fbpx

¿Cómo salir del armario si soy lesbiana?

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Resumen: ¿Has descubierto que eres lesbiana y te preocupa como reaccionarán los demás? en este artículo te explicamos paso a paso cómo salir del armario y como armarte de herramientas antes las distintas situaciones a las que puedes enfrentarte en el proceso.

Salir del armario como lesbiana puede resultar difícil. No tiene sentido pretender lo contrario.

Sin embargo, muchas personas han tenido experiencias realmente positivas y a menudo se arrepienten de no haberlo hecho antes.

Pero cuando vayas a tomar la decisión de comunicar a las personas de tu entorno más cercano que eres lesbiana o bisexual, es muy importante que te tomes tu tiempo y tengas en cuenta cuáles son tus propias circunstancias personales.

Lo que puede ser adecuado para una persona, puede no ser lo mejor para ti. Tu seguridad y tu bienestar siempre deben ser siempre tu prioridad, y debes pensar en la mejor forma, ocasión y momento para dar esa noticia.

Pero, en cualquier caso, independientemente de la opinión de los demás, lo que sí está claro es que debes sentirte orgullosa de ti misma por aceptarte como eres y tienes el derecho de disfrutar de la vida siendo tú misma.

Este artículo se centra en consejos para ayudarte a salir del armario siendo lesbiana o bisexual.

¿Qué significa “salir del armario” siendo lesbiana?

Se denomina “salir del armario”, salir del closet o salir del placar al proceso mediante el cual una persona acepta su sexualidad y decide comunicársela a los demás.

El proceso de “salir del armario” es diferente para cada persona. Algunas de ellas experimentan sentimientos tales como ansiedad, dolor y angustia ante tal perspectiva, mientras que otras se sienten liberadas una vez que se aceptan a sí mismas.

Es absolutamente normal que experimentes sensaciones como estas antes de salir del armario. Muchas mujeres pasan por lo mismo.

No tienes ninguna obligación de salir del armario

Muchas personas se sienten aliviadas cuando salen del armario, como si se hubieran quitado un gran peso de encima.

Sin embargo, otras no quieren hacerlo, considerando que su sexualidad es un asunto completamente privado que no concierne al resto del mundo.

Por lo tanto, es tu decisión. Sal del armario solamente si te sientes cómoda y confiada al hacerlo.

No te sientas presionada para salir del closet

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Esta es una decisión personal que sólo tú tienes derecho a tomar. Pero, aunque ya hayas tomado la decisión de salir del armario, también tienes el derecho de decidir el momento exacto en el que quieres hacerlo.

No tienes por qué salir públicamente del armario en el mismo momento en el que decides que lo vas a hacer. Todo el mundo debe tener libertad para decidir el momento en el que quieren salir del armario, si es que desean hacerlo.

Sin embargo, puede que te sientas presionada para decir a aquellas personas de tu entorno más cercano que eres lesbiana o bisexual antes de sentirte realmente preparada para ello.

No te sientas así. Decir a los demás que eres lesbiana o biseual es cosa tuya y solo tuya. Si empiezas a pensar solamente en agradar a los demás, perderás de vista lo que es realmente importante en todo este proceso: tu felicidad.

Antes de nada, asegúrate de que te sientes cómoda con tu sexualidad

Antes de salir del armario, deberías sentirte cómoda contigo misma y con tu sexualidad, de forma que no permitas que nadie te diga quién eres ni cómo debes comportarte o sentirte.

Pero si todavía no estás realmente segura al respecto y no te sientes cómoda contándoselo a nadie, entonces debes esperar hasta que aceptes tu orientación sexual, de forma que puedas expresarlo sin que lo que pase pueda afectar a tu confianza en ti misma.

No te pongas etiquetas si no quieres

Puede que te sientas lo suficientemente cómoda como para salir del armario, pero, al mismo tiempo, quizá no sientas que una “etiqueta” determinada realmente se adapta a ti. Utilizar términos como lesbiana y bisexual está bien, pero no debes sentirte nunca obligada a utilizar ninguna palabra en particular si no crees que es la adecuada para ti.

El mejor consejo que te podemos dar a este respecto es que escuches a tu corazón y le hagas caso. Si una etiqueta determinada te ayuda y la consideras apropiada para tu caso, entonces, genial. Pero, si no es tu caso, no hay más vueltas que darle.

Elige el lugar y el momento adecuados para decirlo

Una vez hayas decidido contar que te gustan las mujeres, siempre debes poner tu bienestar por delante a la hora de afrontar este proceso.

Cuando vayas a hablar con tu entorno más cercano, elige un momento que sea tranquilo y sosegado, pues os proporcionará a todos el tiempo necesario para hablar del tema.

Recuerda que salir del armario puede ser más un proceso que un anuncio y la gente que reciba la noticia puede necesitar tiempo para asimilarlo, tener preguntas que necesites contestar o, simplemente, querer hablar del tema en profundidad.

Por lo tanto, aunque puede que estés deseando comunicar a tu entorno esta noticia, es importante que escojas el momento adecuado, pues es una ocasión que recordaréis durante el resto de vuestras vidas.

Busca apoyo

Si te sientes paralizada y sola, y no tienes ni idea de cómo puedes seguir adelante, es importante que tengas personas a las que puedas acudir y que te puedan proporcionar la ayuda que necesitas, tanto antes de tomar la decisión de salir del armario como a la hora de afrontar este proceso.

Pero, en primer lugar, es importante que seas lo suficientemente valiente como para pedir ayuda. Está bien pedir ayuda.

Y en ocasiones necesitamos recurrir a personas que no se encuentran en nuestro entorno más cercano. En este sentido, los grupos de apoyo pueden ser una opción ideal para ti.

Así, puede que te venga bien buscar un grupo de apoyo centrado en ayudar a mujer lesbianas, busca encolectivos y asociaciones gay. Allí, podrás encontrar a chicas que estén teniendo las mismas dudas y problemas que tú o que hayan salido del armario en el pasado y puedan darte buenos consejos.

Además de comprensión, apoyo y ayuda antes de salir del armario, estos grupos de apoyo también pueden convertirse en tu red de seguridad.

Puede que no quieras sentir que estás completamente sola después de anunciar que eres lesbiana o bisexual si las cosas no salen del todo bien.

No te compliques

Si estás hablando en persona con tus amigos o con tu familia, entonces no necesitas dar una larga explicación centrada en cómo has sabido que eres lesbiana desde que tenías ocho años o cosas similares.

Por supuesto, puedes contarles los detalles más adelante, pero quizá sea más efectivo ir directamente al grano.

Cuánto más tardes en decir las palabras exactas, más nerviosa te pondrás y más nervioso se sentirá tu interlocutor, y más “grave” parecerá lo que tienes que decir, cuando en realidad no debería ser así.

A veces nosotras mismas le damos más importancia de la necesaria.

Piensa en positivo

Es fácil dejar que la ansiedad y los miedos que se vinculan a este proceso dominen la experiencia. Pero debes recordar que salir del armario es una de las cosas más asombrosas que vas hacer en tu vida.

Cuando lo hagas, por fin podrás ser tú misma y cambiará toda tu vida. Esas mariposas que sientes en el estómago puedes verlas como un signo de alegría en vez de un símbolo de tu nerviosismo.

Pero no podemos olvidar que algunas personas no se lo tomarán bien. Por eso es importante que tengas una red de seguridad a la que puedas recurrir si las cosas no salen como pensabas.

Da algo de tiempo a la gente para asimilar la noticia

La mayoría de la gente se alegrará por ti y se sentirá orgullosa de los pasos que estás dando para ser verdaderamente libre.

Sin embargo, algunas personas necesitarán un poco de tiempo para procesar lo que les has dicho, por lo que debes respetar también esa necesidad. Dales algo de tiempo para reaccionar y para que te hagan las preguntas que consideren necesarias.

Recuerda que puede que tú hayas necesitado años antes de aceptar completamente tu identidad como lesbiana o bisexual. Piensa que esas personas a las que se lo vas a decir sólo tendrán un segundo para reaccionar. Por lo tanto, dales la oportunidad de digerirlo.

No obstante, es inevitable que tengas que enfrentarte a algunas expresiones de odio a lo largo de tu vida. Existen muchas personas ignorantes y llenas de prejuicios ahí fuera y, pese a que puedes intentar evitarlas todo lo posible, tendrás que enfrentarte a algunas de ellas en un momento u otro. No dejes que te hagan daño o definan quién eres.

Sin embargo, esto es más difícil cuando se trata de tu entorno más cercano.

Pasos recomendados para salir del armario ante tu familia y tus amigos

Díselo primero a un amigo en el que confíes

Cuando sientas que estás preparada para salir del armario, ten en cuenta que no tienes por qué decírselo a todo el mundo al mismo tiempo. Esto no es una carrera.

En primer lugar, piensa en la persona en la que más confías en el mundo. Esta persona puede ser un amigo, una hermana, tus padres o incluso algún profesor de confianza.

Así, en primer lugar, díselo sólo a esa persona. Tan pronto como te hayas abierto a una persona, las cosas te parecerán mil veces más fáciles que antes.

También tendrás alguien a quien acudir y pedir consejo a la hora de comunicarles la noticia al resto de las personas de tu entorno.

Salir del armario ante el resto de tus amigos

Te recomiendo que empieces por aquellas personas que piensas que te van a apoyar antes de decírselo a tu familia, de forma que tengas una buena red de apoyo a medida que vas saliendo del closet ante un número creciente de personas.

De esta manera, te sentirás menos presionada e irás ganando la confianza en ti misma, hasta conseguir la que necesitas para decírselo a tus padres, a tu familia más cercana y a aquellas personas que dudas que tengan una reacción totalmente positiva.

Salir del armario ante tus padres y tu familia más cercana

Como en el siguiente vídeo, muchos padres reaccionan mal al principio:

Cada familia es un mundo y  las creencias religiosas, el sistema de pensamiento e incluso la cultura tienen mucha influencia en la forma en la que pueden ver la homosexualidad.

En todo caso, tu seguridad debe ser tu preocupación número uno. Sólo debes contarles que eres lesbiana cuando estés completamente segura de que tu seguridad personal o económica no se encuentra en riesgo.

Si crees que puedes sufrir represalias tales como que te quiten el dinero de la Universidad o que te echen de casa, puede que sea mejor que esperes hasta que seas totalmente independiente antes de decírselo.

Tus padres probablemente responderán basándose en la información que han recibido a lo largo de toda su vida por parte de una sociedad homofóbica. Si has leído ensayos serios sobre este tema, serás capaz de ayudarles compartiendo con ellos información y resultados de estudios fiables.

Puede que tu identidad sexual sea una sorpresa para ellos. Sentimientos como sorpresa o shock no significan automáticamente desaprobación. Puede que ellos necesiten tu apoyo tanto como tú necesitas el suyo.

Tus padres necesitarán tiempo para asimilar esta información, sobre todo si no han considerado que podríantener una hija lesbiana antes de que se lo dijeras. Este proceso de aceptación puede durar meses o incluso años. Ten paciencia.

Nunca dejamos de salir del armario

Como homosexuales, tenemos que aceptar el hecho de que no salimos del armario una única vez.

Más allá de nuestra familia y nuestro círculo más íntimo, tenemos que salir del armario ante nuestros compañeros de trabajo, las personas nuevas que conocemos o incluso ante personas que nos encontramos por la calle y a las que no volveremos a ver nunca más.

Y esto seguirá pasando durante el resto de nuestras vidas porque, por desgracia, muchas personas darán siempre por sentado que eres heterosexual a no ser que especifiques lo contrario.

Dicho esto, también es verdad que es muy improbable que nosotras, como comunidad, lleguemos alguna vez a estar en un punto en el que no tengamos ninguna necesidad de salir del armario de alguna manera nunca más.

Empieza a vivir

Te sorprendería saber lo liberada que te puedes llegar a sentir una vez hayas salido del armario.

Obviamente la experiencia es diferente para cada persona y, en algunas ocasiones, puede que el proceso no vaya todo lo bien que te gustaría.

Pero recuerda siempre que estás haciendo lo correcto. Te estás permitiendo ser tú misma, la persona que siempre has debido ser y esto significa que puedes empezar a vivir tu vida con toda la libertad del mundo.

¿Cómo saliste tú del armario?

Me gustaría saber tu experiencia, responde a la encuesta o cuéntame en los comentarios cómo fue tu salida del closet.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.