fbpx
  • 2

Como explicarle a tus hijos que tienen dos madres

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…

Resumen: Tienes una familia preciosa y sana como cualquier otra, no dejes que los demás pongan eso en duda y menos aún frente a tus hijos. Te guiamos para preparar a tu familia ante las dudas que podáis tener vosotros o los demás.

La diversidad es lo que hace que el mundo sea único e interesante. Pero, para un niño, ser diferente puede resultar incómodo e, incluso, aterrador.

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos, pero en un mundo en el que las parejas lesbianas y las familias alternativas todavía son víctimas de críticas y persecución, ¿cómo puedes enseñar a tus hijos a enorgullecerse de aquello que les hace diferentes y a celebrar que todas las familias son únicas a su manera?.

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: con sinceridad y cariño.

Pero, aunque esto es cierto, quizá necesites algo más de ayuda. Para proporcionártela, en el siguiente post vamos a tratar algunos problemas a los que se enfrentan los padres que salen del armario ante sus hijos y las formas en las que los niños pueden lidiar con el hecho de que sus madres son lesbianas.

Adapta tu vocabulario a su edad y a su desarrollo

Los niños empiezan a descubrir, explorar y disfrutar del mundo que les rodea desde el mismo momento que nacen. Pero, aunque tu pequeño está muy vinculado al mundo que le rodea incluso antes de poder caminar, esto no significa que esté comparando vuestra familia con la del resto de la gente desde el principio.

Antes de cumplir los tres años, la mayoría de los niños están satisfechos si se sienten queridos, apoyados, alimentados y cuidados. No tienen más preocupaciones.

Tu hijo formará un vínculo especial durante esta etapa con todas aquellas personas que le den amor, cariño y diversión, independientemente de los lazos sanguíneos que les unan.

Estas personas pueden ser, aparte de ti, tu pareja, sus hermanos o hermanas, abuelos, padrinos, tíos y tías, etc. La lista puede ser interminable.

Sin embargo, cuando tu hijo llega a la mágica edad escolar, aproximadamente a los tres años, las preguntas comenzarán a aparecer, principalmente por dos razones diferentes:

  • En primer lugar, tu niño ya no es un bebé y ya no se siente satisfecho únicamente con las cosas más simples de la vida. Ahora quiere saber por qué pasan las cosas.
  • En segundo lugar, debes tener en cuenta que a los tres años tu hijo probablemente empezará el colegio. Bueno, en realidad, empezará a ir a preescolar o incluso a cursos avanzados de la guardería. Pero la clave se encuentra en que se verá expuesto a muchas otras familias diferentes, por lo que es probable que empiece a hacerse preguntas. No solo se preguntará por qué tiene dos madres, mientras que sus amigos tienen una madre y un padre, sino que también le surgirán dudas sobre las distintas etnias, razas, religiones, fiestas y sobre las personas que hablan lenguas diferentes a las suyas, entre otros aspectos.

Estas preguntas surgirán más de una vez y aparecerán de vez en cuando, con diversas variantes, a medida que se hace mayor.

Su formulación cambiará a medida que se haga mayor, como también deben hacerlo tus respuestas y cada vez entrarán en juego más hechos e informaciones.

Tu hijo puede hacerte preguntas muy específicas sobre por qué los padres de un compañero están divorciados o por qué un abuelo está criando a otro de sus amigos. Y, antes de que te des cuenta, tu hijo empezará a preguntarse sobre otras circunstancias de la vida.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Lo más importante que debes recordar es que tienes que hacer que tu hijo se sienta especial y querido pase lo que pase e independientemente de la conversación o las preguntas que tenga o de dónde procedan.

Amor y risas

Cuando tu hijo llegue a esa etapa en la que empieza a hacer preguntas, no las evites.

Respóndelas de la manera más comprensiva y exacta que puedas e intenta hacerle comprender que la diversidad es buena

Por ejemplo, puedes decirle cosas tales como: “Las familias son diferentes. Algunas familias están compuestas por una mamá, un papá y sus hijos, mientras que otras tienen una mamá, una abuela y unos niños. Unos niños tienen únicamente una mamá o un papá, y otros viven con sus tíos o tías. Nuestra familia está compuesta por dos mamás.

¿No te parece genial? Todos nos queremos y tenemos a alguien que se preocupa por nosotros”.

Anima a tu hijo a decirte algo que le gusta sobre vuestra familia y habla con él sobre los recuerdos divertidos que compartís.

Asegúrate de terminar la conversación con risas y buenas vibraciones.

De esta manera, cuando la pregunta vuelva a resurgir, tu hijo recordará que todas las familias son especiales y que quiere a la suya.

¿Cómo llaman vuestros hijos a cada una de sus madres lesbianas?

Una cosa importante de la que no se suele hablar al tratar sobre la maternidad en parejas del mismo sexo es cómo deben llamar los hijos a cada una de sus madres.

Como muchas otras madres, puedes empezar eligiendo el nombre que te gustaría que utilizaran y repetirlo delante de tus hijos desde que son bebés, de la misma manera que los padres heterosexuales hacen con sus niños cuando quieren que les llamen mamá y papá.

Es el mismo caso. A esa edad, tu hijo no va a saber cuál es la diferencia entre un caso y otro.

Pero la verdad es que, al final, no importa cómo te llames a ti misma, será el bebé quien elija cómo va a llamarte. Por lo tanto, no le des demasiada importancia a la palabra que utilice para llamarte.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que debes indicar a tus familiares, tus amigos y a los responsables del colegio o guardería de tu hijo cuál es el nombre por el que tu hijo ha decidido llamaros a cada una de las dos.

De esta manera, todo el mundo será consciente de ello y se evitarán errores o situaciones incómodas.

Cómo explicar las familias del mismo sexo a otros niños

Si formas parte de una pareja lesbiana con hijos, tus niños pueden tener amigos que no hayan tenido ningún contacto previo con familias que no se adaptan a los cánones establecidos.

Es muy normal que otro niño le pregunte a tu hijo por qué tiene dos mamás. Todos los niños sienten curiosidad por aquello que es diferente a lo que conocen.

Por lo tanto, ayuda a tus hijos a sentirse cómodos explicando su vida familiar a los demás.

Asegúrate de que tus hijos conocen la historia de vuestra familia y que pueden explicarla en términos simples y directos.

De esta forma, si sienten la necesidad de explicar la historia de vuestra familia a otras personas, pueden hacerlo fácilmente.

Prevenir el bullying

No importa lo mucho que intentes evitarlo. Es muy probable que llegue un momento en la vida de tu hijo en el que sea objeto de burlas o acoso como consecuencia de la familia que tiene.

Los niños son así, si no es que tiene dos madres, es que tiene granos, lleva gafas o se mancha al comer la merienda. Habrá un motivo por el que el bullying pueda ocurrir.

Lo mejor que puedes hacer es prepararlo para ese momento teniendo de antemano un plan de acción:

  • En primer lugar, desde el momento en el que tus hijos son pequeños, recuérdales que no daña quien quiere, sino quien puede y que si tú no permites que sus palabras te afecten, quitarás a los abusones todo el poder que creen tener.
  • Enséñales a ser amables con los demás, a utilizar palabras cariñosas y a acudir a ti inmediatamente si alguien ha intentado hacerles daño, con sus palabras o con sus actos.
  • Es importante que les animes a ser sinceros contigo desde que son muy pequeños, para que no piensen nunca que deben ocultar sus sentimientos y que su represión pueda provocar que se porten mal o que evolucionen hacia comportamientos autodestructivos.
  • Si llega el momento y sufren bullying, también es importante que te enfrentes a la situación con amor.
  • Empatiza con tus hijos y con sus sentimientos y recuérdales cuáles son vuestros valores familiares.
  • Después, comienza un debate positivo dentro de tu comunidad sobre la necesidad de tolerancia y de aceptar a los que son diferentes, incluso cuando el rechazo procede de tus propios familiares.
  • Evita mostrar o tener sentimientos negativos tales como la ira, la tristeza o la soledad cuando hables con tus hijos. Simplemente, habla con ellos, haz que se sientan queridos y recuérdales que se deben centrar en el amor que une a vuestra familia.

En resumen, todos los padres quieren proteger a sus hijos y la mejor forma de hacerlo es queriéndoles, siendo un buen ejemplo para ellos y siendo abiertos sobre todo tipo de temas.

Por lo tanto, siempre que muestres hacia ellos un comportamiento sincero, cariñoso y apropiado para su edad, podrás hacer frente a cualquier cosa que pase, independientemente del reto que pueda suponer para vosotros.

Normalízalo

Tus hijos tratarán la información que reciban de la misma manera que lo hagáis tu pareja y tú.

Por lo tanto, si quieres que se sientan cómodos respondiendo preguntas sobre sus madres lesbianas, debes asegurarte de que tú también te sientes confortable haciéndolas frente.

Aunque te preocupe lo que puedan pensar los demás, es importante que seas clara y directa respecto a la naturaleza de tu familia cuando se la expliques a tus hijos y cuando hables sobre ella con otras personas delante de ellos.

No envíes a tus hijos mensajes confusos. No hay nada de lo que avergonzarse. Haz que ellos también lo vean como algo natural y la mejor forma para conseguirlo es que te centres en las similitudes que comparten todas las familias, en vez de hacer énfasis en las diferencias.

No te pongas a la defensiva

No importa lo abierta que sea tu ciudad. Lo más normal es que otros niños sientan curiosidad por el hecho de que uno de sus compañeros de clase tiene dos madres, porque se aleja de lo que ellos perciben como normal.

Es importante que te des cuenta de que si otros niños hacen preguntas a tus hijos al respecto, esto no significa que se estén metiendose con ellos o se estén burlando del hecho de que tienen dos madres.

Muchas veces, los otros niños simplemente sentirán curiosidad y tendrán preguntas al respecto. Algunos niños tendrán curiosidad porque están viendo por primera vez una estructura familiar que es muy diferente a la suya.

Por ello, aunque tu primer impulso sea ponerte a la defensiva, no es siempre necesario, ni conveniente, hacerlo.

Enfoca las diferencias que presenta tu familia respecto a las demás como tratarías cualquier otro asunto: hablando al respecto y aclarando los puntos que consideres necesarios.

Te aconsejo que pongas ejemplos vinculados a otros tipos de familias y aclara que está bien ser diferente, haciendo énfasis en el hecho de que existen todo tipo de familias y que todas ellas son perfectamente válidas.

Preguntas que pueden hacerte tus hijos u otros niños

Las preguntas principales que te harán tus hijos cambiarán con el paso de los años. Un niño de tres años no tiene las mismas dudas que uno de diez o un preadolescente de doce.

Si tus hijos se encuentran en primaria, ni ellos ni sus amigos tendrán en cuenta el componente sexual a la hora de pensar en la relación que mantienen sus madres.

Por lo tanto, cuando sus amigos pregunten cosas sobre sus madres lesbianas, éstas no tendrán nada que ver con el sexo. Se centrarán en el amor.

Así pues, la única respuesta que tus hijos necesitan dar es que sus madres son sus madres porque se quieren la una a la otra y le quieren a él.

Sin embargo, existen muchas preguntas que otros niños (o, incluso, algún adulto impertinente) pueden hacer a tus hijos, por lo que necesitas prepararles para contestar cualquier tipo de cuestión que pueda surgir, sin importar lo loca o inapropiada que pueda parecer.

A continuación te presentamos algunos ejemplos con las respuestas que te sugerimos, pero es posible que encuentres alguna respuesta mejor.

¿Estáis casadas de verdad?

Pese a que estamos en pleno siglo XXI, la mayoría de los niños siguen asociando el matrimonio a la estructura familiar.

Si tu pareja y tú estáis casadas, siempre puedes responder a esta pregunta con una rotunda afirmación y pasar página.

Pero te recomendamos que no te centres en la idea de matrimonio en sí, sino que expliques que la idea de familia no se basa en un papel firmado, sino que tiene raíces mucho más profundas.

Por ejemplo, puedes contestar algo como lo siguiente: “Si miras a nuestra familia, podemos parecer diferentes. Pero te prometo que somos muy parecidos a la mayoría de las familias. Trabajamos, nuestros hijos van al colegio, pasamos muchos fines de semana en familia y tratamos de asegurarnos de que nuestros hijos se convierten en buenas personas”.

¿De dónde vengo?

Si tu hijo te hace esta pregunta, la respuesta que debes dar dependerá en buena medida de la edad que tenga y de vuestro caso en particular.

Explica el proceso reproductivo usando unas palabras que puedan comprender, señalando cómo funciona todo desde el punto de vista biológico. Si tu hijo es adoptado, utilizaste un vientre de alquiler o recurriste a un donante anónimo de esperma, añade estos elementos a tu explicación de la mejor forma que puedas.

Empieza diciendo que muchas familias tienen problemas reproductivos y que usan muchos tratamientos diferentes para tener hijos. Los detalles dependerán de la edad de tu hijo y, como hemos dicho, dependerán también de vuestros casos particulares.

Trata de responder a sus preguntas de la mejor forma que puedas y nunca les ocultes la realidad de su origen y situación.

¿Quién es su verdadera madre?

Aunque tu primera reacción puede ser mandar a freír espárragos a la persona que haya hecho esa pregunta, trata de mantener la calma. Tu hijo no debería ser testigo de tal reacción ni debería sentir tu enfado.

Tanto si tu hijo te ha hecho esta pregunta como si esta procede de otro niño, explica que tanto tu pareja como tú sois sus mamás de verdad.

Dependiendo de la edad de tu hijo, puedes explicarle cuál es su madre biológica, pero debes hacer énfasis en el hecho de que ambas sois las madres, porque le queréis, le cuidáis y os preocupáis por él.

Hazle entender que el amor que le tenéis es más importante que cualquier factor biológico y que es ese amor, por encima de cualquier otra consideración, la que os convierte a ambas en sus verdaderas madres.

En el caso de que hayas utilizado un vientre de alquiler, un donante de esperma o si tus hijos son adoptados, necesitarás añadir más información a tu respuesta cuando surja esta cuestión.

Aunque el resto del mundo no tiene por qué saber los detalles, sí que pueden resultar muy importantes para tu hijo y debe tener toda la información que pueda desde un principio.

Esto es especialmente importante si no sabes quiénes son los padres biológicos, como es el caso de los niños adoptados o en el de las parejas que han utilizado donantes de semen y/o óvulos.

Aquellas personas que no saben quiénes son sus padres biológicos serán preguntados constantemente por diferentes personas sobre cómo se sienten al respecto, si quieren conocerlos algún día o si saben algo sobre ellos.

Tu hijo puede pasar mucho tiempo pensando sobre este tipo de preguntas y quizá quiera hablar al respecto, por lo que te recomendamos que seas sincera y les digas la verdad.

En todo caso, independientemente de cómo vaya la conversación y de los datos que tengas, asegúrate de hacerles saber siempre que les quieres y que vosotras sois sus verdaderas madres.

¿Quién es el padre y quién la madre?

Es extraño cuando a una pareja de lesbianas se les pregunta quién es la madre y quién el padre. En realidad, lo cierto es que es insultante, pero así es la gente.

Por lo tanto, si alguien te pregunta esto, intenta mantener la calma y explicar que ambas sois la madre y el padre. Que ambas trabajáis o no, dependiendo de la situación, y que os repartís las responsabilidades en lo que respecta a la crianza de vuestros hijos.

¿No crees que necesita un buen modelo masculino a imitar?

Cuando alguien te pregunte quién va a ser su figura paterna o si deberían tener un buen modelo masculino a imitar, simplemente puedes decir que crees que tus hijos simplemente necesitan buenos modelos a imitar, independientemente de su sexo. Punto.

En primer lugar, tener un padre no significa necesariamente que un niño tiene un buen modelo masculino a imitar. Todos conocemos padres que no deberían ser ejemplo de nadie.

Pero el hecho de que tus hijos no tengan una figura paterna masculina definida no significa que no tengan contacto habitual con hombres adultos que pueden tener una influencia beneficiosa sobre ellos.

De hecho, puedes decir que tus hijos tienen muchos hombres maravillosos en sus vidas, como son tus amigos y tus familiares, por lo que tus hijos pueden acudir a ellos si lo creen necesario a medida que crezcan.

Sabemos que nunca es fácil para los padres explicar cosas de vital importancia a sus hijos. Y es aún más difícil en el caso de parejas lesbianas que necesitan hacerles sentir seguros, queridos y orgullosos de su familia y de su origen, por lo que esperamos que te hayamos podido proporcionar algo de ayuda a este respecto.

¿Cómo es vuestra familia?

Cada familia se educa y organiza de una manera diferente y todas pueden ser enriquecedoras. Si tienes una familia homoparental, nos encantaría que escribieras un comentario contando cómo sois y qué tal es la relación con vuestro entorno.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Un momento, compañera, estoy creando los contenidos de Lesbosfera para 2020.

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

2 Respuestas

  1. Sonia herber

    Hola,

    Soy Sonia, yo y mi mujer adoptamos 3 niños y ahora buscamos ser madres biológicas pero que mi mujer sea mama gestante y yo mama biológica. ¿eso lo hacen?

Deja un comentario

Ten paciencia cuando escribas, tardo unos días en revisar los comentarios antes de publicarlos.


¿Por qué no se publican inmediantamente?

Porque cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.