fbpx

Guía completa de sexo lésbico

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
6 votos
Cargando...

Resumen: Si tienes dudas sobre el proceder en el sexo lésbico, te ofrecemos una guía con los conocimiento básicos que te pueden guiar.

El sexo no tiene fórmulas, por eso no es posible crear tutoriales o instrucciones que te aseguren el encuentro perfecto. El sexo lésbico es un acto de encuentro entre dos mujeres que comparten intimidad.

Cada vez con más frecuencia encontramos información sobre el sexo entre mujeres lesbianas o bisexuales. En Twitter, Instagram o Youtube puedes encontrar imágenes, vídeos y otras formas de contenido relacionado a la sexualidad.

Todas las veces serán distintas ¡No esperes que todo siempre salga de la misma manera!

Sin embargo, aún hay preguntas que podemos hacernos ¿Qué tanto sabemos de la sexualidad como lesbianas? ¿Es correcta la información que tenemos? Por eso esta guía de sexo lésbico es un mapa para emprender un viaje por las experiencias sexuales.  

El sexo lésbico está lleno de sutilezas y placeres. Las zonas erógenas dan una gran amplitud de oportunidades y delicias que se aprovechan altamente cuando son dos mujeres en acción.

Déjate llevar

 Para tener un buen sexo hay que dejarse llevar por el ritmo del momento. La sexualidad no es cosa de ir al grano, estimular directamente el clítoris y ya.

Necesitamos lubricación, humedad y ardor. Por eso el ritmo es tan importante.

La excitación es una llama paulatina que se alimenta sin apuros, sino constantemente.

El ritmo es un ir y venir de caricias y roces entre vosotras dos. Cada relación sexual es diferente, nunca vais a tener un mismo ritmo.

Y todo dependerá de qué tan románticas o calientes os sintáis, en qué lugar lo hagáis, cómo os sintáis ese día y algunas otras variables.

Lo más importante es que el ritmo se encuentre solo entre vosotras, y de manera gradual ir acariciándose, besándose y tocándose mutuamente.  

Usa tus manos

Disfruta el momento, déjate conquistar con cada roce entre vuestros cuerpos. Cada persona es diferente y cada cuerpo se siente diferente. Puedes ir tanteando, tocando poco a poco para ir llegando a los puntos más erógenos del cuerpo.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Puedes empezar por sus manos o sus brazos, luego sus piernas, su cuello y su cara. Tienes que ser delicada, observar muy bien los movimientos y reacciones de ella.

Acaricia su cuerpo

 Tus manos se deslizarán sutilmente sobre el cuerpo de tu compañera. Lo más importante es disfrutar y no apresurarse. Por eso toca su cuerpo en espiral, progresivamente.

Las caricias se van sucediendo poco a poco y aumentando en intensidad.

Tienes que observar con qué tipo de mujer estás y cómo se va desarrollando el encuentro.

  • Puede que a veces todo sea mucho más rápido y agresivo.
  • O también puede que el encuentro se dé manera dulce y suave.
  • Puede que ella actúe de forma pasiva y se deje tocar o que se anime a tocarte a ti.

Dile lo que te gusta 

Ayúdate con las palabras, estas pueden ser como caricias que exciten a la otra persona. Mientras la vas tocando puedes ir estimulando sus oídos. Dile lo que te gusta de ella y de su cuerpo. Usa frases como:

  • Me gustan tus piernas. 
  • Qué hermosa piel tienes. 
  • Siempre me ha gustado tu sonrisa.
  • Me encantas cuando hablas.
  • ¿Por qué eres tan sexy?

Estos son ejemplos básicos que puedes usar con la persona con la que estás. No te guardes todo lo que te gusta de ella, díselo. Incluso pueden ser cumplidos mucho más subidos de tono.

Lo más indicado es que las primeras frases sean moderadas. Poco a poco puedes decir cosas más calientes a medida que os vais desnudando y tocando con más pasión.

Bésala durante el sexo lésbico

Usa tus labios para estimular el deseo, así como usas las caricias y las palabras. Un buen beso es la mejor forma de excitar a una persona. Debes saber que un beso permite expresar lo que sientes.

Hazlo con cariño y con descaro, y llénala de besos húmedos y profundos.

Pero no te limites a besarla en la boca. Besa también su cuello, sus pómulos, su espalda. Intercala palabras y besos. En algún momentos puedes dar un pequeño mordisco, que no sea muy fuerte.  

Recorre su cuerpo

Su cuerpo es tu lienzo, recórrelo y disfrútalo. Toca sus manos, sus brazos, sus piernas, luego puedes tocar su abdomen. Hazlo con movimientos circulares.

Cuando ya estéis en calor, puedes ser un poco más atrevida y tocar lo que tú quieras. Puedes hacerlo sobre su blusa, sobre su ropa interior o en su piel desnuda.

Dile todo lo que te excita de su cuerpo.

Puedes variar la intensidad con la que agarras su piel y puedes apretar su cuerpo con más intensidad por algunos instantes. Súbele la blusa y quítale el sujetador. Todo con mucha delicadeza y sintiendo el ritmo de ella.

Estimula sus pechos

 Una vez que ya no tenga blusa ni sostén, dile qué te parecen sus senos. Acaricialos; uno a uno. Luego toca con suavidad los bordes de los senos, ve aumentando la intensidad de la presión. Hasta que llegues a tocar sus pezones.

Besa sus senos y sus pezones un rato y luego puedes succionarlos. También puedes usar un hielo y pasárselo por sus pezones.

Toca los pezones con delicadamente y cuidado. Esta es una zona erógena bastante importante y puede que algunas mujeres tengan pezones muy sensibles. Junta las puntas de tu dedo índice y pulgar y frota el pezón con delicadeza.

Estimulación con dedos 

El roce con tus dedos es una buena manera para darle placer a tu compañera. Usa tus manos de distintas formas, con movimientos diversos. Puedes jugar cambiando la presión y la velocidad.

Usa tus conocimientos sobre ti misma en tu pareja. Trata con diversos movimientos en tu novia lesbiana. Acaríciala como te gustaría que te lo hicieran.  

Busca los puntos erógenos

Cada mujer tiene puntos erógenos distintos y tendrás que conocer los de ella. Por su puesto, el lugar más erógeno de todos es el clítoris. Mediante clítoris se pueden alcanzar los mayores grados de placer y satisfacción.

El clítoris es un punto de muchas sensaciones y de gran delicadeza. Por eso debes ser muy cuidadosa y conocer cómo le gusta el sexo lésbico. Hay mujeres que les gusta la fricción rápida y constante, en cambio otras prefieren suaves roces y lentas frotaciones.

Estimula sus genitales

Estimular con tus dedos la vulva es el último paso luego de todos los preliminares (caricias, los besos y los contactos). La vulva es un órgano complejo y multifacético lleno de secretos y sorpresas.

Es muy recomendable no tener uñas largas para este tipo de contactos, no le creas a la pornografía donde las mujeres se tocan y se estimulan llevando largas y gruesas uñas. Incluso puede ser doloroso y hasta puede causar alguna herida.

Estimular la vulva y el clítoris con los dedos puede ser parte de un encuentro sexual lleno de emociones y placeres. Pero será más placentero si lo acompañas con todos los demás elementos de los que te hemos hablado. 

Combina ritmos y caricias, palabras y besos, y tócala a ella y déjate tocar.

Sexo oral

Una de las prácticas favoritas de muchas mujeres, que desde luego da para un artículo completo dedicado, pero no quería pasarlo por alto en esta guía completa de sexo entre lesbianas.

Recursos que te ayudarán en el sexo lésbico

En una relación tienes que reinventarte cada día, vivir nuevas aventuras y experiencias junto tu novia.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

El sexo lésbico es una fuente importante de placer, pero con el tiempo esta puede caer en la monotonía. No dejéis que esto os ocurra, así que improvisa y descubre nuevas formas que puedan daros pasión. 

Lubricantes

Los lubricantes son un arma necesaria para tener relaciones sexuales. Esto te ayudarán a evitar molestias en tu cuerpo. Hay distintos tipos de lubricantes; en base a aceite o en base a agua.

Debes usar lubricantes con tus juguetes sexuales. Estos permitirán que el juguete que uséis no cree ninguna afección en tu cuerpo ni en el de tu novia.

Uno de los errores más comunes que suceden cuando se usan juguetes sexuales es una insuficiente cantidad de lubricante.

Es por eso, tanto con un juguete para tu vagina como para tu ano, es necesario utilizar una cantidad muy abundante de lubricante íntimo para evitar cualquier tipo de daño a nuestro cuerpo.

Posiciones de sexo lésbico

Hay muchas posiciones que podéis realizar dependiendo de cómo os sintáis… Aprende con tu novia, experimenta, no os quedéis siempre practicando la misma posición.

La búsqueda de nuevos horizontes puede ser muy divertida.

Sentarte en ella 

Si te gusta tener el control, te puedes sentar en su cara. Puedes moverte de diferentes formas y cambiar la presión mientras tu cuerpo recibe placer oral.

Al mismo tiempo tu compañera puede tocarte y besarte de distintas formas; puede tocarte las piernas y la espalda. 

También puedes hacerlo como una variación del 69. Mientras una está acostada o sentada, la otra se coloca encima en dirección inversa. La que se encuentra encima puede estimular con sus dedos el clítoris de la que está acostada. 

Tribadismo

El tribadismo es lo que comúnmente conocemos como “tijeras”.

Esta posición del sexo lésbico es una posición de estimulación genital-genital entre dos mujeres. Básicamente consiste en el movimiento y roce de dos vulvas. 

Sin embargo, no hay una única manera de hacer la tijera.

En la forma más conocida una de las mujeres está sentada o acostada frente a la otra, con las piernas abiertas y tocándose vagina contra vagina. Algunas variantes de esta posición consisten en:

  • Las dos abrazadas y sentadas, encima una de la otra.
  • Una acostada y su pareja sentada encima. 
  • Una acostada de espaldas a su pareja, sentada arriba.
  • Las dos acostadas mirándose de frente.
  • Una acostada de lado con las piernas abiertas y su pareja sentada entre sus piernas.

El galope

Como sabemos, el sexo lésbico no siempre es un acto colmado de dulzura, también puede estar presente la fuerza. El dominio y la sumisión juegan parte importante dentro de ciertos encuentros. 

Una se posiciona en forma de perrito, es decir flexionada con sus manos y rodillas. La otra la monta y la masturba, al mismo tiempo, la que está encima frota su vagina contra los glúteos de la que estaba abajo. La que está arriba puede agarrar a la que está abajo por el cuello y ser un poco agresiva (solo un poco). 

Algunas mujeres lesbianas y bisexuales disfrutan de ser sumisas y otras de dominar. El galope es una posición que juega con estos dos roles a la hora del sexo lésbico, ya que proporcionan mucho goce. 

Prueba cosas nuevas

Investiga e improvisa nuevas posiciones. Prueben y practíquenlas para que cada vez tengan más opciones. No tengáis temor de probar cosas nuevas.

Descubre el cuerpo y disfruta de vuestra sexualidad al máximo, no os cohibáis.

Y por supuesto, si tienes ganas de saber más, te recomiendo un libro super conocido, el kamasutra de sexo lésbico.

Juegos

Hay muchos juegos para explorar la creatividad en vuestro encuentro. Es una forma de evitar la monotonía y agregarle una emoción extra. Practicar nuevas dinámicas y juegos distintos renueva el sexo lésbico de formas insospechadas. 

Inventar historias

Podéis inventar historias calientes en los preliminares o mientras tengáis sexo lésbico. Imaginaos escenas donde ocurra algo que las excite a las dos. Cerrad vuestros ojos y contaros algo caliente. 

Vuestra imaginación, sumado al roce con tu novia y a los besos subirá la temperatura de vuestros cuerpos. 

Pueden ser historias donde estéis vosotras dos, pero también pueden ser historias donde estén otras mujeres. Incluso podéis imaginar a alguien conocida e inventar una historia que os haga excitar. 

Juego de roles

Los juegos de roles son una forma que os va a permitir probar algunas cosas nuevas. Esto puede ser muy excitante y puede darle un toque especial al encuentro. 

Debéis escoger el tipo de personajes que van a representarse, disfrazarse y actuar según el rol que han asumido. Podéis intentar recrear una de las historias que ya os habéis contado.

Podéis ser la profesora y la alumna, la doctora (o enfermera) y la paciente, la jefa y su secretaria o cualquier rol que os apetezca.

BDSM

Esta práctica consiste en que una domina a la otra. En general se usan esposas, cuerdas y látigos. No tenéis que usar todos estos elementos la primera vez, pero podéis irlos incorporando si te place.

Si os llama la atención, podéis ir probando este juego en un grado menor. Vosotras escogéis la intensidad, puede ser tan delicado y sutil como lo deséis. El propósito es que una domine totalmente a la otra y se encargue de satisfacerla. 

Juguetes 

Si es de tu agrado, también podéis incorporar juguetes sexuales a vuestros encuentros. Eso puede daros un calor extra a la relación. Utilizar juguetes sexuales no es más que una manera de hacer más divertido el encuentro. Por supuesto, no debéis hacerlo si no te gusta. 

Ir a un sex shop con tu pareja puede ser una experiencia entretenida. Allí pueden escoger el más adecuado a los gustos.

Se puede tener sin problemas una fantástica experiencia sin usarlos, pero al mismo tiempo puedes darte un oportunidad para probar cómo puede resultar hacerlo con juguetes. 

Dildos

El dildo es un juguete sexual que permite simular la penetración. El uso de dildos no significa que tú seas una mujer menos lesbiana. Ayudarte con juguetes sexuales en el sexo lésbico puede ser algo que disfrutéis. 

Uno de los dildos que podéis usar son los dildos dobles. Estos son bastante populares, ya que permite estimular a las dos al mismo tiempo. 

Hay una gran variedad de dildos con formas y tamaños distintos. No todos son de forma fálica. La industria de los artefactos sexuales cada vez más busca inventarse.

Vibrador

Los vibradores están compuestos por un pequeño motor que produce descargas vibratorias que sirven para masajear los genitales femeninos. En general, los vibradores son muchos menos fálicos que los dildos

Existen muchísimas variedades de texturas y formas, podéis buscar el que se adapte mejor a vuestro deleite. Inclusive podéis encontrar un vibrador que al mismo tiempo sea un dildo. 

Estos vibradores son excelentes para estimular el clítoris. También están los vibradores dobles, que permiten realizar estimulación vaginal y anal de manera simultánea.

Arnés Strap on

Los arnés son cinturones que constan de un dildo o un vibrador, para que una de las participantes lo use para estimular a la otra. En general, los Arnés son indicados para mujeres dominantes. 

Estos artefactos son perfectos para realizar bondage. Ya que permite tomar el control y asumir un rol activo en el sexo lésbico. Una gran ventaja es que permite tener las manos libres para las caricias. Existen muchos tipos de arneses, hay dobles, de distintos tamaños y materiales.

Protección contra las E.T.S. en el sexo lésbico

El sexo lésbico es una gran fuente de placer y salud. El bienestar de una mujer está relacionado también a la sexualidad. Por eso no ninguna mujer debería cerrarse a la sexualidad. No obstante, el placer tiene sus responsabilidades.

La mejor forma de tener sexo es con protección, de forma responsable y saludable.

La protección es una parte básica de la sexualidad y no asumirla puede conllevar a enfermedades, problemas e incomodidades que se pueden evitar.

Por supuesto, depende mucho de la relación con tu pareja ¿tienes una relación estable o estás comenzando a salir con alguien? Debes conocer muy bien a la persona con la que sales y cada vez que puedas ir a tu médico de preferencia. 

Toma precauciones

Muchas personas ignoran que tienen alguna enfermedad sexual.

Ya que no siempre se puede observar a primera vista, la más comunes son:

  • la tricomoniasis,
  • el papiloma humano,
  • la candidiasis,
  • la clamidias,
  • el herpes genital.

También el VIH es una posibilidad que no se puede descartar a la ligera. 

Por eso protégete, obtén todo el placer que tú desees y haz disfrutar a tu compañera al máximo, pero siempre ten en cuenta la salud de ambas.

Desinfecta los juguetes

Cuando uses juguetes debes limpiarlos correctamente. Para mayor precaución, puedes cubrirlos con preservativos de látex, sobre todo si vais a compartir el mismo juguete entre vosotras.

A través de los juguetes sexuales también se pueden contagiar enfermedades.

Por lo tanto, cada vez que lo cambies de un lugar a otro debéis usar un nuevo preservativo.

Protégete en el sexo oral 

Debéis evitar el sexo oral desprotegido si no tienes una relación estable. También cuando tu pareja está menstruando o tiene algún tipo de irritación o infección debes protegerte en el sexo oral. 

Podéis usar una barrera de látex o podéis cortar un preservativo masculino y cortarlo con una tijera. 

Controla tu salud 

No puedes dejar de ir al ginecólogo. Siempre debes consultarlo y estar al día en tus consultas.

De la misma forma, tanto tú como tu pareja tienen que llevar un control regular e ir al ginecólogo cada cierto tiempo. 

Protégete en la estimulación con dedos

Si estáis simulando la penetración con tus dedos, también debéis protegerte (sobre todo si no sois una pareja estable). Para la penetración manual existen guantes de látex finos. 

Esto a algunas les puede parecer exagerado, pero si tienes heridas en las manos o es la primera vez es lo mejor. Hay algunos que son muy finos y puedes usar lubricante.

Y tú, ¿qué prefieres hacer en la intimidad?

¿Qué te gusta más en la cama?

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Clío Uribe

Mujer, lingüista y fiel amante a las mujeres.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.