fbpx

Lidiar con la discriminación laboral por ser mujer LGBT

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando...

Resumen: Algunas ocasiones pueden sobreponer tu orientación sexual ante tus capacidades o aptitudes para un trabajo.

Lidiar con la discriminación laboral por ser mujer LGBT, ya seas lesbiana, bisexual o transgénero, es un problema que nos puede afectar a todas. Algunas ocasiones pueden sobreponer tu orientación sexual ante tus capacidades o aptitudes para un trabajo. 

Te pueden involucrar en un caso de discriminación laboral y negarte un puesto de trabajo, un ascenso merecido o algún otro beneficio posible. El horizonte laboral de una mujer se puede ver afectado de manera dramática por ser lesbiana, bisexual o transgénero. 

Lidiar con la discriminación laboral por ser mujer LGBT no es un asunto fácil, pero hay muchas herramientas que puedes usar a tu favor para que nada ni nadie te haga sentir vulnerable. Por eso, en este artículo te hablaremos sobre cómo enfrentarte a este problema.

¿Qué es la discriminación laboral?

La acción de discriminar consiste en ejecutar un mal trato a una persona. La discriminación laboral es la desigualdad en el trato hecho a una persona en el ámbito laboral. Generalmente, la discriminación laboral se presenta por pertenecer a un grupo minoritario de la sociedad.

No toda discriminación consiste en una acto de violencia directo, ni en una agresión que perjudique altamente. 

Para ser discriminado basta con que te traten de una forma ínfima o peor que los demás. En general, la discriminación ocurre por motivos religiosos, raciales, de posturas políticas, de edad, de sexo, de orientación sexual, etc. 

Sin embargo, cada vez las mujeres lesbianas, bisexuales o transgéneros conseguimos más reivindicaciones y oportunidades en todos los ámbitos de la vida pública. 

Casos de discriminación laboral por ser mujer lesbiana o bisexual

En algunos países y regiones este tipo de discriminación es más frecuente que en otros, donde aún es una realidad difícil que continúa afectando a muchas mujeres. La discriminación laboral por ser mujer LGBT es una pelea que debemos combatir. 

Si eres una mujer lesbiana, bisexual o tránsgénero abiertamente, podrías experimentar un trato discriminatorio en tu trabajo. Sobre todo, si estás en un ambiente dominado por mayorías heteropatriarcales. 

Las lesbianas, bisexuales o transgénero no sólo son discriminadas por hombres, sino también por mujeres que no son LGBT. Esto convierte, muchas veces, el ambiente laboral en un lugar de desdichas.

Los puestos en cierto tipo de trabajos, lugares y oficios son mayoritariamente ocupados por hombres que muchas veces tienen una visión conservadora. Esto hace que habitualmente las mujeres sean discriminadas solo por ser mujeres. De modo que esto incrementa cuando hablamos de las mujeres LGBT.

Tipos de discriminación laboral

Existen diversas formas de la discriminación que se manifiestan en el ámbito laboral. Del mismo modo, cada acto discriminatorio se vive de manera distinta. A veces, sólo una palabra puede afectar tu estado de ánimo de una manera muy fuerte. 

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Debes estar atenta a cómo te sientes en tu ambiente laboral y no permitir que se normalicen las discriminaciones. Veamos juntas los principales tipos de discriminación laboral por ser mujer LGBT. 

Discriminación directa

La discriminación laboral directa ocurre en casos donde puedes percibir de manera clara y evidete un trato discriminatorio. Estos casos suelen ser los más fáciles de identificar en tu ambiente de trabajo. Lo notarás tú y lo notarán tus compañeros también.

Este tipo de discriminación es la que suele encontrarse, de manera explícita, prohibida en las legislaciones laborales

Menos posibilidades laborales

Si estás en busca de trabajo o en busca de una mejora laboral, algunas veces tu jefe puede quitarte la posibilidad sólo por tu orientación sexual.

  • ¿Tienes un excelente desempeño y todavía no te ascienden?
  • ¿Te piden cada vez más trabajo y pero no dejan ver la posibilidad de mejor remuneración? 

Ser una mujer lesbiana puede minorizar tus capacidades como profesional.  Las desventajas laborales se observan claramente cuando hay una diferencia con los otros empleados. Puede que a ti no te paguen las horas extras y a ellos sí. 

Trato distinto

Si en el ámbito laboral te trata de otra forma a cómo lo hacen con los demás. Te ignoran, te miran de forma extraña u ofensiva, dicen cosas directamente de ti estás siendo discriminada

Puede que hasta dejen de hablarte por tu orientación sexual. Pueden ser actos muy visibles que rocen en la violencia, o también pequeños aspectos sutiles que igual dejan una fuerte carga de rechazo. 

Quizá sean burlas o chistes reiterativamente que hacen sobre ti. También pueden ser sobrenombres o apodos que de cierta manera te discrimina por tu orientación sexual.

Discriminación indirecta

La discriminación laboral indirecta implica alguna situación que puede pasar por regular, pero que en el fondo es un menosprecio.

Estos actos de discriminación ocultan algunas prácticas discriminatorias.  Dada su posibilidad de camuflaje, estos son actos muy comúnes. 

También podría ser en relación a las políticas de publicidad y marketing. Puede que te sientas discriminada por cierto tipo de slogan de la empresa. 

Acoso de discriminación

El acoso es una de las formas más graves y problemáticas de la discriminación laboral. El acoso, generalmente, se define por un hostigamiento, persecución o acorralamiento constante contra una persona. 

Una de las peores formas de acoso es el sexual; este se manifiesta en bromas sexuales, roces o agresiones sexuales motivados por tu orientación de mujer LGBT. Este acoso LGBT puede ser físico o psíquico, y en general, cumple es tanto uno como otro.

Represalias por discriminación

Algunas veces, se pueden tomar represalias en contra de ti. Sobre todo si ya has llamado la atención ante tus derechos como trabajadora. Si reportas algunas actos menos de discriminación, tu agresor puede tomar represalias contra ti.

Es una especie de respuesta a un tu comportamiento previo. Se puede presentar en actos discriminatorios de tipo directo, como empeorando tu situación laboral u otros actos.

Consecuencias de la discriminación laboral por ser mujer LGBT

La discriminación laboral por ser mujer lesbiana o bisexual puede hacerse parte del día a día. Como ya hemos visto, esta puede mostrarse en comentarios de tus compañeros de trabajo hasta actos más graves.

Sin embargo, debes saber que esto puede ocasionarte daños y perjuicios en tu salud; física, mental o espiritual. Así como perjuicios laborales o en tu hoja de vida. Algunas de las consecuencias que te puede traer son:

Perjuicios en ti misma

  • Disminución de tu productividad.
  • Empeoro de tu desempeño.
  • Deterioro de tu autoestima y confianza en ti misma.
  • Quebranto del compromiso que tenías hacia tu empresa.

Perjuicios que afectan a tu situación laboral

  • Aparición de conflictos laborales.
  • Imposibilidad de obtener mejoras y ascensos laborales.
  • Denuncias que pueden signficar sanciones para la empresa.

¿Cómo te protege la ley contra la discriminación laboral?

El hecho de haber sido víctima de una discriminación por ser mujer queer, no se considera de forma igual en todos los países. Recordemos que las leyes de cada país suelen ser distintas.

Sea cual sea la manera de discriminación, todas deben ser reprobadas y castigadas. Por eso, debes informarte de la legislación de tu país. 

Hay países que han logrado muchos avances en cuanto a leyes laborales como Holanda, España, Argentina o Uruguay. 

En Estados Unidos, por ejemplo, hay 22 estados que tienen muchos avances, a diferencia de los otros estados no tienen muchas leyes de este tipo. 

Organización Internacional del Trabajo 

En sus informes y convenios se presentan artículos sobre los que se pueden soportar las muejres víctimas de la discriminación laboral.

  • Convenio OIT N°111 de 1958 sobre discriminación laboral.
  • Informe global de la OIT de 2007 (art. N°156, art. N° 157 o art. N° 205).

Legislación española

La legislación española provee diferentes leyes que se encargan de evitar o castigar la discriminación en el trabajo. Dentro de estas están:

  • Ley Orgánica 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las persona.
  • Código penal; articulos 22 y 510.
  • Estatuto de los Trabajadores; artículo 4.2.c. sobre el derecho a no ser disriminadas.
  • Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres.
  • Estatuto Básico del Empleado Público; artículo 14.i.
  • III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2015–2017; en su punto de igualdad de trato.

Legislación colombiana

La legislación colombiana, además de reconocer los derechos de la población LGBT, también ha promulgado una ley muy importante contra la discriminación. El Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo del Interior, sobre sectores sociales LGBTI y personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

En su capítulo 1 hace referencia a la prevención de la discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género.

Legislación argentina

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) sostiene un enfoque de diversidad sexual en sus políticas públicas. Estos fueron sobrevenidos por los cambios de la aceptación de la diversidad sexual. 

  • (En Rosario) Ordenanza N° 6321 sancionada el 19 de diciembre de 1996
  • (En Ciudad Autónoma de Buenos Aires) la ley general contra la discriminación que prohíbe la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género y/o su expresión de 2015.​
  • El Decreto 214/2006, aplicable solo a los empleados de la Administración Pública Nacional, prohíbe la discriminación basada en la “orientación o preferencia sexual”. 

¿Qué hacer si te discriminan por ser lesbiana?

Muchas mujeres deciden quedarse de brazos cruzados frente a una discriminación laboral por ser mujer LGBT. Es normal que el miedo a perder el puesto de trabajo o ser tratada peor lleva a muchas mujeres a simplemente aguantar las distintas discriminación. 

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

No obstante, esto es lo peor que puedes hacer. No puedes dejar que tus agresores se acostumbren a discriminarte de forma impune. 

Sabemos hacer frente a la discriminación laboral por ser mujer LGBT no es nada fácil. Por eso aquí te hablamos de algunas de las cosas que puedes hacer para no permanecer sin acción.

Identifica la discriminación laboral

Lo primero es identificar el foco de discriminación. Si identificas bien qué es lo que está ocurriendo puedes actuar acorde a la situación. 

  • ¿De dónde viene la discriminación?
  • ¿Cómo ocurre esta?
  • ¿Cuándo se da? 
  • ¿Por qué te tratan de esa manera? 

No es que tengas que hacerte una experta en el análisis de la discriminación, pero muchas veces ni quiera no damos cuenta de verdad qué es lo que nos molesta o incómoda. 

Identifica el tipo de discriminación

En la sección de arriba, te mostramos los distintos tipos de discriminación. ¿Es una discriminación directa, indirecta, acosos o represalias?

Identifica cuál es la forma como te discriminan:

  • ¿Son sólo frases y miradas?
  • ¿Actitudes descorteses o acciones más directas?
  • ¿Te están dejando de pagar horas mientras a tus compañeros si le pagan?
  • ¿Es una acoso que está afectando tu salud mental y física o sólo es algo monetario?

Identifica de dónde proviene la discriminación

La discriminación laboral por ser mujer LGBT son llevados a cabo por personas que se encuentran en un jerarquía superior a la tuya. Aunque también pueden ser compañeros del mismo rango que tú. 

Establece un diálogo 

Lo primero que debes hacer es establecer un diálogo con el foco de discriminación. Nada pierdes con hablar con esa persona. Puede ser un compañero o compañera, un jefe o un subjefe. 

La primera vez, puedes explicarle que te ha hecho sentir mal y que debe respetar tu orientación sexual. Es increíble darse cuenta cuantas veces al ignorancia puede verse disminuida con unas simples palabras. 

Si la discriminación involucra actos grave como hostigamiento o acoso, es preferible que denuncies directamente. 

Tal vez esa persona nunca ha conocido a una mujer LGBT, parece imposible pero es posible. De modo que debes explicarle lo que no sabe y déjale claro, de una forma respetuosa, que no estás de acuerdo con su actitud. 

Si no ocurre nada luego de la primera vez que dialogas con esa persona, no debes desesperar. Es mejor que seas precavida y actúes sin apresurarte. A veces hay que darle la oportunidad a la persona de asimilar tus palabras. 

Puede que no sea un efecto repentino sino que se produzca de forma paulatina. Por eso debes esperar un tiempo luego de la primera vez que hables con esa persona. 

De esta forma no te apresures pero tampoco te relajes. Si ya has esperado un tiempo prudente, ni mucho ni poco, y ves que nada ha cambiado. Tienes que volver a hablar con esa persona.

Algunas de las recomendaciones que te damos en cuanto a cómo dialogar por segunda vez con la persona que te discrimina son las siguientes:

No pierdas la compostura

No tienes que comenzar una discusión sino hablar de nuevo y hacerle consciente que no te ha gustado lo que está haciendo. 

Exponle razones directas y concisas

Explícale lo que significa ser una mujer lesbiana, bisexual o transexual. Dale a conocer sus equivocaciones y prejuicios con argumentos fundamentados y con razones que vayan directo al grano. 

Mantente firme

Tú tienes la razón y no puedes dejarte ganar por el miedo. Todos tenemos derecho a hablar y a decirle que algo no nos gusto. No importa si es tu jefe o superior.

Sé paciente

Luego de volver a dialogar tienes que esperar un tiempo prudente para tomar otras acciones. Muchas veces basta con hablarlo varias veces para que esa persona entienda que debe respetar tu individualidad de mujer LGBT.

Usa la protección laboral

Si haz seguido los pasos que te sugerimos anteriormente y no han tenido efecto tal vez tengas que hacer una denuncia. 

No es la primera opción. Pero llega un punto en que los actos discriminatorios son reiterativos y no podemos aceptar que nos maltraten.

Como te decíamos antes, es muy importante el tipo de discriminación que has sufrido. 

Antes de denunciar

Antes de denunciar debes pensar algunas cosas. No es lo mismo denunciar a un jefe que a un compañero ¿a quién vas a denunciar, cómo vas denunciar? Son algunas de las cosas que debes pensar. 

No puedes hacer una denuncia a ligera, por eso preparate muy bien antes de hacer la denuncia. Piensa los siguientes puntos.

Reflexiona sobre tu trabajo

¿Qué tanto te importa tu trabajo? ¿Vale la pena? A veces puede ser mejor simplemente renunciar. Esto no significa que no vayas a decir ni hacer nada. 

Pero puedes ahorrarte ciertos problemas y trámites. Por supuesto, volvemos a decir que depende del tipo de discriminación. 

Ten pruebas

Antes de denunciar tienes que cuidarte las espaldas y tratar de recoger todas las pruebas que puedas. Si denuncias vas a tener que poder demostrar como te han discriminado. 

Puedes hacer una grabación, un video o una foto. Nunca está demás recolectar pruebas, en caso de que sea tu palabra en contra de la de tu agresor frente a una instancia superior.

Denuncia en la primera instancia superior

Primero puedes presentar una queja oral.  Si el que te discrimina es un compañero de trabajo, tienes que hablar con tu jefe y así sucesivamente.

Habla con el jefe de la empresa si la discriminación viene de tu jefe. Si es el jefe de la empresa, intenta de comunicarte con la sucursal principal de la empresa. 

Puede que la queja que diste no resuelve nada. Debes hacer un oficio que vas a presentar a tus instancias superiores.

Este oficio te puede servir en el futuro si la denuncia pasa a una mayor instancia. Tanto la queja en persona como el oficio escrito son pasos de validez para una denuncia mayor si ese es el caso. 

Denuncia fuera de tu empresa

Muchas empresas están dando el paso al frente y se están adaptando a nuestra actualidad donde ser mujer LGBT es aceptado. Es muy probable que logres resultados positivos. 

Denuncia ante tribunales

Por eso si no te funciona la denuncias hechas a las instancias superiores dentro de la empresa tienes que transcender tu denuncia.  Lo mejor es que te asesores con tu abogada preferida y consultes la legislación laboral pertinente. 

Por supuesto, dependiendo de las leyes de cada país, estado, región y empresa la deuncia será distinta.

Denuncia ante sindicatos 

Existen gremios, sindicatos y organizaciones que te pueden ayudar en a poner tu denuncia. Te pueden servir de plataforma para exigir tus derechos y libertades. 

Recuerda siempre asesorarte con tu abogada de preferencia y estar al tanto de la legislación laboral de la región, estado o país. 

No puedes dejar que violen tus derechos humanos, y la escogencia de tu sexualidad es un derecho inalienable que nadie te puede quitar.

Asesórate en grupos de apoyo

Acude a los grupos y organizaciones de apoyo LGBT. Ellos te podrán dar una mano. Muchas veces también necesitamos gente que nos comprenda y entienda, que nos escucha y nos ayude a superar el pasado. 

Comparte tu experiencia y ayuda

Algunas personas que han sufrido discriminación laboral por ser mujer LGBT han vivido situaciones muy dificiles, otras han vivido discriminaciones ligeras. Algunas han lograda la reivindicación de sus derechos, algunas no.

Por eso no te quedes en silencio si has vivido una experiencia de este tipo. Busca otras mujeres LGBT que también hayan vivido una situación similar. Con tu experiencia tal vez puedas ayudar a otra, o tal vez otra mujer te pueda asesorar y aconsejar.

Este es un tema sensible que debemos difundir y propulsar para lograr cambios. 

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Clío Uribe

Mujer, lingüista y fiel amante a las mujeres.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.