fbpx

¿Cómo hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad?

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando...

Resumen: Tu hija necesita consejos, recomendaciones y palabras que provengan de las personas que siempre han estado ahí ¿Quién mejor que sus padres para hablar con ella? ¡Prepárate para hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad!

Hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad puede resultar algo difícil. El desconocimiento, el miedo o la inseguridad pueden hacer que sientas que no tienes las herramientas necesarias para tener “la charla” con tu hija.

En general, para cualquier madre o padre este es un tema que requiere de mucha preparación, indistintamente de la orientación sexual de tu hija. Aunque es cierto que parece más difícil cuando tu hija es lesbiana o bisexual.

Antes la sexualidad era un tema tabú y los padres evitaban conversar con sus hijas de este tema. Afortunadamente, las cosas han cambiado y la educación sexual se imparte incluso en las escuelas. 

Prepárate para la charla

Debes considerar que hablar con tu hija lesbiana de sexualidad va a requerir que te prepares. Tu hija está rodeada de información, de imágenes y de publicidad a través de los medios que ya tocan el tema de la sexualidad. 

Aún así, tu hija siempre necesitará que sus padres tengan con ella “la charla”. Debes prepararte e informarte para este momento.

No debes dejarte llevar por falsos mitos sobre la sexualidad entre lesbianas. Ni debes dejar que tu hija crea en información inadecuada.

Si te preparas, vas a poder reforzar la confianza que tenga contigo. Recuerda ¡Ella es tu hija y debes apoyarla!.

Libera los tabús sobre la sexualidad

Muchas veces tememos hablar sobre salud sexual por temor a que esto empuje a tu hija a tener relaciones. No es así. Ofrecerle información, la hará estar preparada para el momento en que ella decida iniciar su vida sexual.

Recuerda que las cosas que prohibimos serán las más atractivas. No es ideal que formemos un tabú en torno a estos temas. Por eso es importante que ella y tú os informéis y sepáis las distintas formas de protegerse en una relación sexual lesbiana.

Busca información

Un buen diálogo con tu hija será mejor si cuentas con la información necesaria. No des nada por sentado, puede ser un buen momento para aclarar cierta información. Recuerda que puedes confundir o hacer sentir incómoda a tu hija.

Esta vez tus experiencias pueden no ser suficientes, también debes buscar información. Es importante que esta venga de una fuente confiable y veraz. 

Busca información para que la charla no se te salga de las manos. Pero no sientas presión, lo más importante es que tengas la disposición de ayudarla con su educación sexual.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Actualmente hay muchos especialistas que difunden información a través de blogs, videos o diversos materiales que te pueden servir. La información que un profesional pueda proporcionarte será muy valiosa.

Consolida la confianza

Tienes que afianzar la confianza que existe entre vosotras para que se pueda establecer un diálogo provechoso.

La comunicación tiene que ser honesta y abierta. Ella tiene que darse cuenta que tú estás quieres construir un ambiente para que ella pueda sentirse en confianza. 

La confianza debe ser parte de tu relación con tu hija. Eso hará todo más fácil. Para eso debes conocerla, saber cómo es ella, qué música le gusta, quiénes son sus amigos y cuáles son sus actividades favoritas. 

Muchas veces los padres no prestan la suficiente atención a la vida personal de sus hijos. Sin embargo, saber esta información estrechará vínculos.

Haz actividades con tu hija y sal con ella. Ve al cine con tu hija, llévala a comerse un helado o tomar un café.

Lo mas te guste a ti y a ella. En este tipo de actividades el dialogo se dará de manera espontánea y estará lleno de confianza. 

Crea vínculos comunicativos con tu hija

Poco a poco puedes ir creando un ambiente de confianza entre tú y tu hija. Así, cuando llegue el momento para hablar por primera vez con tu hija lesbiana sobre sexualidad todo sea menos abrupto. 

No dejes sola a tu hija con su educación sexual. ¡Debes tener una comunicación sólida con ella! Muchas veces lo más difícil es crear un vínculo, dar el primer paso. 

Quizá quieras hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad pero no sabes cómo:

  • ¿Cuál es la mejor forma de acercarse? 
  • ¿Qué debo decirle primero? 
  • ¿Cómo inicio esta conversación? 

Son algunas de las preguntas que pueden surgir si decides hacerlo. Lo primero que tienes que hacer es romper el hielo y acercarte a ella. 

Inicia la conversación

Si tienes una relación donde hay confianza, es probable que sea tu hija lesbiana quien se acerque a ti. Sin embargo, no esperes a que sea ella la te pregunte, te comente o te manifieste sus inquietudes sobre sexualidad. 

¡No esperes más e inicia tú la conversación! 

Recuerda que tu hija puede sentir temor, vergüenza o inseguridad sobre el tema, y más aún siendo lesbiana o bisexual, ya que algunos padres pueden sentirse más incómodos ante esta situación.

Lo más importante es no posponer y no dejarlo para mañana. Pueden pasar años y nunca te atreviste a hablarle. Así que deja las excusas y no esperes que sea ella la que tenga la iniciativa. 

Recuerda que parte de hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad es también aprender de ella y conocerla. El diálogo es la mejor manera de enseñar y aprender. Esta una acción que siempre implica la participación activa de dos o más personas.

Con mucha frecuencia los padres olvidan esta participación mutua y no propician diálogos, tú no puedes actuar así. Deja que tu hija comporta sus dudas, problemas y opiniones, y al mismo tiempo comparte tus conocimientos y experiencias.  

En las conversaciones que tendréis deben propiciar un diálogo. Esto significa que ambas partes (tanto tú como ella) podéis intercambiar roles; cuando ella hable, tendrás que escucharla y cuando tú hablas, tu hija tendrá que escucharte.

Escucha atentamente

Cuando tu hija esté hablante, debes prestarle atención a lo que esté diciendo. Evita que el móvil, la tele o los quehaceres te distraigan. Cuando estés en medio de la conversación, es importante que la escuches atentamente. 

Entre tú y tu hija debe haber un flujo de comunicación continua que se mantenga por los días, las semanas, e incluso por toda la vida. Acostumbrate a mirarla cuando te habla, eso le demostrará que realmente le interesas.

Recuerda que esto no es un monólogo. Debes construir una comunicación recíproca en donde escuches activamente y le prestes atención a lo que tu hija te está diciendo.

Evita las críticas

Debes apoyar a tu hija bajo cualquier circunstancia. Tienes que saber que es más difícil para una chica lesbiana ya que ella puede estar rodeada de un entorno hostil a su sexualidad.

Por eso, no puedes contribuir a que ella se retraiga de su propia identidad

Por eso debes hablar de forma abierta y sin juzgar, es la única forma de crear un diálogo verdadero.

Cuando la aconsejes no la regañes ni la critiques, apóyala y escúchala. No es lo mismo un consejo de alguien en quien confías que un sermón, muchas veces las críticas producen el efecto contrario.

No siempre te gustará todo lo que diga, pero es mejor saber la verdad. 

Ofrécele información diferente a la que ha visto en Internet

Cuando vayas a hablar con tu hija lesbiana o bisexual sobre sexualidad debes considerar que en Internet hay mucha información sobre sexualidad o sexo. Y depende de la edad que tenga tu hija, puede ser uno de los temas favoritos con sus amigas. 

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Estas fuentes de información no son las más profundas o confiables. Aunque esto no significa que sean malas, sino que muchas veces no aportan una información íntegra y enfocada a la salud sexual. 

El enfoque de esta información puede está alejado de la educación sexual, y se acerca más a una idealización del acto sexual, que puede conllevar a muchos complejos y equivocaciones sobre la actividad sexual. 

Tú puedes ofrecerle una información que esté más basada en fuentes confiables, así no le transmitirás tabús ni mitos erróneos sobre la sexualidad.

Siempre sé sincera/ro

Escoge ser sincera/ro cuando vayas a hablar con ella.

Deja las evasivas y los rodeos.

Esto no significa que seas poco sensible, sino que tienes que enfocarte en el tema en sí mismo. No puedes irte por las ramas y terminar hablando de cualquier cosa en vez de la sexualidad. 

Si te cuesta ser franca, lo mejor que puedes hacer es pensar que le vas a decir. No dejes todo a la improvisación.

Puedes escoger un momento para reflexionar antes las palabras y el tono con que vas iniciar la conversación, así como los puntos a tocar. 

Pensar antes no significa sobrepensar y preparar una conferencia.

Tienes que intentar ser espontánea, tus palabras deben ser naturales y libres de juicio. Puedes preparar las cosas que quieres discutir pero puedes dejarte llevar por el flujo de la conversación una vez iniciada. 

No tienes que forzar la primera conversación, habrá cosas de las que no puedan hablar por tiempo o por otros motivos. Recuerda que estas rompiendo el hielo y el objetivo es que haya muchas más conversaciones, cada vez más espontáneas y naturales.

¿Cuál es el mejor momento para empezar a hablar con tu hija lesbiana de sexualidad?

No existe un momento perfecto e ideal para tener la charla. Sin embargo, hay algunos momentos que son menos recomendados:

No hables de esto delante de sus amigas o de otras personas.

Evita avergonzarla. No hagas comentarios sobre esto en público. Es mejor que aproveches un momento de intimidad, cuando no haya nadie más y vosotras podáis hablar con tranquilidad y de cosas privadas

Puedes avisarle antes, pero siempre considerando el tipo de relación que vosotras tengáis. 

Evita los preparativos excesivos, hazlo de una manera casual. 

En vez de “tenemos que hablar de algo muy importante” puedes decirle “cuando tengas un momento, me gustaría comentarte algo” . 

Sobre qué hablar

Los asuntos que vas a hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad deben poder ayudarla con su desarrollo como persona. Así que tienes que velar que sean temas necesarios.

Debes prepararte fundamentalmente en ciertos temas para que puedas responder sus dudas mediante el diálogo. 

Por ejemplo, es fundamental que hables sobre salud sexual en lesbianas o bisexuales, sobre cómo protegerse de enfermedades de transmisión sexual. Así como también hablarle sobre los asuntos menos tocados con respecto a la sexualidad.

Salud sexual para lesbianas y bisexuales

La salud sexual de tu hija lesbiana está en tus manos también. Tu deber es apoyarla ofreciéndole la información que ella necesita para el futuro.

La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Organización Mundial de la Salud

Tienes que comentarle a tu hija sobre las dificultades que pueden surgir en una relación y cómo mantener su individualidad sana y libre.

Alguno de los puntos más importantes que debes hablar con ella son los que te presentamos a continuación. 

Cómo protegerse

Hablar con tu hija lesbiana sobre sexualidad es brindarle las herramientas que ella necesitará para velar por su salud sexual. Uno de los temas más importantes que debe saber es cómo protegerse. 

Una vez estaba hablando con una adolescente lesbiana y ella decía “Me gustan las mujeres porque no tengo que protegerme, ya que es imposible embarazarme”. Yo le explicaba que una mujer está expuesta a muchas otras cosas cuando mantiene relaciones sexuales. 

Es necesario que tanto tú como ella sepan cuáles son los métodos preventivos que debe tener cuando mantiene relaciones.

Control anual

Cuando tu hija empiece su actividad sexual, ella deberá mantener visitas periódicas con un ginecólogo.

Recuerda que como mujer debe verificar su salud y velar por esta. 

Las visitas anuales le asegurarán una salud física que también se vincula con su salud sexual. 

Exámenes de E.T.S

Tenéis que saber que muchas personas contagian a sus parejas porque no saben que tienen una enfermedad sexual.

Es importante que tu hija sepa que debe pedirle exámenes actualizados a una mujer con la que tendrá relaciones.

La sexualidad no es juego y diversión, debemos ser responsables. Si tu hija tiene una pareja estable, ambas deben acudir a hacerse estudios para estar seguras de que no es están infectadas con ninguna enfermedad de transmisión sexual. 

Métodos de barrera

Es cierto que tu hija no tendrá que tomar anticonceptivos orales para la planificación familiar, pero sí deberá usar métodos de barrera. Esto ayudará a prevenir el contagio de enfermedades de trasmisión sexual

En el acto sexual entre dos mujeres lesbianas se pueden utilizar utilizar campos de látex algunos de ellos son: 

  • El preservativo femenino: se coloca en la vulva con el fin de proteger a ambas durante el acto.
  • Dental dam (o barreras de látex): se coloca en la vulva con el fin de proteger a ambas durante el acto.
  • Preservativos masculinos: se coloca en los dildos (sobre todo si van a usar el mismo juguete para ambas)

Preguntas frecuentes que se puede hacer tu hija sobre sexo

Aunque tu hija no lo exprese, es posible que tenga algunas dudas sobre cómo manejarse en algunas situaciones. Debes mostrarte comprensiva/o y ayudarla a responder algunas preguntas.

“¿Cuándo estoy lista para tener sexo?”

El momento indicado para que tu hija tenga experiencias es cuando haya alcanzado un total desarrollo físico – psicológico que le permita decidir con quién y en qué momento mantenerlas.

Debes comunicarle a tu hija que no debe ceder ante la presión que sus amigas/os tengan, ni la presión de su novia.

Tu hija es una persona libre y debe poder decidir sobre su cuerpo.

“¿Qué hago si mi novia quiere tener sexo y yo no?”

Nadie (ni siquiera su novia) puede presionar a tu hija a que tenga relaciones. Debes propiciar el diálogo sobre las decisiones importantes. 

Si tu hija no quiere tener sexo con su novia, debe hablar con ella y explicarle la situación. Si su novia la quiere, la comprenderá y juntas esperarán con ansias a que se dé el momento.

No todo debe ser hablar de sexo

La educación sexual también es educación afectiva y emocional.

Que nuestros hijos aprendan a querer y a sentirse queridos. El tema de la educación sexual debe enfocarse en aspectos como:

  • Orientación sexual
  • El maltrato físico o psicológico
  • Violación

Conclusiones

La sexualidad es un tema que tiene que dejar de ser tabú entre todos.

Esto es algo muy importante en el desarrollo de niñas y adolescentes. La educación es algo que se construye poco a poco, así que no veas “la charla” como un evento que tendrá lugar una única vez. 

Toma lugar en su educación sexual, no la dejes en manos de los demás. 

Tu edad y experiencia serán muy valiosas para hablar con tu hija lesbiana de sexualidad. Sin embargo, eso no significa que ella no te puede enseñar cosas nuevas o que con ella no puedes iniciar diálogos. ¡Será enriquecedor para todos!.

Y tú, ¿hablas con tu hija sobre sexualidad?

Cuéntanos tus trucos y consejos para que estas charlas sean lo más positivas posibles, todas las madres que nos leen te lo agradecerán.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Clío Uribe

Mujer, lingüista y fiel amante a las mujeres.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.