Blog > Familia

Guía para compraros vuestra primera casa juntas

¿Estáis pensando compraros vuestra primera casa juntas? Te ofrecemos una guía para que lo logres. Luego de leerla, te darás cuenta de que con un poco de organización y voluntad podréis hacer vuestro sueño una realidad.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Forma parte de la primera comunidad hispana totalmente privada y exclusiva para lesbianas y bisexuales de más de 30 años, donde el objetivo no es ligar sino encontrar apoyo, comprensión y la fuerza imparable de un grupo unido que se ayuda y se impulsa entre sí.

Quiero entrar en la Comunidad

Si estás considerando la posibilidad de compraros vuestra primera casa juntas hay un par de cosas que querrás evaluar antes.

Adquirir una casa implica tomar algunas decisiones. Por ejemplo, la zona donde se quiere la casa, el  estilo de vida que se quiere compartir en ese espacio propio. 

También tendréis que decidir sobre detalles, aparentemente, insignificantes. Así como el suelo que tendrá tu futura casa, la cantidad de ventanas o el tamaño del techo. 

Todos estos aspectos tendrás que evaluarlos con paciencia y dedicación. En la actualidad es común que una pareja viva junta por un tiempo, mucho antes de formalizar su relación.

Adquirir una vivienda implica establecer premisas y acuerdos claros en la pareja. Por eso, no es fundamental que estéis casadas o no. Sin embargo, presta cuidado a los asuntos legales en los que os involucréis.

¿Cuál será el color de las paredes de las habitaciones de los hijos? ¿Tendremos habitaciones de estudio o de huéspedes? Por otro lado, también es ineludible discutir cuestiones económicas y legales implicadas en la compra de un inmueble.

Sigue leyendo que en esta guía te ofreceremos todos los detalles que necesitarás para que todo salga bien.

¿Es más difícil comprar una casa como pareja de lesbianas?

Depende del lugar donde estéis pensando en compraros vuestra primera casa juntas, tendréis más o menos facilidad para hacerlo. Así como también depende de vuestra situación legal. Si estáis casadas podría ser mucho más sencillo.

Sin embargo, si no estáis casadas no es una misión imposible. Pero sí tendréis que asesoraros en asuntos legales aplicables en vuestro país sobre las compras de inmuebles en comunidad.

Por eso, te recomendamos evaluar cuál es la mejor manera de hacer las hipotecas y la compra. Así como también prever asuntos legales por ser dos mujeres. 

Trata de cubrir todos los detalles en los papeles. De esta manera lograrán protegerse a ambas. Consideren casos como la separación, el divorcio o algún otro hecho fortuito.

Las leyes en distintos países son distintas sobre el reconocimiento legal de las uniones lésbicas. Aprende más sobre el matrimonio igualitario en tu país.

Por encima de todo esto, lo más importante es que si queréis compraros vuestra primera casa juntas vayan a por ello. Con un poco de organización podréis tener el sitio de vuestros sueños.

¿Alquilar o comprar?

Vivir alquiladas tiene sus ventajas. Entre ellas, no tenéis responsabilidades directas en el apartamento o casa donde vivimos. Así que podéis mudarnos con facilidad si nuestros vecinos son ruidosos o desagradables, o sencillamente porque nos provoca cambiar de ciudad.

Sin embargo, compraros vuestra primera casa juntas trae también cosas positivas. Por ejemplo, a nivel económico, no tendréis que preocuparos por contratos o arriendos. 

Por otro lado, a nivel psicológico te ofrece seguridad y tranquilidad. Ya que al asegurarnos un espacio estable y propio para nuestro hogar. 

Esto cuenta para personas solas pero las ventajas aumentan para las que viven en parejas.

Considera las razones, los pros y contras

Si no están seguras de adquirir una vivienda podéis hacer una lista de pros y contras entre alquilar o comprar. Esto ayudará a considerar cuáles son sus expectativas en relación con la propiedad de una casa. 

Así podréis evaluar si verdaderamente es importante para vosotras en el momento compraros vuestra primera casa juntas.  Algunas preguntas que podéis usar en este periodo son las siguientes.

  • ¿Cuáles son en realidad las razones para comprar?
  • ¿Estaría mejor si continuáis alquiladas? 
  • ¿Os gusta la idea de adquirir la vivienda con otra persona?
  • ¿Cómo es la relación entre vosotras?
  • ¿Os veis con esa persona en un futuro largo?
  • ¿Esta relación da para unirnos económicamente en una relación larga?
  • ¿Y si la relación no dura (divorcio, muerte, mudanza) cómo protegéis vuestra inversión?

Establece claramente el presupuesto

La ventaja de comprar en pareja es que contamos con el dinero y la posibilidad del crédito de las dos. Ya que puede hacer más llevadero el gasto mensual de la hipoteca de la casa.

Hay que analizar las finanzas de la pareja. Por ejemplo, cuáles son los ingresos, las deudas, los gastos mensuales y así proyectar de manera realista qué tipo de propiedad se puede comprar.

No se puede olvidar que la compra de una casa siempre implica gastos adicionales. Como agente inmobiliario (si se utiliza), impuestos, solicitud de crédito, reparaciones y mantenimiento, gasto en seguros, evaluación de la casa, etc. 

Comunidad Privada de Lesbosfera

Para mujeres de más de 30 años.

Forma parte de un grupo de mujeres unido con el que hablar y compartir experiencias, que se ayuda y se impulsa entre sí, donde el objetivo no es ligar sino hacer amistades de cualquier parte del mundo.

Quiero entrar en la Comunidad

Siempre hay gastos que podemos considerar extras pero que siempre van de manera intrínseca en este tipo de transacciones. 

Debéis investigar si existe en nuestro país programas de asistencia para jóvenes y/o personas que compran casa por primera vez.

Toma la decisión de compraros vuestra primera casa juntas

Si tú y tu pareja lesbiana decidís adquirir una vivienda tenéis que evaluar numerosos asuntos. Lo más importante es tomar la determinación.

Decidir comprar casa en pareja pone a prueba vuestra relación. Hay que hablarlo larga y tendidamente. Aunque muchas personas han tomado esta decisión en un santiamén, como en un arrebato, y les ha ido bien. Es mejor tomarse el tiempo necesario.

En cualquier caso, no debemos apresurarnos a pensar que comprar una casa como pareja es algo fácil y sencillo.

Tampoco hay que abrumarse, pero sí asumir que hay un montón de papeleo, trámites que hay que hacer. Así como decisiones que tomar, cuestiones legales, y bastante dinero involucrado.

Del sueño a la realidad

Si decidís compraros vuestra primera casa juntas como pareja lesbiana, en un principio vais a sentir que es una tarea enorme o inabarcable. Si tienes amigos o familiares que os puedan compartir su experiencia, aprovechadlo. Aunque todas las circunstancias son distintas, esto os puede dar un panorama.

Podéis recortar imágenes e información de periódicos y revistas (reales y virtuales). Así como también explorar en internet casas de ensueños en ventas, hacer citas, visitar casas y… Os vais a tropezar con la dura realidad. 

Tenéis que prepararos para que las casas ni se acerquen a las preciosas imágenes que vieron por internet. O que tengan problemas en las tuberías, el vecindario sea un desastre. Incluso los suelos o techos viejos. 

Podéis volver a casa a sacar de nuevo las cuentas porque los precios y las posibilidades de pagar son incongruentes. O los trámites bancarios y legales parecen imposibles.

No os desaniméis. Tomad el tiempo para conseguir algo que se adecúe a vuestras posibilidades. La mejor relación entre lo que soñáis y lo que podéis costear. 

La primera reacción es abandonar la idea. Sin embargo, no os desilusiones, hay algunos secretos que podemos conocer sobre la compra de una vivienda.

Prepárate para compraros vuestra primera casa juntas

En esta guía para compraros vuestra primera casa juntas encontraréis los aspectos relevantes para prepararte. Sin embargo, te adelantemos cuál es el secreto al decidir comprar una casa.

En primer lugar, convencerse de que se quiere comprar una casa propia en pareja. Así como también asumir que no es una empresa sencilla y conocer sus complicaciones.

Tercero, elaborar algunas listas (de necesidades para mudarse, de tareas, etc.) que nos ayuden a aclarar nuestras prioridades y expectativas.

Cuarto, hay que considerar que en estas listas las parejas en un primer momento no se van a poder de acuerdo. Es decir, hay que establecer qué cosas son prioritarias y cuáles son las más importantes. De hecho, hay que negociar y en los casos difíciles llegar a un acuerdo o término medio.

Por último, establecer claramente las responsabilidades económicas y financieras que cada uno de la pareja va asumir en el proyecto.

Contrata con un agente inmobiliario

Si resuelves trabajar con una agente de bienes raíces os tendréis que reunir con él y compartir la información necesaria. Algunos de los aspectos pueden ser los siguientes. 

  • La cantidad de vuestro presupuesto. 
  • El tipo de vecindario buscáis.
  • La ubicación que necesitáis.
  • Las cosas o servicios que no le deben faltar a vuestra vivienda.
  • Por otro lado, las cosas que te gustarían que tuviera pero no son obligatorias.

Él ofrecerá algunos consejos y dirá si vuestras expectativas son reales. Os dará listas, os hará recomendaciones de casas para visitar y, por supuesto, os hará reservaciones para visitar otras. 

Si os decidís por alguna casa, vuestro agente se encargará de ofertar y tratar directamente con el otro agente inmobiliario o el dueño de la casa.

Aunque no es su función principal, un agente puede encargarse de algunas cuestiones prácticas relacionadas con la casa, asesoramiento para reparaciones, servicios, etc. 

Así como también los asuntos legales a través de abogados recomendados por ellos. Todo dependerá del tipo de agente que contrates y las funciones que le delegues.

Busca casa sin agente de propiedades inmuebles

Las parejas de mujeres lesbianas o bisexuales tenemos que tomar en cuenta que será necesario trabajar con personas que no tengan actitudes discriminatorias. Esto os asegurará que estáis en manos de alguien que os comprende y ayudará. 

Por eso, al momento de contratar un agente inmobiliario esto es importante. Tal vez, el que encontréis ni siquiera conozca vecindarios amigables con las mujeres lesbianas o maneje ideas erróneas y estereotipadas acerca de nuestra comunidad. 

Sin embargo, la primera pregunta que podéis haceros es ¿Realmente necesitamos un agente de bienes raíces?

Para dar respuesta a esto, considera las siguientes preguntas.

  • ¿Cuánto queremos gastar?
  • ¿Cuánto tiempo tenemos disponible? 
  • ¿Si nos sentimos capaces de llevar a cabo todo el trabajo que implica la compra de nuestra casa?

El agente inmobiliario se lleva una parte del costo de la venta. Si lo contratamos debemos evaluar cuánto es el costo, si lo podemos pagar y si vale la pena. 

Aunque un agente inmobiliario conoce bien cómo se maneja el medio. Así que sabrá cómo llevar a cabo todo el proceso.

Será vuestra decisión si lo hacéis solas o si trabajáis con un agente.

¿Dónde buscar casas?

Usa internet

Estamos en la era de Internet. Por eso, las páginas y portales dedicados a la actividad inmobiliaria son innumerables. Tienes la posibilidad de consultar, observar e incluso conseguir información sin moverte de tu casa u oficina. Esta es una para informarte acerca de las propiedades a las que podrías optar.

Algunas páginas que te pueden ayudar son las siguientes:

En cualquier país donde te encuentres, seguro existen inmobiliarias que cuentan con páginas web y portales especializados. 

A través de los que obtendrás todo lo que tiene que ver con las ventas y compras de casas. Cuentan con buscadores, catálogos, etc. y algunos hacen el papel del agente inmobiliario. 

Esta es una opción con la que cuentas para recabar información acerca de la casa que buscas. Además para contactar a los vendedores o agentes inmobiliarios.

A veces incluyen todos los servicios: agente inmobiliario, abogados, peritos, contratistas, etc. El uso de estos servicios dependerá de cuánto puedas pagar por estos servicios. Incluso a tu disposición a llevar a cabo esta empresa solo con tu pareja o con ayuda externa.

En la actualidad, Internet nos ofrece innumerables posibilidades para ver casas en venta. Sin embargo, ver las casas en vivo y directo es una tarea insustituible

Visita casas en venta

Una de ellas son las llamadas “Casas abiertas”, en algunos países son muy comunes, en España, por ejemplo, no tanto.

Estas son reuniones organizadas por agentes inmobiliarios que intentan vender una propiedad. Así que, se anuncian por periódico, por internet y de boca en boca. 

El acceso, normalmente, es gratuito. Si el propietario no se encuentra en la casa y a los posibles compradores, se le permite tocar e inspeccionar toda la casa. Por ejemplo, podrás revisar armarios, grifos, gabinetes, habitaciones, etc.

No te limites a los clasificados

Buscar casas que comprar por periódico o revistas está casi pasado de moda. En otra época la información por este medio era numerosa pero eso ha cambiado. 

Por supuesto, eso depende del país en el que vivas. En cualquier caso, la información que se ofrece por estos medios es escasa e igual tienes que conocer la vivienda que ofrecen.

Tómate el tiempo necesario para escoger

Cuando estéis viendo una casa, debéis tomaros el tiempo necesario para cada casa. No te dejes asombrar por los colores de las paredes o por los ventanales. 

No expreses abiertamente tu gusto o interés por la casa. Es mejor que lo hables con tu pareja después, no frente al agente inmobiliario o el intermediario.

Recuerda que este será vuestro hogar durante muchos años. Debes hacer todas las preguntas que tengas acerca de la casa. No te contengas es tu oportunidad de conocer realmente lo que podría ser tu propiedad.

Tienes que mirar muchas casas, tantas como puedas. No importa que pueda ser fastidioso, angustiante y pesado. Por ello esta fase debe repartirse entre vosotras.

Es necesario que tomes notas y, en lo posible, fotos y videos de cada una de las casas para ordenar y aprovechar la información.

Cuando se vive en un país con inflación o en economías con crisis a veces estas visitas deben hacerse con la mayor rapidez posible, porque los precios pueden aumentar rápidamente.

Revisa la estructura de la casa con detenimiento

Debes comparar la propiedad que intentas adquirir con la casa ideal que tienes en tu mente. Es decir, esto implica revisar la estructura real de la casa con minuciosidad:

  • Abre los grifos del agua para probar la presión del agua y el calentador. 
  • Echa agua en los inodoros para ver cómo es la presión.
  • Abre ventanas y puertas para ver cómo se abren y cierran, si se trancan o se ajustan correctamente.
  • Enciende y apaga la luz para probar el sistema eléctrico.
  • Fíjate en el tipo de calefacción (gas, electricidad, etc.) que usa la casa, lo cual puede afectar sus gastos de servicios.

Si encuentras una casa que te gusta y que llena los requisitos que has establecido, visita el vecindario, date una vuelta y conoce sus alrededores. Si es posible conoce a los vecinos y observa la calle.

  • Si la casa es una construcción nueva trata de informarte del tipo de construcción, el tipo de materiales utilizados, etc. Las licencias o permisos necesarios (de construcción, primera ocupación, de la comunidad, etc.). Y verificar si está terminado y si no certificados que consten la fecha de entrega.

Pasos para después de elegir la casa

Luego de seleccionar la casa debemos conocer la situación legal de lo que estamos comprando. Es decir, revisar los Registros de Propiedad o Catastro para verificar si la propiedad está libre de cualquier carga financiera u otro problema de propiedad. Como por ejemplo,  sometida a algún tipo de herencia, etc.

Así como también establecer el precio a pagar. El precio de la vivienda, por supuesto, se estable por los dueños pero hay que realizar una exploración para conocer los precios del mercado.

Por ejemplo, saber el valor real y la oferta final que se pueda ofrecer a los vendedores, después de negociar.

Evaluación de la casa

Esto es distinto al primer proceso donde visitamos la casa, la exploramos y valoramos su precio para hacer una oferta. O para verificar el precio que nos ofrecía el vendedor.

Existe un precio real de la casa que se obtiene con una evaluación o peritaje que la realiza una persona distinta al agente inmobiliario. De hecho, esto lo hace un tasador, independiente del comprador y vendedor, quien comunica a las dos partes sobre el valor de la casa.

Esta evaluación, también, es una estimación para el prestamista o el banco que está otorgando una hipoteca por la casa. Ya que la evaluación puede tener alguna influencia en su decisión final. 

Esto, necesariamente, no va a cambiar el precio que el vendedor haya fijado por la propiedad. La evaluación implica un costo que lo paga el comprador, o sea vosotras.

Contrata un abogado de bienes raíces

El abogado en este tipo de transacciones es en algunos países imposible de obviar. Lo necesitas para poder llevar a cabo el proceso legal de venta y compra.

El abogado se puede recomendar por la institución prestamista o banco. A veces funcionan como asesores en la compra pero su papel es fundamentalmente legal.

El abogado inmobiliario ayudará en el papeleo, responde preguntas y dudas legales. También cuida que el título de propiedad esté en buena situación y velará porque todo vaya bien en el cierre final del contrato de compra

Un abogado es una garantía en este tipo de transacciones financieras donde se maneja una buena cantidad de dinero. Claro siempre que escojamos a uno bueno y confiable. 

Contar con un buen abogado garantiza la satisfacción y protección de los derechos de todas las partes.

Financiamiento o crédito a elegir

El mejor de los tipos de financiamientos para comprar una casa es el crédito hipotecario. Porque contando con una cuota inicial nos da la posibilidad de préstamos a largo plazo. Incluso en muchos casos con intereses fijos, cómodos, en un principio menores pero flexibles para el comprador.

Hay que ocupar el tiempo necesario para evaluar las opciones que ofrecen las distintas entidades financieras. Hay que comparar alternativas y todas las perspectivas que presenten. Incluso los plazos para pagar, los tipos de tasas de interés, los diversos requisitos que exigen, etc.

Antes de tomar cualquier decisión es importante tener claros los términos y las condiciones del crédito (fechas, pagos especiales, seguro, etc.). De esta manera, no recibireis ninguna “sorpresa” por descuido o falta de atención.

Firma de una carta compromiso o contrato de arras

Frecuentemente para asegurar la operación que habéis elegido comprar, se firma entre el vendedor y el comprador una especie de precontrato. De hecho, consiste en comprometer a las dos partes a llevar a cabo el acuerdo dentro de un período determinado.

Se fija un adelanto, de alrededor del 10 % del costo total de la casa, que pagará el comprador. Y, también, se establece un costo de penalización para cualquiera de las dos partes. En el caso que no quieran o no lleguen a cumplir el acuerdo.

El porcentaje de la pena se negocia. Por ejemplo, el comprador pierde el 10% dado y el vendedor si incumple pagaría el doble.

Firma y entrega de llaves

Al término feliz de todo este proceso les espera a la pareja la notaría donde firmarán y obtendrán los documentos de su nueva casa. 

No hay que olvidar que este proceso final siempre implica unos costos (gastos de cierre). De hecho, muchos van por cuenta del comprador y ya desde muy temprano se estiman

Por último, queda la entrega de las llaves que finalmente haréis de manera concreta y real dueñas de su nueva casa.

Hay que recoger y guardar bien todos los documentos de la operación. Ya que se usan luego para cambiar de titularidad los suministros de agua, gas, luz, etc.

Aunque parece ardua, si se hace tomando estas recomendaciones, lograrás como pareja llevar a cabo una tarea ineludible y necesaria que será decisiva para buena parte de vuestras vidas.

Así habréis logrado compraros vuestra primera casa juntas.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Primera comunidad hispana totalmente privada y exclusiva para mujeres LGBT mayores de 30 años, centrada en hacer amistades de cualquier parte del mundo.

Quiero entrar en la Comunidad

Deja una respuesta