fbpx

Donar sangre siendo lesbiana en 2020

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando...

Resumen: Decenas de países mantienen aún la prohibición o restricciones a la hora de permitir donar sangre a la comunidad LGTB

Donar sangre es un acto de solidaridad necesario para salvar muchas vidas.

La donación es siempre un acto voluntario, que debe hacerse libremente y por el que nadie debería cobrar ¿No es estupendo que exista un acuerdo internacional que mantiene esto para evitar que se convierta en negocio?

Es un regalo de vida. La sangre no puede fabricarse artificialmente, aunque lo han intentado y lo seguirán intentando, por lo que la única forma de obtener sangre nueva, es sacarla de un cuerpo humano vivo.

No te preocupes, el cuerpo de una persona sana puede volver a generar la cantidad que van a sacarte.

Siempre se necesitan donantes, pero en los tiempos que corren las donaciones de sangre se han vuelto más necesarias.

El confinamiento mundial debido a la pandemia del Coronavirus ha mermado los bancos de sangre mundiales, debido al confinamiento pero también al miedo colectivo a pisar centros sanitarios y hospitales.

Y sigue siendo igual de necesaria, suceden más cosas además de esta pandemia.

¿Puede donar sangre todo el mundo? ¿hay restricciones?

No todo el mundo puede ser donante, pero el rango de aceptación es muy amplio.

Los requisitos de cada país se enfocan en que el donante sea una persona sana, para que la extracción de sangre no afecte a su vida – más allá de darte algún mareo – ni ponga en riesgo la salud de la persona que recibirá la transfusión.

Generalmente embarazadas, personas con enfermedades infecciosas o anemia no pueden ser donantes. Y esto es común a la mayoría de los países.

Lo que se busca es que la persona que vaya a donar, pueda donar sangre de calidad. Que goce de buena salud y no pertenezca a grupos de riesgo es esencial.

Cosas que necesitas saber para donar sangre (al menos en España):

  • La edad para donar es de 18 años hasta 65, siendo imprescindible que la primera donación no sea después de los 60 años.
  • Pesar más de 50 kilos.
  • No estar tomando antibióticos. Consultar con el médico para otros medicamentos.
  • Si te has tatuado, vas a tener que esperar cuatro meses para ser donante.
  • Haber padecido hepatitis A no es problema, pero si has padecido Hepatitis B o C no podrás donar sangre, tampoco si has vivido en los últimos cuatro meses con alguien que las padeciera.
  • Si bebes alcohol normalmente, consulta al médico.
  • Puedes donar con la regla. Solo tienes que estar en buen estado de salud.
  • Si eres diabético con tratamiento de insulina no puedes donar.
  • Si has vivido en Inglaterra más de doce meses seguidos entre los años 1980 y 1996 o has recibido una transfusión sanguínea allí tampoco puedes donar.
  • Las embarazadas y las mujeres dando lactancia tampoco pueden ser donantes.
  • Si has sufrido alguna operación quirúrgica consulta con el médico.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Desgraciadamente entre estos requisitos, se encuentra una que es común en muchos países y que llama la atención por ser discriminatorio y homofóbico.

En algunos estados, incluso dentro de la Unión Europea, pueden rechazar tu donación si eres gay, bisexual, lesbiana o transexual.

¿Por qué?.

Como siempre ¡te lo cuento más abajo!.

Si vives en España te animamos a que intentes donar sangre. España no tiene restricciones para la comunidad LGTB.  Si vives en otro país y tienes dudas, consulta la ley local. Por intentarlo que no quede…

¿Quieres saber más? Mira aquí.

Una historia real. Donar sangre en Grecia siendo lesbiana

Como ya sabéis vivo en Grecia. El Partenón, las Olimpiadas, el Olimpo…

Safo, la primera poetisa lesbiana. La democracia.

Maravilloso país.

En este país cuando recibes una donación de sangre, tienes que llevar un donante que reponga la sangre que tu vas a recibir. De esta forma el banco de sangre siempre permanece lleno. Y las emergencias siempre están cubiertas.

Hace un mes recibí una llamada de una buena amiga. Su padre necesitaba donantes para poder recibir una transfusión. Al parecer la cuarentena había alejado a la gente de los centros de donación.

Lo de donar sangre siempre había sido una asignatura pendiente para mi y quería ayudar a mi amiga, así que acepté.

Al llegar, bajo cita previa, me recibió una simpática enfermera, que me explica el procedimiento y me dice que me hará unas preguntas muy generales para ver si soy apta.

Ni tengo anemia, ni estoy embarazada, ni tengo ninguna enfermedad infecciosa. Tampoco he tenido contacto directo con nadie que tenga el Coronavirus. Me pregunta si se mi grupo sanguíneo, se lo digo. “Eres apta” me dice sonriendo.

Me da un cuestionario para rellenar y me pide que me quite el abrigo y me despeje el brazo para poder poner la aguja y demás. Antes de sentarme a escribir le mando un mensaje a mi amiga para que se tranquilice.

Relleno la hoja y se la entrego. La repasa. Me mira con cara de incredulidad. Y me dice algo para lo que no estaba preparada.

¿Eres lesbiana? Lo siento, no puedes ser donante de sangre

Me dice la buena mujer. No me dio ni para esbozar una frase completa. Pregunté la razón.

Si eres lesbiana, no puedes donar sangre.

La enfermera lo repite otra vez.

Le pregunto que ¿por qué? y me dice que desgraciadamente está dentro de las restricciones del país y que la comunidad LGTB no puede donar sangre por estar en el grupo de riesgo de muchas enfermedades infecciosas.

Entre un discurso lleno de disculpas y vergüenza me dice que es debido a la promiscuidad. Le respondo que llevo 10 años casada y que soy monógama. Solo tengo otra negativa.

La enfermera me sugiere omitirlo la próxima vez. Reconociendo ella misma que es una ley injusta.

Como una furia llego a mi casa después de haber hablado con mi amiga, saco mi mejor griego y llamo al servicio de atención al ciudadano, a quejarme. La telefonista me lee la ley.

La enfermera hizo bien su trabajo. No podía donar sangre por ser lesbiana.

Esa era la realidad. Respiro hondo y pienso. Seguro que Grecia es la excepción. Voy a buscar de donde viene esto.

Entonces descubro que en 2015 había casi media centena de países que no permitían donar sangre a homosexuales.

Con los años afortunadamente el número ha ido en descenso. Pero la lista de países aún existe. Y sigue siendo demasiado larga.

¿Por qué no puedo donar sangre si soy gay o lesbiana?

Voy a revelarte la razón.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Corría la década de los 80 cuando pudimos escuchar por primera vez las siglas VIH o SIDA. Una enfermedad desconocida, producida por un virus que parecía ser asesino. Y que era más frecuente en entre hombres gais.

Por ejemplo, Freddie Mercury, la modelo Tina Show, Magic Johnson o la cantante ganadora de Eurovisión Conchita Wurst han sido o fueron diagnosticados con SIDA, alguno de ellos falleciendo por complicaciones derivadas del virus.

Sin conocer muy bien las vías de contagio y quizás motivados por el pánico que generó la nueva enfermedad, fue bautizada como el “cáncer gay”.

Esto hizo que muchos países, entre ellos Francia, Grecia, Estados Unidos o Alemania decidieran prohibir las donaciones de sangre que provinieran de hombres que hubieran tenido sexo con otros hombres.

¡Protégete! Las lesbianas no somos inmunes al SIDA ni a ninguna enfermedad de transmisión sexual.

Esta medida se extendió a toda la comunidad LGTB en algunos países.

¿Por qué solo la promiscuidad homosexual es peligrosa para la calidad de la sangre? ¿Por qué no analizar las prácticas y la higiene sexual de todos, sin excepción?

¿Es legal que una organización te pregunte si tu compañero de cama es hombre o mujer?

Razones que “justifican” esta discriminación

Las enfermedades de transmisión sexual asociadas a la promiscuidad del colectivo gay, en especial el VIH pero también la hepatitis B y C eran razones de peso hace 30 años para permitir estas restricciones.

Pero tres décadas después, se ha demostrado que permitir donar sangre a la comunidad LGTB no ha puesto en riesgo a ningún receptor de sangre, ni el proceso para realizar la donación.

Los países que han eliminado estas prohibiciones no han experimentado incidentes tras haber permitido a sus donantes poder ser solidarios sin que su sexualidad o su género cuenten.

El fantasma sigue ahí. Se han cometido errores que han acabado con transfusiones contaminadas la mayoría de las veces porque la sangre que se ha donado ha sido en una urgencia, sin tiempo a verificarla.

No porque hayan sido bolsas de sangre de lesbianas, bisexuales o gais.

Limitar las donaciones a personas sin una sexualidad sana es comprensible. Importa que tengas control de tu vida sexual, no con quien te estás acostando.

Seguir manteniendo estas leyes da pie a seguir alimentando comportamientos homofóbicos.

Actualmente la sangre donada es analizada para detectar el VIH, así como otros enfermedades antes de ser utilizada.

Es prácticamente imposible contagiarse de una enfermedad por haber recibido una transfusión de sangre.

Durante años las organizaciones y asociaciones LGTB han sacado este problema a la luz al parecer con poco éxito.

Ahora, con el nuevo paradigma mundial, con los bancos de sangre vaciándose, parece ser el momento de revisar estas obsoletas normas.

Países donde está prohibido donar sangre siendo lesbiana o gay

Voy a intentar resumirlo para que no te pierdas con tanta información.

La exclusión definitiva como donante suele ser en la mayoría de los casos específica para los hombres que se acuesten con otros hombres.

Pero en algunos de los países donde se aplica la exclusión definitiva la ley permite también discriminar a las lesbianas y a las transexuales mujeres, a los que considera hombres de nacimiento y por lo tanto están dentro del grupo de riesgo.

En casi todos los países hay un médico que debe tomar la decisión de si el donante es apto o no.

Si la normativa no especifica “hombres que se acuesten con hombres” la discriminación particular del doctor puede excluir a cualquiera de nuestro colectivo. Este es el caso de Grecia, donde no se especifica. Y también el caso de Venezuela.

Lista de países de América Latina que excluyen definitivamente las donaciones de sangre a hombres y mujeres LGBT:

  • Bolivia
  • Panamá
  • Paraguay
  • República Dominicana
  • Venezuela

Lista de países de Europa que no permiten ser donantes de sangre a personas LGBT:

  • Austria
  • Croacia
  • Eslovenia
  • Estonia
  • Francia
  • Grecia
  • Irlanda
  • Islandia
  • Malta
  • Noruega
  • Lituania
  • Suiza

Resto de países que prohíben las donaciones de sangre o plasma a gays, lesbianas, bisexuales y transgénero:

  • Argelia
  • Algeria
  • China
  • Corea del Sur
  • Emiratos Arabes
  • Filipinas
  • Hong Kong
  • Israel
  • Libano
  • Malasia
  • Tailandia
  • Trinidad y Tobago
  • Turquía
  • Singapur
  • Serbia

Países que permiten donar sangre a personas LGBT sólo tras un tiempo de celibato

El tiempo de celibato normal es de un año, pero en algunos casos como Taiwan es necesario esperar cinco. 

En la mayoría de los casos las parejas de estas personas también tienen que guardar celibato para poder donar sangre.

Lista de países de América Latina que autorizan las donaciones de sangre tras un tiempo de celibato a la comunidad LGBT:

  • Uruguay
  • Brasil

Lista de países de la Unión Europea que autorizan donaciones de sangre tras un tiempo de celibato a la comunidad LGTB.

  • Alemania
  • Bélgica
  • Dinamarca
  • Eslovaquia
  • Estonia
  • Finlandia
  • Francia
  • Holanda
  • Irlanda
  • República Checa
  • Países Bajos
  • Portugal
  • Suecia

Resto de países donde se permiten las donaciones de sangre o plasma a gays, lesbianas, bisexuales y transgénero tras un tiempo de celibato:

  • Australia
  • Canadá
  • Hong Kong
  • Inglaterra
  • Israel
  • Japón
  • Nueva Zelanda
  • Noruega
  • Taiwan
  • Suiza
  • Estados Unidos

Países que sí permiten donantes de sangre LGTB

Países de América Latina que sí permiten donar sangre a la comunidad LGTB:

  • Perú
  • Argentina
  • México
  • Costa Rica
  • Chile
  • Colombia

Países de la Unión Europea que sí permiten donar sangre sin ningún tipo de restricción a la comunidad LGTB:

  • Albania
  • Bulgaria
  • Hungría
  • Italia
  • Letonia
  • Polonia
  • España

Y aquí tienes el resto de países que sí aceptan donaciones de sangre o plasma de donantes LGTB:

  • Buthan
  • Rusia
  • San Marino
  • Sudáfrica.

El Coronavirus ha cambiado el panorama de algunos países…

Francia, USA, o Brasil han empezado a ser más flexibles gracias a la situación de emergencia internacional causada por el COVID-19.

Como esta parece ser la nueva tendencia, te aconsejamos que consultes la legislación actual de tu país para estar segura de si puedes ser donante o no.

Afortunadamente parece haber ganado la lógica y la nuevas normativas invitan a donar sangre a cualquier persona que tenga una sexualidad sana, con protección en el caso de parejas esporádicas o con pareja estable y monógama.

Al menos la pandemia parece estar trayéndonos algo bueno. Y un virus nos está abriendo los ojos y mostrando realidades que no hubiésemos podido ver sin el.

Cuando donas sangre además de ser solidario, tendrás un análisis gratuito de tu sangre, en la mayoría de los países esta análisis incluye la detección del VIH, Hepatitis C y B y carencias en la sangre como anemia.

Salvar vidas está al alcance de todos con un gesto tan simple como ir a donar sangre.

Si en tu país se te permite hacerlo, no lo dudes. ¡Por favor, dona! No esperes a situaciones de emergencia, ve a informarte en tu hospital más cercano o en la Cruz Roja.

Si no se te permite es hora de levantar la voz, para que la lógica y la solidaridad ganen una vez más al miedo y a la homofobia.

¿Has tenido situaciones similares?

¿Conoces a alguien que sí? ¿Y tú qué harías? ¿Mentirías en una situación así? ¿Cómo es la legislación en tu país? Comenta tu experiencia, sigamos tejiendo un lazo más fuerte que el miedo.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Palladia Soria

Nací en Andalucía (España) aunque me enamoré pronto de las tierras helenas, donde vivo desde hace unos años. Contarle al mundo lo que veo a través de mis letras es mi pasión y mi trabajo, por eso soy escritora.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.