fbpx

A lesbianas y bisexuales aún nos queda mucho para poder mostrarnos en público

  • Resúmen María nos cuenta cómo descubrió rondando los 40 su atracción por otras mujeres y cómo ha sido su proceso de aceptación.
  • María, 46 años
  • País España
  • ¿Te identificas más como...? Bisexual
  • ¿Crees que como sociedad vamos a mejor?

¿Cómo te diste cuenta y a qué edad que te gustan las mujeres?

Durante toda mi vida, había ciertas mujeres a mi alrededor que despertaban en mí sentimientos de admiración o eso pensaba yo, que era admiración.

Cuando tenía 38 años conocí a una mujer en mi trabajo, ella estaba casada a punto de separarse. No sé en qué momento exactamente comenzamos a tontear.

Al principio no era más que algo inocente hasta que me propuso irnos un fin de semana y ahí fue donde me di cuenta de que no era un simple tonteo y que me gustaba de verdad y quería algo más con ella.

¿Qué es lo que te parece más difícil de ser lesbiana/bisexual?

Para mí lo más difícil ha sido aceptar que me gustaban las mujeres, pero más por mí misma que por mis amigos o mi familia, que lo aceptaron sin ningún problema.

Sí que es cierto que hay cosas que me echan para atrás, como el no poder llevar mi relación de la misma manera que la puedo llevar con un hombre (en el sentido de no sentirme segura en la calle o en cualquier sitio por el mero hecho de besar o dar la mano a mi pareja mujer).

Ahora es cierto que las cosas han cambiado pero aún queda mucho para poder mostrarnos en público igual que cualquier pareja heterosexual.

Y no es que yo sea de grandes demostraciones de amor en público pero es esa cosa de…

Si quiero, por qué debo mostrarme cohibida.

¿Te has sentido alguna vez discriminada por tu orientación sexual?

La verdad es que no, no es algo que proclame a los cuatro vientos y es algo que solo conoce mi entorno más cercano.

¿Tu familia sabe que te gustan las mujeres?

Sí, lo saben.

Se lo conté cuando empecé la relación con mi ex pareja, en todo momento lo aceptaron como algo normal (supongo que en cierto modo se lo esperaban o se lo imaginaban).

Mi relación familiar no es muy estrecha, nos queremos mucho pero a distancia, con lo cual es normal que entre nosotros no tengamos una confianza extrema.

Yo estaba nerviosa al contárselo pero surgió en una conversación normal y no se le dio más importancia que si les hubiera dicho que estaba saliendo con un chico.

¿Estás fuera del armario para el mundo?

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Lo sabe mi entorno mas cercano, como ya he comentado. En el trabajo nunca lo he dicho entre otras cosas porque mi ex pareja era compañera mía de trabajo y yo además era su responsable, con lo que no podíamos contarlo.
Cuando se lo fui contando a mis amigos las reacciones de todos fueron buenas y no me sentí ni juzgada ni decepcionada con la reacción de nadie, tuve mucha suerte ahi.

¿Quieres casarte? ¿tener hijos?

No. Nunca he querido casarme ni tener hijos realmente, vivir en pareja sin problema (aunque ahora cada vez aprecio más el poder estar conmigo misma).

¿Te has sentido discriminada por otras mujeres LGTB, o incluso alguna pareja?

No he tenido ningún problema al respecto.

¿Tuviste algún referente lésbico en la infancia?

No, nunca tuve un referente, cuando era pequeña en mi entorno jamás conocí a nadie o supe de nadie que fuera lesbiana, eran tiempos completamente diferentes.

Por último, ¿Qué consejo le darías a una mujer que se está dando cuenta de que le gustan las mujeres y no lo acepta?

No soy de dar consejos, a mi me costó aceptarlo supongo que porque no estaba a gusto conmigo misma y por el qué dirán y me sorprendió bastante la buena reacción de toda la gente a mi alrededor.

Mientras una persona no se acepte tal como es nunca va a poder ser feliz.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Quieres que publiquemos tu historia también?

¡Genial!, rellena la entrevista que he preparado para ti en este enlace:

Rellenar la entrevista

Sólo te llevará 5 minutos, y con tus experiencias podrás inspirar y ayudar a las miles de mujeres que nos leen cada día.

También te podría gustar...

Sobre este artículo

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando...
Avatar

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

2 Respuestas

  1. Avatar BM

    Buenas:

    Me siento confusa, tengo 31 años y siempre había estado con hombres. Me había fijado en mujeres pero algo en mi ser interior me obligaba a mirar a otra parte, siempre ha sido un sentimiento o instinto que guardaba en el fondo de mí y no quería abrir.

    Antes del confinamiento, una noche donde el alcohol corría por mis venas y había perdido el norte y la vergüenza estuve con una chica. Al día siguiente quería morirme y la ansiedad se apoderó de mí, entonces decidí que tenía que enfrentarme a ese sentimiento que no me dejaba vivir..

    Estuve quedando con ella hasta que llegó el confinamiento. Desde entonces no sé nada de ella, y eso en el fondo no me importa pero me vuelve a embargar el miedo y las preguntas de quien soy.

    No sé que hacer porque en breve volverá la normalidad y me espanta la idea de no saber qué es lo que quiero en mi vida, no saber definir mi identidad sexual.

    • Avatar Vero

      Hola BM,

      Tu orientación sexual es sólo una parte de lo que eres, no dejes que tu preocupación le reste importancia a todas las demás cosas que también definen quién eres.

      Muchas mujeres cuando se dan cuenta que les gustan personas de su mismo sexo, durante un tiempo le dan demasiada importancia a definirse, casi de forma obsesiva. Y al final, te darás cuenta que la etiqueta es lo de menos.

      Lo importante es que busques tu felicidad, sea con una mujer o un hombre, y que hagas lo que sientas y compartas tu vida con quien decidas.

      Llamarte tal o cual cosa al final es sólo una palabra, lo importante es el camino.

      Un abrazo,
      Vero.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.