fbpx

Adoptar un niño siendo lesbianas

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…

Resumen: ¿Sois lesbianas y estáis pensando en adoptar? En este artículo hemos intentado recopilar toda la información necesaria para despejaros dudas acerca del proceso.

Si tu pareja y tú estáis pensando en adoptar un niño, es importante que tengáis en cuenta que estáis adquiriendo un compromiso para toda la vida.

Asimismo, debéis ser conscientes de que no será un camino fácil. Este proceso puede ser muy largo y estresante, por lo que tendrás que ser paciente, prepararte mentalmente para cualquier cosa que pueda pasar y, sobre todo, prepararte para la llegada de tu pequeño.

Desde el momento en el que tomes la decisión de adoptar un niño, tu vida cambiará por completo, por lo que piensa cuidadosamente en lo que vas a hacer y en las repercusiones que tendrá para tu vida, mucho antes de que llegues a tener a tu hijo en brazos.

Probablemente seas consciente desde el principio de que el camino puede ser aún más difícil como consecuencia de tu orientación sexual. Quizá creas que os será más difícil adoptar a vosotras que a una pareja heterosexual y que se os cerrarán algunas puertas como consecuencia de ello.

Pero queremos decirte que, aunque en ocasiones, las cosas se pongan complicadas, no es imposible para una pareja lesbiana adoptar un niño, sobre todo en países con leyes pro gay como España.

Para animarte a enfrentarte a este proceso de la mejor manera posible, queremos darte algunos datos que esperamos que te ayuden y que, con un poco de suerte, respondan a algunas de tus preguntas.

¿Estás pensando en convertirte en madre adoptiva?

Así que has pensado en recurrir a la adopción para convertirte en madre. Estupendo.

Pero, una vez tomada la decisión, ¿cuál es el siguiente paso? Lo primero que debes hacer es conseguir toda la información posible respecto al proceso de adopción y todo lo que implica.

Asimismo, también te recomendamos que hables con tu familia, especialmente con aquellos miembros que se verán más  afectados por tu decisión de empezar con el proceso de adopción.

Entre ellos se encuentran las personas más cercanas a ti o a las que recurrirás en busca de ayuda y consejo cuando tu hijo haya finalmente entrado en tu vida.

Estos pueden ser tus padres, tus hermanos, tus mejores amigos e incluso los miembros más importantes de tu familia política.

Aunque la decisión final es siempre tuya, es bueno contar con ellos, pues también estás alterando su estructura familiar y necesitarás saber si van a recibir al nuevo miembro con los brazos abiertos o no.

¿Por dónde empiezo si quiero adoptar?

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Lo primero que debes hacer es acudir a los Servicios Sociales, dado que en España las adopciones siempre están vinculadas al estado y las privadas no son realmente una opción legal.

Ponte en contacto con los servicios sociales de tu ayuntamiento, provincia o comunidad autónoma para ver cómo puedes empezar con el proceso.

También puedes considerar la opción de recurrir a una agencia de adopciones internacional si lo crees conveniente para el tipo de adopción a la que estás pensando recurrir.

En cualquier caso, cuando comiences el proceso, se te asignará un responsable o un  asistente social que te guiará por cada paso del camino, te proporcionará información adicional y te ayudará en todo lo que sea necesario.

Preguntas sobre el proceso de adopción

¿Qué es exactamente una adopción?

La adopción es una forma de proporcionar a un niño una nueva familia cuando, por diferentes razones, no puede criarse con sus parientes biológicos.

Cuando se produce una adopción, todos los derechos y responsabilidades parentales vinculadas a un niño en particular son transferidas a la familia de adopción y sus nuevos padres, madres en este caso, estarán considerados a todos los efectos como si fueran sus progenitores biológicos.

¿Quién puede adoptar a un niño?

Hay varios factores de diferente naturaleza que se tienen en cuenta a la hora de decidir si una persona es apta para adoptar un niño o no.

En teoría, si eres mayor de 25 años y demuestras que eres capaz de mantener y cuidar a un niño, así como de proporcionarle un hogar estable y seguro, entonces, deberías poder ser considerada como una posible madre de adopción sin mayores problemas.

Sin embargo, la práctica puede ser muy diferente de la teoría. En algunas zonas del mundo o, incluso dentro de los mismos países, puede haber diferencias muy marcadas respecto a las personas a las que se les permite adoptar o no.

or lo tanto, el lugar donde vives puede ser un factor muy importante a tener en cuenta a este respecto. Por ello, te recomendamos encarecidamente que te informes con un abogado sobre los requisitos que debe cumplir una persona para poder adoptar en tu zona de residencia.

¿Qué tipo de niños pueden ser adoptados?

La mayoría de las personas que quieren adoptar a un niño tienen en mente la idea de criar a un bebé.

Sin embargo, este no es siempre el caso y hay muchísimos niños para adoptar que ya han pasado la primera infancia.

Existen multitud de niños de todas las edades que están esperando ser adoptados y, de hecho, los bebés son muy solicitados y los más mayores suelen esperar más tiempo en los centros de acogida a que una familia les adopte.

Los niños que necesitan ser adoptados proceden de unos ámbitos y orígenes muy distintos. Existen muchas razones por las que han llegado al sistema.

  • Algunos pueden haber sido dados en adopción por sus padres biológicos nada más nacer.
  • Otros han quedado huérfanos y no tenían otros familiares que pudieran hacerse cargo de ellos.
  • Y otros muchos han sido rescatados de entornos familiares muy perniciosos para ellos y buscan una segunda oportunidad.

Asimismo, también tienen unas necesidades diferentes dependiendo de lo que hayan pasado antes de llegar hasta ti.

Algunos pueden ser más mayores de lo que en un principio imaginaste, pero todavía necesitados de un hogar estable.

Otros pueden ser grupos de hermanos que quieren permanecer juntos y otros tienen necesidades especiales o alguna discapacidad que debes tener en cuenta.

Por último, muchos otros proceden de diferentes grupos étnicos y necesitarán familias que puedan comprender dicho origen y los retos que puede suponer para ellos en un futuro.

¿Qué aspectos se tienen en consideración durante un proceso de adopción?

En un principio, se te asignará un asistente social o un responsable que empezará a forjar una relación contigo y te ayudará con el proceso de adopción.

Después, deberás pasar una evaluación obligatoria y una gran cantidad de papeleo burocrático, que servirá para demostrar tu solvencia económica, tu estatus laboral, tu estado familiar, etc.

Posteriormente, también se comprobarán tus antecedentes penales para asegurarse de que no has cometido ningún delito grave y, especialmente, que nunca hayas sido condenada por ningún delito de maltrato o abuso sexual infantil.

Es probable que también comprueben tu historial médico, para comprobar que no sufres ninguna enfermedad grave o que te impida cuidar adecuadamente de tu nuevo hijo.

Cuando toda la información esté prepàrada, entonces tendrás que presentarla a las autoridades competentes, que la revisarán concienzudamente.

Cuando sea necesario, incluso te pedirán alguna información adicional vinculada a algún aspecto de tu vida.

Te harán entrevistas personalizadas, evaluarán el entorno en el que vives y visitarán tu casa para ver si está preparada para recibir a un niño.

Cuando lo tengan todo, decidirán si eres una persona idónea para adoptar a un niño o no. Si la resolución es positiva, entonces podréis empezar a buscar un niño en particular.

Dependiendo tanto de tus requisitos como de tu situación en particular, se te recomendarán diferentes posibilidades a seguir a partir de este punto.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Finalmente, cuando elijas un niño con el apoyo y consejo de tu asistente social, tendrás que hacer frente a una nueva ronda de papeleo para conseguir su custodia, que puede ser un proceso más o menos difícil dependiendo de sus circunstancias.

Cuando ya esté contigo, atravesaréis ambos un periodo de prueba en el que los servicios sociales vigilarán que el niño se adapte bien a su nueva vida y que esté bien cuidado y protegido.

Por último, cuando haya pasado un tiempo prudencial, la adopción terminará siendo definitiva y tendrás los mismos derechos y obligaciones que una madre biológica.

¿Cuál es la diferencia entre la adopción y la acogida?

La adopción es un proceso legal diseñado para conseguir que un niño se convierta en un miembro de pleno derecho de una familia y sus padres adoptantes tendrán respecto a él los mismos derechos, obligaciones y responsabilidades que con cualquier hijo biológico.

Por otro lado, la acogida es un sistema que permite a un niño vivir en una unidad familiar que no es la suya hasta que pueda volver a estar con sus padres biológicos, que se haga mayor de edad o que pase a ser candidato para una adopción legal.

En todo caso, los niños de acogida siguen estando tutelados por el Estado, aunque estén al cuidado de una familia en particular y sus padres de acogida no tienen los mismos derechos sobre él que unos biológicos o adoptivos.

¿Cuánto cuesta adoptar un niño?

Como todo, varía dependiendo del país. En el caso de España puede rondar entre los 0€ y 20.000€ dependiendo del tipo de adopción:

  • Adopción nacional: 0€ puesto que no hay intermediarios de por medio.
  • Adoptar un niño chino: unos 17.000€
  • Adoptar en Colombia: alrededor de 15.000€

No obstante, al ser una adopción por una pareja homosexual, lo primero es que mires un poco más abajo en este artículo: en qué países está permitido adoptar por parejas del mismo sexo.

Adopciones hechas por gays y lesbianas

Los derechos de las personas homosexuales han avanzado mucho en los últimos tiempos.

Hasta hace un par de décadas, la idea de que una pareja homosexual pudiera adoptar legalmente un niño parecía una utopía, pero ahora es una realidad en muchos países.

De hecho, en numerosas naciones, cualquier persona tiene derecho de ser considerada de forma justa para adoptar un niño, independientemente de sus creencias, religión, etnia, nacionalidad, estado civil u orientación sexual.

Pero no en todos los países sucede igual. Por desgracia, algunos países o, incluso, zonas de una misma nación, no permiten adoptar niños a personas LGBTI+, por lo que es importante que realices una investigación concienzuda a este respecto si estás pensando en adoptar a un niño.

Lo que puede no ser posible en tu país sí puede conseguirse a través de una adopción internacional o quizá debas considerar la posibilidad de hacer un listado de países que permiten la adopción a parejas homosexuales para limitar tus opciones tan solo a esos estados.

También puedes ponerte en contacto con otras personas que ya hayan pasado por este proceso de forma exitosa. Ellos podrán darte información veraz y práctica, al mismo tiempo que te servirán de apoyo a lo largo del proceso de adopción.

¿Qué constituye una adopción gay o lesbiana?

Una adopción gay o lesbiana es, como su nombre indica, es realizada por una persona o pareja homosexual.

Puede realizarse de diferentes maneras. Una adopción homosexual sucede cuando una pareja del mismo sexo realiza una adopción conjunta, cuando el o la cónyuge de una madre o padre biológico adopta al hijo de su pareja o cuando una persona soltera gay o lesbiana decide adoptar a un niño en solitario.

¿Los gays y las lesbianas se ven obligados a esperar más tiempo que las parejas heterosexuales para adoptar un bebé?

En ciertos momentos, los posibles padres adoptivos gays y lesbianas pueden tener la sensación de que les ponen las cosas más difíciles que a las parejas tradicionales.

Pero esto no es siempre necesariamente verdad, aunque siempre te puedes encontrar a personas llenas de prejuicios que te hagan las cosas aún más difíciles.

No vamos a engañarte. El proceso de adopción puede durar años y no es ni fácil ni rápido para nadie, sea homosexual o heterosexual.

El tiempo que se tarda en conseguir adoptar a un niño depende de numerosos factores, incluyendo algunos tales como la realización de todas las comprobaciones necesarias, la presentación de toda la documentación referente a tu viabilidad económica, personal y familiar para cuidar del niño y el tiempo que se tarde en encontrar al niño más adecuado para vuestra familia.

Este tiempo puede multiplicarse si se opta por una adopción internacional, pues se añaden otros factores a la ecuación, tales como los acuerdos internacionales que se tengan con el país en cuestión a este respecto, la necesidad de realizar constantes traducciones y validaciones de los documentos presentados o la obligatoriedad de hacer diversos viajes al país de origen de los niños, entre otros muchos condicionantes.

¿Qué países permiten que las parejas homosexuales adopten a un niño?

La adopción por parte de parejas del mismo sexo, a día de hoy, 2019,  es legal en 28 países y también se permite en ciertas zonas de determinadas naciones, como es el caso de Estados Unidos.

Además, en cinco países es legal la co-adopción de los hijos, tanto adoptados como biológicos, de un hombre o mujer por parte de su cónyuge del mismo sexo.

En Europa, los países y territorios que permiten las adopciones homosexuales son España, Andorra, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Finlandia, Islandia, Irlanda, Luxemburgo, Malta, Holanda, Noruega, Nueva Zelanda, Portugal, Suecia, Suiza y Reino Unido.

También es legal en las zonas vinculadas a algunos de estos países que se encuentran fuera del territorio europeo, pero que disfrutan del mismo marco legal.

Por ejemplo, en el caso de Reino Unido, también es legal en las Bermudas, Gibraltar, Isla de Man, las Malvinas, Ascensión, la isla de Santa Helena y otras zonas que tienen una vinculación similar con la mencionada nación.

Asimismo, en el continente americano las adopciones por parte de personas homosexuales son legales en Argentina, Brasil, México, Colombia, Uruguay, Canadá y Estados Unidos aunque se espera que el número de países que lo permiten aumente en un futuro cercano.

Además, hay que tener encuentra que actualmente varios países que no permiten las adopciones homosexuales están considerando la posibilidad de aprobar leyes favorables en este sentido.

Por lo tanto, lo más probable es que el número de países que permiten este tipo de adopciones aumente considerablemente muy pronto.

Países como Estonia, Italia, Eslovenia y Suiza son ejemplo de ello y, en general, las perspectivas son muy favorables para las parejas homosexuales de estos lugares que quieres convertirse en padres adoptivos.

Por desgracia, no podemos dejar de mencionar que también existen países donde se están experimentando reacciones contrarias a esta dinámica.

Rusia es uno de los ejemplos más patentes. Habiendo sido en los últimos años uno de los lugares preferentes para la realización de adopciones internacionales dentro de Europa, su activa política en contra de los derechos de los homosexuales ha alcanzado el ámbito de las adopciones.

Cada vez es más difícil para los homosexuales vivir y, por supuesto adoptar en Rusia y están poniendo muchas trabas en este sentido a las adopciones internacionales hechas pòr parejas del mismo sexo.

Por lo tanto, si estás pensando en realizar una adopción internacional, infórmate de los cambios que ha podido experimentar en este sentido en los últimos años, para no llevarte sorpresas desagradables en medio del proceso.

Elegir una agencia

En España, las adopciones vinculadas a niños que se encuentran bajo la custodia del Estado se debe realizar siempre a través de los mecanismos estatales creados para tal efecto.

Las adopciones de tipo privado o aquellas en las que los padres biológicos eligen a los adoptivos, que son una posibilidad en otros países como Estados Unidos, no son todavía legales aquí.

Sin embargo, si decides realizar una adopción internacional, cambian las reglas del juego. Si ese es tu caso, es recomendable que acudas a una Agencia de Adopción Internacional, también conocidas con las siglas de ECAI (Entidades Colaboradoras en Adopción Internacional).

Suelen ser asociaciones sin ánimo de lucro, aunque tú tendrás que pagar los gastos relacionados con su labor y habitualmente tienen importantes vínculos tanto con tu comunidad autónoma de origen como con las autoridades del país donde quieres realizar la adopción.

En los últimos años, han surgido agencias de adopción internacional privadas que compiten por la atención de los posibles padres adoptantes, pero nosotros te recomendamos que acudas primero a los Servicios Sociales de tu Comunidad Autónoma para que te orienten a este respecto.

Las ECAI suelen ser todavía mucho más comunes que las agencias privadas de atención internacional y están sometidas a un mayor control, por lo que deben ser siempre tu primera opción.

Una vez que llegue el momento de elegir una agencia de adopción internacional, te recomendamos que te informes concienzudamente sobre ellas y te fijes especialmente en si apoyan las adopciones LGBTI+.

Si es posible, pregunta a otros padres adoptivos LGBTI+ sobre su experiencia en este sentido y pídeles referencias. Pregúntales a qué instituciones o ECAI acudieron y cómo fue su experiencia respecto al trato e información que recibieron.

Asimismo, pregúntales si volverían a acudir a ellos si tuvieran que empezar de nuevo, qué les gustaría que les hubieran dicho y si os recomendarían que os fijéis en algo en particular.

Posteriormente, cuando ya hayas elegido una agencia de adopción internacional, sería conveniente que te reunieras con su responsable antes de comprometerte con ellos.

Esta reunión te permitirá ver si conectas bien con la política y el personal de la agencia, así como comprobar de primera mano cuál es su actitud respecto a los padres adoptivos del mismo sexo.

Asimismo, asegúrate de hacerles preguntas directas vinculadas a su experiencia en adopciones homosexuales. Entre otras cuestiones, te proponemos que les hagas las siguientes preguntas:

  • ¿Con cuántas familias LGBTI ha trabajado su agencia?
  • ¿Con qué cantidad de familias LGBTI+ colabora su agencia actualmente?
  • ¿Cuánto tiempo tardan las familias LGBTI+ de media en conseguir adoptar un niño?
  • Si un país presenta restricciones respecto a las adopciones homosexuales, ¿cómo afronta la agencia esta problemática?

Si quieres adoptar un niño de un país en concreto, como puede ser, por ejemplo, China, busca una agencia que tenga experiencia en la realización de adopciones con ese país en particular.

Si no tienes en mente ningún territorio, pide a los responsables de la agencia que te orienten en este sentido. Pregúntales cuáles son, según su experiencia, los países donde es más fácil adoptar para los padres LGBTI+ y cómo los diferentes convenios internacionales abordan esta cuestión.

¿A qué retos se tienen que enfrentar los hijos de familias homosexuales?

Estudios recientes han demostrado que los niños criados por padres gays o lesbianas no son diferentes de aquellos que han crecido bajo los cuidados de parejas heterosexuales.

Aquí puedes ver a dos pequeños hablando sobre sus madres lesbianas:

Si adoptas a un bebé, éste crecerá teniendo dos madres y será algo absolutamente normal para él o ella.

Sin embargo, la situación puede ser algo más difícil de aceptar para un niño algo más mayor, que puede tener ideas preconcebidas y, a menudo, confusas sobre lo que significa la homosexualidad.

Por lo tanto, te recomendamos que busques el apoyo o ayuda de un terapeuta infantil y te informes sobre la mejor forma de abordar esta cuestión mucho antes de que la adopción esté finalizada.

Pero, en todo caso, te recomendamos que no te preocupes mucho por esto. Las parejas heterosexuales y las homosexuales tienen los mismos objetivos en relación a sus hijos adoptivos.

Lo único que quieren es amar y ayudar a crecer a esos niños, así como criarles de la mejor manera que sean capaces.

Por lo tanto, sólo te podemos recomendar que lo hagas lo mejor que puedas. Cometerás errores, pero también lo hacen el resto de los padres. Siempre que demuestres a tu hijo que le quieres, le apoyas y le comprendes, todo irá bien y tanto tu hijo adoptivo como tú os beneficiaréis de ello a largo plazo.

Por supuesto, debes prepararte para algunos momentos difíciles, pero eso les ocurre a todos los padres adoptivos, especialmente si adoptas a un niño más mayor que ha tenido un pasado difícil.

Por lo tanto, que los posibles problemas no te detengan ni te impidan cumplir tu sueño de ser madre adoptiva.

Trucos para afrontar un proceso de adopción LGTB

Sé sincera respecto a tu orientación sexual

Dado que muchos países todavía tienen leyes y prácticas discriminatorias respecto a las familias LGBT, muchas personas se sienten inseguras a la hora de confesar su orientación sexual al principio del proceso de adopción.

Piensan que eso puede disminuir sus opciones de conseguir adoptar un niño, por lo que en ocasiones deciden ocultar esa parte de sí mismos hasta que el proceso ha finalizado o, al menos, se encuentra muy avanzado.

Sin embargo, esto no es una buena política. Más pronto que tarde los responsables del proceso de adopción se enterarán de tu condición sexual, especialmente si vas a realizar una adopción conjunta con tu pareja.

De hecho, tus evaluadores pueden ver esta omisión como un signo de falta de confianza y pueden considerar que les has mentido sobre un aspecto muy importante de tu vida, por lo que mirarán todo lo que les digas con el doble de recelo.

No mientas sobre tu orientación sexual e informa sobre ella a los responsables del proceso lo antes posible de la forma que te parezca mejor.

En todo caso, no deberías tener miedo de que tu orientación sexual vaya a perjudicarte. En España, la orientación sexual de una persona no debe de ser motivo de discriminación en ningún proceso legal, incluido aquel que conlleva una adopción.

Si sientes que tu orientación sexual puede ser problema para las personas que llevan tu caso o para la agencia de adopción internacional que has elegido, solicita un cambio de responsable y/o de agencia.

En todo caso, siempre deberías sentirte cómoda con la forma en la que todos los implicados en tu proceso de adopción actúan respecto a tu orientación sexual.

Sé tú misma durante las entrevistas y las evaluaciones

Durante el proceso, los servicios sociales y, si es el caso, la agencia de adopción internacional elegida, te harán diferentes entrevistas y evaluarán diferentes aspectos de tu vida para ver si eres una persona apta para adoptar un niño.

En términos generales, las autoridades querrán saber si eres una persona que puede proporcionar un entorno estable, seguro y cariñoso a un niño mucho antes de avanzar en el proceso, por lo que las entrevistas y las evaluaciones personales se producirán muy poco después de que empieces a tratar de adoptar un niño.

Es una perspectiva que puede resultar intimidante. Sin duda alguna, desearás con todas tus fuerzas impresionar a los evaluadores y convencerles de que serás una madre excelente, lo que puede llevarte a maquillar, exagerar o incluso esconder algunos aspectos de tu vida.

Sin embargo, es importante que seas tú misma. Trata de hacer hincapié en aquellos aspectos que consideres más positivos sobre tu persona, pero no ocultes aquellos que te puedan parecer negativos.

Nunca ocultes ningún tipo de información importante, porque probablemente más pronto que tarde la terminarán averiguando y el hecho de mentir en estas evaluaciones puede ser considerado como una razón para rechazar tu aplicación directamente.

Actúa si piensas que estás sufriendo algún tipo de discriminación

Si durante cualquier parte del proceso de adopción sientes que estás siendo tratada de forma injusta como consecuencia de tu orientación sexual, ponte en contacto con una organización de defensa de los derechos LGBT+ para conseguir ayuda e información sobre cómo actuar.

Probablemente se te aconseje que busques algún tipo de mediación dentro de la estructura de los servicios sociales para que el proceso que has llevado hasta la fecha no se vea perjudicado.

Asimismo, también se te recomendará que solicites un cambio en el responsable de tu caso o de agencia de adopción internacional que lleva tu proceso, pero esto dependerá mucho de tu situación y del punto del camino en el que te encuentres.

Ponte en contacto con otras familias adoptivas gays y lésbicas

Desde el principio hasta el final, el proceso de adoptar un niño es un camino muy complicado y que puede llegar a destrozarte emocionalmente.

Por ello, los grupos de apoyo compuestos por familias LGBTI+ te pueden proporcionar una ayuda vital a la hora de enfrentarte a este proceso.

Otros padres que ya han pasado por lo mismo que tú pueden proporcionarte todo tipo de información y consejos prácticos, como puede ser cuáles son las mejores agencias de adopción internacional que puedes elegir o darte algunos trucos para dar una mejor impresión en las evaluaciones y entrevistas, así como darte apoyo moral cuando te sientas mal o llena de dudas.

Piensa en lo que puedes esperar de tu comunidad

Adoptar un niño es solo el principio, por lo que necesitas conocer muy bien cuál es el barrio o la comunidad en la que vives y cómo reaccionarán ante la aparición de tu hijo adoptivo.

Intenta descubrir cuáles son los pasos que puedes dar para integrar a tu hijo en la comunidad una vez llegue a tu vida.

Asimismo, infórmate sobre cómo tienes que realizar diferentes gestiones relacionadas con su integración, como matricularle en el colegio, vincularle a diferentes programas públicos, conseguir ayudas familiares, etc.

De la misma forma, si has realizado una adopción internacional, busca asociaciones o grupos que te puedan ayudar a hacer frente a los retos especiales que supone la adopción de un niño de otro país.

En este último caso, si es un niño algo mayor que puede tener problemas con el idioma o con las costumbres de su nuevo país, busca herramientas dentro del sistema estatal o escolar que le puedan ayudar a hacer que su proceso de adaptación sea más sencillo.

Recuerda también que los recursos estatales u oficiales no son tus únicas opciones. También existen ONG’s, grupos especializados sin ánimo de lucro y programas de voluntariado de todo tipo que pueden proporcionarte una ayuda muy valiosa.

¿Cómo preferirías tener un hijo/a con tu chica?

Si pudieras elegir...

¿Cuál es tu experiencia?

Si estás en proceso de adoptar un bebé nos gustaría saber tu experiencia, si te has encontrado problemas con las adpociones internacionales y las parejas homoparentales, cuánto tiempo llevas en el proceso, o si felizmente tienes a tu hijo o hija en casa, cómo está siendo vuestra vida en común.

¡Anímate a comentar!

Fuentes de documentación:

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

2 Respuestas

  1. Yo tengo mi pareja mujer y tenemos un hijo cada una, pero me encantaría tener un hijo que sea de las dos, que tenga mi apellido.

    Me encantaría adoptar o que se hiciera una inseminación, ¿qué puedo hacer para adoptar?.

    • Hola Adriana,

      Es estupendo que tengáis ese deseo. Respecto a tu pregunta, en este artículo sobre adopciones por parejas lesbianas he plasmado todo lo que conozco, así que mi consejo es que te informes de la regulación específica de tu país, puesto que es un proceso muy influido por las leyes locales.

      Es lo mejor que te puedo decir, que te informes con el departamento de servicios sociales, protección del menor, o incluso un abogado especializado allí donde queréis formar familia.

      Espero que vaya bien 🙂

      un abrazo.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.