emociones, recuerda que es la boda de tu hija, ella está feliz por ello y desea que su familia también lo esté, no le hagas sentir que tu alegría por su boda no es igual a la que sentiste por sus hermanos heterosexuales.

Por ello podemos recomendarte lo siguiente:

  • Separa tus sentimientos sobre la homosexualidad de la boda de tu hija.
  • Actúa igual que hiciste en la boda de tus otros hijos.
  • Muéstrale lo feliz que eres porque iniciará esta nueva etapa en su vida, sin importar quién es su pareja.
  • Dedica tiempo a conocer a tu nueva nuera y trátala igual que a tus otros yernos o nueras.
  • Sé honesto/a sobre lo que te preocupa, pero cuida mucho tus palabras.
  • Apoyala en su decisión y ayúdala a organizar su boda.

El matrimonio gay y la sociedad

Beneficios del matrimonio gay para tu hija

El matrimonio homosexual tiene muchos beneficios que quizá ni siquiera conozcas, aquí te mencionamos algunos:

  • Las parejas homosexuales tienen los mismos derechos ante la ley que las heterosexuales.
  • La une a la lucha contra la discriminación y por el respeto a los derechos civiles de todos los ciudadanos por igual.
  • La sociedad ve el matrimonio homosexual con mucha más aceptación que antes.
  • Se propicia una sociedad más inclusiva y menos discriminatoria en todos los sentidos.
  • Las parejas homosexuales también son buenos padres y se esfuerzan más.
  • El matrimonio tiene beneficios importantes en la salud física y psicológica de las personas.
  • Los matrimonios homosexuales son igual de estables y duraderos que los matrimonios heterosexuales.
  • Tienen tasa de divorcio más baja.
  • Muchos líderes religiosos e iglesias progresistas, apoyan el matrimonio homosexual.

Ideas falsas acerca del matrimonio entre dos mujeres que te hacen daño

No todo lo que has escuchado sobre los matrimonios entre dos mujeres es real, aquí te mencionamos algunos prejuicios sobre las lesbianas equivocados y por qué lo son:

  1. Debilita la estructura de madre y padre: al contrario de esto, refuerza los vínculos con los padres biológicos, con los padres de crianza y con todos los familiares, da estructura, estabilidad y responsabilidad a los niños, refuerza la monogamia, suma personas de mente abierta y tolerantes a la sociedad.
  2. Los niños sufren si no se crían junto a sus padres biológicos: un tercio de los niños crecían sin esta estructura mucho antes de que el matrimonio homosexual fuese legal, debido a divorcios y a la paternidad en soltería, tal como se menciona en este estudio realizado en las pasadas 5 décadas.
  3. El enfrentamiento religioso es inevitable: aunque esto es algo en lo cuál aún no se ha conseguido total aceptación, sobre todo en religiones ortodoxas, cada vez más ministros o representantes de las iglesias tienen posiciones menos rígidas con respecto a los matrimonios gay.
  4. El matrimonio no es aceptado abiertamente: muchas encuestas indican que la mayoría de las personas apoya el matrimonio homosexual, sobre todo los jóvenes, como en el caso de las analizadas por la firma Gallup.

La opinión social está cambiando acerca del matrimonio gay

Los tiempos han cambiado y la sociedad también, actualmente el matrimonio homosexual no es mal visto en muchos lugares del mundo, de hecho, la mayoría de las personas jóvenes lo acepta y apoya sin problemas (obvio que depende mucho de la cultura).

En el caso de las personas mayores o con creencias más ortodoxas, en muchos casos cambian de parecer en el momento en el cual se enteran de que alguno de sus seres queridos sufre algún tipo de discriminación por ser homosexual.

Los tiempos cambian cada vez más y la aceptación a la diversidad en general, tiene cada vez más cabida entre las sociedades a nivel mundial, tal como se refleja en este artículo del Centro de Investigación Pew.

Conclusiones

Evidentemente no puedo decirte cómo manejar esta situación, sobre todo si tus ideas sobre la homosexualidad y el matrimonio lésbico no son positivas o al menos de aceptación.

Lo que puedo recomendarte es que recuerdes siempre que, sin importar su inclinación sexual, la pareja que escoja o sus decisiones, es la boda de tu hija y no querrás que sea un momento de tristeza o que esto melle tu relación con ella.

Recuerda que no puedes cambiar sus decisiones, pero si las tuyas y no querrás perderte el día más feliz de su vida o la oportunidad de abrazar a tus nietos.

Cuéntame tu experiencia

¿Cómo has afrontado tú esta situación? ¿qué sentiste? ¿qué hiciste en ese momento tan importante para tu hija?. Cuéntanos en los comentarios tu experiencia, estoy deseando leerte.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Comunidad Privada de Lesbosfera

Primera comunidad hispana totalmente privada y exclusiva para mujeres LGBT mayores de 30 años, centrada en hacer amistades de cualquier parte del mundo.

Quiero entrar en la Comunidad

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Avatar

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.