fbpx

¿Cómo es estar presa y ser lesbiana en Colombia? La historia de Marta Álvarez

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando…

Resumen: Marta Álvarez fue a la comisaría y se entregó conociendo muy bien las condenas que debería enfrentar. Lo que no esperaba era también una condena por ser lesbiana.

Cuando piensas en lesbianas y una cárcel, ¿no te viene a la cabeza la serie Orange is the New Black? ¿o Wentworth?. La historia real de la que te voy a hablar ahora no sale en esas series, pero bien sería digna de encontrar su hueco en ellas porque merece ser contada.

La historia de Marta Álvarez es bien conocida para el público colombiano. Sin embargo, en muchos otros países tenemos ahora la oportunidad de conocerla.

Mi historia la cuento yoes un libro publicado en 2017 por Marta Álvarez. Allí recupera sus memorias sobre su vida en la cárcel y contra toda una Colombia homofóbica.

Para Marta Álvarez, fue necesario publicar su libro para dar a conocer su historia desde su voz oficial y no desde la mediática.

Un comienzo frustrado

Me dirigí a la estación de policía y confesé que maté a mi hermano

Cuando Marta Álvarez tenía 19 años su padre decidió enviarla a Estados Unidos.

Pero esta no fue una decisión sin contexto: tuvo que mudarse debido a la homofobia que la acechaba cuando confesó ser abiertamente lesbiana.

Para preservar su seguridad, Marta Álvarez tuvo que mudarse a Estados Unidos por las amenazas que recibía por ser lesbiana.

Allí, en Estados Unidos, aprendió programación para ordenadores y luego estudió farmacia.

Pero más interesante aún, se comenzó a profesionalizar en ligas amateurs de fútbol. Marta logró llegar inclusive a la primera división amateur.

Pero esa tranquilidad tuvo que terminarse: Marta recibió un llamado desde Colombia que la obligó a volver.

En 1993, Marta se vio en la necesidad de regresar a Colombia. Todo se debió a una llamada de su hermana que seguía viviendo en Colombia.

Marta, por favor, tienes que volver y ayudarlo.

El mensaje telefónico que Marta escuchó fue el pedido de desesperación de su hermana pidiendo que vuelva.

Todo se trataba de uno de sus hermanos. El menor de su familia estaba sufriendo una severa adicción a las drogas y no solo a una, sino a casi todo tipo de sustancias.

Debido a la buena relación que tenía Marta con su hermano menor, se resolvió que debería volver para cuidar de él.

Pero Marta llegó tarde. O mejor dicho, no parecía haber vuelta atrás en la situación de su hermano menor.

Cuando regresé a Colombia y lo vi por primera vez, no pude creer su reacción. Yo estaba muy feliz de verlo, pero él pareció no reconocerme en absoluto. Toda la vida estuvimos muy unidos y ahora parecíamos dos extraños.

Pero eso no fue todo. Luego, Marta comenzó a vivir un verdadero calvario.

El que antes había sido su pequeño hermano, ahora la insultaba, la atacaba y hasta la golpeaba.

Marta no vio otra salida más que acudir a las autoridades y denunciarlo. Pero nadie la ayudó.

Un error fatal

A pesar de haberse alejado yéndose a Pereira, Marta Álvarez tuvo que regresar a Santuario para atender a unos asuntos personales.

Cuando regresó, fue peor aún. Los ataques de este comenzaron a dirigirse todos contra ella.

A pesar de que nuevamente se dirigió a la policía, las autoridades hicieron caso omiso. La excusa era que no tenían autorización para llevárselo a la comisaría.

Entonces, Marta no tuvo otra opción que enfrentar a su hermano.

Marta, días antes, había comprado un arma para defenderse y siempre la llevaba encima.

Su hermano, en algún momento de una de sus discusión, saco su pene y le dijo “Chupe, chupe”.

Marta para defenderse sacó la pistola y disparó.

Entonces, sabía que no tenía opción: Fui a la comisaría y confesé que había matado a mi hermano.

¿Cómo es ser lesbiana en las cárceles de mujeres de Colombia?

Cuando Marta Álvarez llegó a la cárcel tenía alrededor de 34 años. Todo lo que vio la asustó. No por prejuicio, sino por un completo desconocimiento del sistema penal.

A Marta Álvarez la condenaron a cuatro meses de prisión, que terminaron siendo 10 años, solo por ser lesbiana.

En la cárcel donde estaba Marta, sí había lesbianas. Pero todas temían alzar la voz. Los traslados eran muy comunes ya que buscaban alejar a las reclusas de sus parejas, hijos y amigos.

Un día, Marta se enteró que una de las reclusas estaba en el calabozo hacía cuatro meses solo por haber besado a otra compañera.

Marta, entonces, solicitó presentar una demanda por los tratos que recibían las lesbianas en la cárcel.

Después de eso, vinieron cosas aún peores. A Marta la trasladaron alrededor de 17 veces y la acusaron de causar el amotinamiento de las reclusas.

De prisión en prisión, de calabozo en calabozo

Los traslados no eran nada en comparación de los periodos en aislamiento que la obligaron a pasar a Marta solo por ser lesbiana.

Cuando solicitó un permiso para tener un encuentro íntimo con su pareja, se lo negaron.

En la cárcel, ningún derecho existía para las lesbianas.

Pero Marta no se rindió. Incluso a pesar de que le habían otorgado 4 meses de prisión, estos terminaron siendo 10 años por su “mala conducta”.

Libre, pero luchadora

La libertad no hizo que Marta se olvidara fácilmente de la cárcel. Al contrario.

A pesar de que Marta había podido salir, sabía que allí aún quedaban compañeras lesbianas que iban sufrir igual o peor que ella.

Entonces, decidió presentar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una demanda para denunciar los hechos que tuvo que vivir.

Luego de numerosas luchas legales, Marta obtuvo lo que su conciencia tanto necesitaba: las disculpas públicas del estado colombiano frente a la lesbofobia sufrida.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Un presente feliz y prometedor

En la actualidad, Marta reside en Colombia, en su pueblo natal, ya reconciliada con su historia pasada.

Hoy es feliz junto a su gatita con la que comparte su día a día.

Reconoce que la cárcel logró hacerla más fuerte y que no se arrepiente de lo vivido:

Siento que hice todo lo que debía hacer. El universo me puso ahí por razones desconocidas, pero allí estuve igual. Lo sufrido me hizo más fuerte y hoy puedo decir que, finalmente, soy feliz.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Sofía Bolatti

Escritora y todo lo que eso signifique. Licenciada en Letras.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.