fbpx

Cada vez más mujeres se identifican como bisexuales

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…

Resumen: Según los datos de algunos estudios, parece que las mujeres somos más propensas a identificarnos como bisexuales que los hombres. Y el número de personas que se declaran bisexuales a nivel global está en aumento. ¿Por qué ocurre esto?. Vamos a ver algunas respuestas.

La Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido, en su último estudio sobre identidad sexual, indica que el número de jóvenes que se identifican como bixesuales ha aumentado un 45% en los últimos cuatro años y que las que más se identifican como tales son las mujeres.

Por otro lado, la mayoría de las encuestas sobre identidad sexual realizadas en Estados Unidos en los últimos tiempos demuestran que un número mayor de mujeres se identifican como bisexuales en comparación con el de hombres, que se consideran como tales en mucha menor medida.

Por ejemplo, en la Encuesta Nacional de Salud y Comportamiento Sexual (NSSHB) del año 2009, un 3.6% de mujeres encuestadas se identificaban como bisexuales, frente a un 2.6% de hombres que se declaraban como tales.

Otros estudios han presentado diferencias aún más amplias entre las preferencias de ambos sexos en este sentido, como la Encuesta Nacional del Crecimiento de la Familia realizado entre los años 2006 y 2008, cuyos números indican que un 3.5% de mujeres se identifican como bisexuales frente a un escaso 1.1% de los hombres.

Pero, ¿por qué ocurre esto?.

Las mujeres presentan una mayor tendencia a ser bisexuales

El número de mujeres jóvenes que se identifican como bisexuales parece que ha aumentado mucho durante los últimos tres años y, según estos datos, es más habitual que una mujer se identifique como bisexual que como lesbiana.

Las razones que se han dado para este fenómeno son muy variadas y se vinculan a multitud de factores.

Uno de ellos se ha relacionado con los prejuicios históricos respecto a las mujeres lesbianas que todavía existen en la sociedad.

La sexualidad de una mujer ha sido tradicionalmente censurada y demonizada de diferentes maneras y si una mujer es cualquier otra cosa que una hetero sexualmente pasiva, generalmente se la ha considerado como una pervertida.

Las lesbianas en particular han sido consideradas históricamente como un grupo muy peligroso, como un reto directo a las estructuras patriarcales. Esta ideología social, es quizá una de las razones por las que más mujeres prefieren identificarse como bixesuales en vez de directamente como lesbianas, considerando tal opción como menos socialmente censurable.

Pero otros expertos no consideran que la anterior sea la principal causa de este fenómeno. Algunas investigaciones también sugieren que las mujeres tienen una concepción más fluida de las relaciones que los hombres, por lo que es más probable que se consideren bisexuales, aunque se sientan más atraídas por uno u otro sexo.

Pero lo cierto es que todavía no tenemos una respuesta clara a este respecto.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

En una sociedad que todavía tiende a dividir el mundo entre polos opuestos, ¿cómo podemos explicar que cada vez más mujeres tienden a identificarse como bisexuales?.

¿Por qué las mujeres tienden más a identificarse como bisexuales?

Aunque las personas homosexuales y bisexuales todavía sufren ataques de corte homofóbico, las cosas han mejorado mucho en los últimos años, al menos en teoría.

Esta mayor seguridad, junto con el aumento de la visualización de diferentes ideologías relacionados con el género y la fluidez sexual, y la creciente fuerza de los movimientos transexuales, son razones que pueden explicar por qué las generaciones más jóvenes son más propensas que sus antecesoras a identificarse como bisexuales, lesbianas u homosexuales.

Que famosas de la talla de Angelina Jolie, Cara Delevigne y Anna Paquin se hayan identificado públicamente como bisexuales en los últimos años también ha sido muy importante en este sentido.

Veamos algunas de las razones de esta tendencia al alza.

Biología

Según algunas investigaciones llevadas a cabo en los últimos años, las mujeres son más fluidas sexualmente que los hombres por cuestiones biológicas.

Una investigación muy famosa realizada en la Queen’s University a mediados de la década de los 2000 reveló que las mujeres experimentaban excitación sexual, demostrada a través de un aumento comprobable del flujo de sangre que se dirigía a su vagina, con vídeos sexuales tanto de índole heterosexual como homosexual.

Sin embargo, aquellos hombres que se identificaban estrictamente como heterosexuales no mostraban casi ninguna excitación por imágenes sexuales que no fueran de carácter heterosexual.

Estos descubrimientos se complementan con los resultados de otro estudio que se realizó en el año 2005 que demostró que la inmensa mayoría de los hombres que se consideraban bixesuales solo se excitaban con imágenes eróticas de uno u otro sexo.

En otras palabras, la ciencia ha demostrado que la bisexualidad se presenta de forma más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Más aún, algunas teorías sugieren que las mujeres pueden no tener una orientación sexual propiamente dicha, o al menos no de forma tan estructurada como los hombres.

En otras palabras, la ciencia considera que es mucho más difícil que los hombres presenten una verdadera bisexualidad.

El doctor Satoshi Kanazawa ha afirmado lo siguiente: “En vez de ser heterosexuales o lesbianas, la persona por la que una mujer se ve atraída depende mucho de esa posible pareja en cuestión, su estatus reproductivo y otras circunstancias, más que de su género”.

La sexualidad de las mujeres es más fluida

Resulta que, en cuestiones relacionadas con la fluidez sexual, las mujeres tienden a oscilar entre la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad de forma mucho más sencilla que los hombres.

De hecho, las mujeres suelen pasar de tener una pareja masculina a disfrutar de una femenina con mucha mayor facilidad que los hombres. Y, según el psicólogo anteriormente mencionado, el doctor Satoshi Kanazawa, esto es el resultado de un proceso evolutivo.

Aunque esto puede sonar extraño, las razones que el doctor Kanazawa presentó en su estudio publicado en la revista científica “Biological Review” son al menos curiosas.

Defiende que las mujeres son más fluidas sexualmente como resultado de la asiduidad con las que históricamente se han producido matrimonios polígamos, en los que un hombre solía tener varias esposas.

Estas mujeres practicaban actividades sexuales las unas con las otras con el objetivo de “reducir los conflictos entre las esposas que componían los dichos matrimonios polígamos”.

Básicamente, defiende que el hecho de mantener relaciones sexuales las unas con las otras les ayudaba a mantener una relación amistosa en vez de verse como posibles competidoras por las atenciones del único varón de dicha estructura polígama.

El doctor Kanazawa, después de medir la sexualidad femenina a través de diferentes entrevistas a cuatro grupos de mujeres diferentes, ha descubierto que las mujeres tienden menos a definirse como personas estrictamente homosexuales, bisexuales y heterosexuales que los hombres.

Ten en cuenta que todas estas teorías son eso, sólo teorías. A mí personalmente me resultan teorías muy centradas en el hombre, lo cual resulta irónico tratándose de estudios sobre mujeres.

La sociedad

Está comprobado que los hombres bisexuales son menos proclives que las mujeres a admitir su orientación sexual.

Pero, ¿por qué este tipo de fluidez sexual está más aceptado entre las mujeres que entre los hombres? A continuación te presentamos algunas razones de ello.

Las mujeres no se sienten atraídas por los hombres bisexuales

Una encuesta llevada a cabo por la revista “Glamour” mostró que de 1.015 mujeres de edades comprendidas entre los 18 y los 44 años, un 44.47% confesaron que alguna vez se habían sentido atraídas por otras mujeres, pero también un sorprendente 63% admitió que nunca saldrían con un hombre que se hubiera acostado con una persona del mismo sexo.

“Besé a una chica y me gustó”

Esta es la traducción de una frase que aparece en una famosísima canción de la cantante Katy Perry.

Y está bien, a la gente no le parece mal, pero imagínate que un ídolo juvenil masculino como, por ejemplo, Justin Bieber incluyera en una de sus canciones una frase como “Besé a un chico y me gustó”.

No se censura tanto que una mujer experimente con otras personas de su mismo sexo que el hecho de que un hombre lo haga.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

De hecho, es algo que hace que esas mujeres sean más atractivas sexualmente para los hombres, mientras que el caso contrario hace a la sociedad cuestionarse la masculinidad del hombre.

La cultura pop aprueba ese tipo de cosas y, por supuesto, es algo injusto.

Más allá de las etiquetas

La categoría de “bisexual” se presta a muchas concepciones y definiciones distintas, incluso dentro de la propia comunidad LGTBI+.

Muchas personas defienden que existen muchos tipos de bisexualidad y que se califica como tal otras identidades sexuales que todavía no han sido propiamente definidas ni exploradas.

Por otro lado, la Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de Vida (NATSAL), sugiere que el número de personas que admiten haber tenido una experiencia sexual con una persona de su mismo sexo es mucho mayor que el número de personas que se identifican categóricamente como homosexuales o bisexuales.

Sin embargo, todavía existe un estigma social importante vinculado al hecho que una persona se defina como lesbiana/gay/bisexual.

Esto significa que, en futuros estudios, se tendrán que presentar preguntas más concretas y complicadas para obtener una imagen más acertada de la realidad social. Porque en este momento vivimos en una época en la que las personas exploran su sexualidad sin sentir la necesidad de ponerse etiquetas limitantes.

¿Pansexual, omnisexual, bi-curiosa o bisexual?

Definimos como bisexual a una persona que se siente atraída por personas de ambos sexos.

Es una palabra abierta e inclusiva que describe a un grupo muy diverso de personas con una amplia variedad de experiencias respecto a su atracción tanto por personas del mismo sexo como del contrario.

La bisexualidad no es solo una seña de identidad, es también una orientación sexual que puede describir una amplia variedad de comportamientos.

Las etiquetas identitarias como pansexual, polisexual, omnisexual y ambisexual también pueden describir a personas que se sienten atraídas por personas de ambos sexos y, por lo tanto, las personas que han elegido describirse de esa manera también son bisexuales.

La etiqueta de bi-curioso se suele utilizar usualmente para definir a mujeres que han decidido explorar esa parte de su sexualidad, pero que generalmente se suelen definir como heterosexuales.

Por otro lado, el término “fluido” expresa el hecho de que su orientación sexual presenta un estado flexible que puede cambiar y evolucionar con el paso del tiempo o las circunstancias.

Podemos discutir largo y tendido sobre la semántica, pero todo se reduce a no vernos limitados por el género de una persona a la hora de sentirnos potencialmente atraídos por ella, fantasear sobre ella, tener sexo con ella o enamorarnos de ella.

Un amplio espectro de atracción

Aunque algunas personas bisexuales se pueden sentir atraídas por ambos géneros, esto no significa que siempre ocurra esto.

Así lo afirma la activista Libby Baxter-Williams, perteneciente a la organización Biscuit, un grupo que defiende los derechos de las mujeres bisexuales:

“En algunas ocasiones, las mujeres bisexuales se sitúan en diferentes partes de la Escala de Kinsey en vez de situarse exactamente en el punto medio entre ser homosexual y hetero. Puedes sentirte atraída principalmente por mujeres pero mantener relaciones esporádicas con hombres o viceversa. También puedes sentir que tus sentimientos hacia un género tienen una naturaleza más sexual, mientras que los que tienes por el otro sean más románticos. Es algo que le ocurre a algunas personas y no creo que debamos ocultarlo. Esto no te hace menos merecedora de ser identificada como bisexual”.

La bisexualidad es una identidad sexual inherente, no una “confusión”, “una fase” o “una forma de rebeldía frente a la sociedad establecida”.

Bisexualidad en alza

Según la última encuesta nacional realizada por los Centros de Prevención y Control de Enfermedades, un número creciente de hombres y mujeres se declaran como bisexuales.

La profesora de la universidad de Indiana, Debby Herbenick, ha afirmado que cada vez es más fácil para las personas identificarse como bisexuales, dado que la concienciación respecto a la bisexualidad también ha crecido en los últimos años.

También se han realizado otras investigaciones cuyos resultados apuntan en este sentido, como la Encuesta Nacional sobre Crecimiento familiar realizada entre los años 2011 y 2013.

Una primera encuesta sobre el crecimiento familiar datada entre los años 2006 y 2010 indicaron que un 1.3% de mujeres y un 1.9 de hombres se identificaban como homosexuales.

Sin embargo, en comparación con estos casos, dicha encuesta de 2006-2010 indicaba que un 5.5% de mujeres se identificaban como bisexuales, frente a solo un 2% de los hombres.

La demógrafa del Centro Nacional de Estadísticas de Salud CDC, Casey E. Copen, ha afirmado que descubrir que las mujeres tienden más que los hombres a decir que son bisexuales es consistente con los datos conseguidos en estudios anteriores.

Las mujeres también son más proclives que los hombres a reconocer que han tenido contactos sexuales de diverso tipo con personas de su mismo sexo.

Hasta un 17,4% de las mujeres han admitido que han tenido algún tipo de contacto sexual con otra mujer, mientras que solo el 6.2% de los hombres declaran haber hecho lo mismo con otros varones.

NO todas las mujeres son bisexuales

La idea de que todas las mujeres son bisexuales es una creencia muy extendida en la cultura popular y suele surgir con frecuencia en todo tipo de conversaciones. Pero no es verdad.

Algunas personas, por ejemplo, pueden tener alguna fantasía sexual respecto a alguien de su mismo sexo en un momento dado, pero nunca hacer nada al respecto, por lo que no llegan a identificarse con dichos deseos.

Pero otras personas pueden pensar que una única fantasía sexual con una persona de su mismo sexo es razón suficiente como para identificarse como bisexual.

Esto es algo muy personal.

Y, mientras que algunas personas se sentirán orgullosas de admitir esta identidad sexual, muchas otras no se identificarán de esa manera. Y ambas posibilidades están bien.

Nadie tiene derecho a decirle a otra persona cuál es su “verdadera” orientación sexual, independientemente de lo que crea saber al respecto o de las experiencias que hayan tenido.

Y tratar de tomar esta decisión por otra persona les quita la posibilidad de tomar una de las decisiones más importantes de su vida: el poder que tenemos de definirnos a nosotros mismos.

Evita jugar con las palabras

Etiquetar como bisexuales a los heterosexuales invalida la identidad de las personas que verdaderamente lo son.

Existe una gran diferencia entre una persona que se identifica públicamente como bisexual y considerar como tal a una mujer heterosexual que ha sentido, en algún momento puntual, algún tipo de atracción por una persona de su mismo sexo.

Las personas bisexuales sufren una importante discriminación y los heterosexuales trivializan esa lucha cuando afirman que todas las mujeres son bisexuales.

La bisexualidad es una verdadera identidad sexual, no una simple palabra que utilizamos para discutir resultados de diferentes estudios. Es una identidad que debe ser respetada.

Y tú, ¿cómo te identificas?

Si puedes ponerte una etiqueta..

¿Estás de acuerdo?

¿Crees que las mujeres somos más fluidas sexualmente?, me encantaría saber tu opinión sobre los estudios mencionados en el artículo.

¡Deja tus comentarios!

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.