fbpx

Qué hacer cuando tu hija te dice que es lesbiana

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando…

Resumen: Este artículo te va a enseñar a quitarte esas ideas negativas y prejuicios acerca de la homosexualidad que tienes en la cabeza, porque lo que tienen que cambiar son tus formas de pensar, no la sexualidad de tu hija.

Las mujeres homosexuales cada vez tenemos más y más valor para ser honestas y abiertas sobre nuestra sexualidad, gracias a los cada vez más ejemplos de normalización de la homosexualidad.

Pero hay que tener en cuenta la dificultad de ser una adolescente y tener que lidiar con definirte a ti misma como lesbiana o bisexual, porque siempre parece que el mundo se te viene encima cuando te das cuenta de que te gustan las chicas

Teniendo esto en cuenta, aún así como madre o padre, puedes llegar a tener dudas sobre la sexualidad de tu hija y cómo lidiar con ella.

Estas dudas son normales, la sociedad nos ha enseñado que la homosexualidad no es normal, que nuestros hijos sufrirán y serán relegados a un tipo de ciudadano de segunda clase.

Este artículo te va a enseñar a quitarte esas ideas de la cabeza, porque lo que tienen que cambiar son tus formas de pensar, no la sexualidad de tu hija.

Los padres necesitan saber que este es un camino en el que no están solos y que hay cientos de asociaciones donde pueden pedir ayuda.

El primer paso y desafío como padres y madres debe ser el amor incondicional por tus hijas: lesbianas, bisexuales o heterosexuales.

Cómo lidiar con cualquier emoción negativa

Para lidiar con las emociones negativas, debemos avanzar y dejarlas atrás. No te encierres en un bucle de autoflagelación, sigue mirando al futuro.

Yo siempre he sido muy partidaria de la acción por reacción. No te quedes llorando en un rincón porque tu hija es lesbiana. Sécate esas lágrimas y ten el valor de hacer algo, algo para cambiar tu forma de pensar.

Algo que puede ayudarte es tener tu propio espacio para ser capaz de aclarar tus sentimientos como padre. Quizás con un amigo de confianza, un miembro de tu familia o un compañero de trabajo.

Tal vez ellos puedan ayudarte a explorar esos sentimientos. Pero si esto no es posible, es buena idea buscar servicios profesionales.

Puede ser que en un principio te sientas un poco sola o solo, pero buscar a un terapeuta profesional siempre es algo bueno. Hay organizaciones LGBT que pueden ayudarte.

Escuchar a tu hija y hacer preguntas si lo consideras necesario como padre también puede ayudarte a lidiar con las emociones negativas.

Amarlas y aceptarlas incondicionalmente

Aunque esta frase suena como algo positivo y reconfortante, a veces decirla sugiere que la homosexualidad de tu hija es algo que debe ser aceptado porque no es normal.

Lo que es más, se traduce como Te quiero a pesar de que seas lesbiana o bisexual; como si esto fuera una enfermedad.

Vamos a quitarnos eso de la cabeza de una vez, no es ninguna enfermedad.

¿Una alternativa? Qué tal solo decir,Gracias por decirmelo. Te quiero.

Tu hija puede estar nerviosa sobre cómo vas a responder, así que lo más importante es agradecerle por decirtelo y sentir que podía confiar en ti y ser honesta contigo.

No lo hagas sobre ti

Para las chicas lesbianas o bisexuales, a veces salir del armario es un problema, para otras termina siendo el momento más importante de sus vidas.

Así mismo, para muchos padres a veces es un problema, porque llegan a llorar y sufrir y necesitan tiempo para ser educados nuevamente y aceptar esta realidad.

Pero siempre será un proceso mucho más intenso e importante para tu hija.

Tus problemas como madre o padre pueden requerir atención, pero es mejor dejarlos de lado por un tiempo y ajustarte junto con tu hija a su nueva dinámica.

Puede que te sientas culpable o molesto, pero tu hija no es la persona con la que debes procesar estos sentimientos.

No cargues esa culpa sobre ella, nadie la tiene, no pasa nada.

Si estás luchando con no culparte a ti mismo, reaccionar inadecuadamente, etc., puede ser que necesites algo de espacio y ayuda para procesar tus propias emociones y respuestas.

Esto es totalmente entendible y no es necesariamente una señal de homofobia o de haber fallado en aceptar a tu hija… solo significa que necesitas un poco de espacio y ayuda.

Los padres a veces temen asumir que su hija es lesbiana porque les preocupa que otra gente lo sepa. Hablar con personas que comparten y entienden tus preocupaciones es una buena terapia.

Encuentra personas en las que confíes para hablar con ellas, porque el punto de hacerlo es conseguir estar ahí más para tu hija.

Inicia una conversación, escucha

Iniciar una conversación es la clave, pero también es importante continuarla.

No puedes predecir lo que tu hija siente o piensa. Así que hazle preguntas abiertas que le muestren a tu niña que puede hablar contigo, que vas a aceptarla, y que te sientes cómoda hablando de esto con ella.

Ten en cuenta que la sexualidad es algo privado. Imagina hablar sobre con quién preferirías tener sexo con tus padres. Incómodo. Si tu hija no se siente cómoda hablando contigo en este momento, o si tú no te sientes cómodo con esta situación, es mejor buscar apoyo con otra persona u organización.

Si tu hija se acerca a ti para hablar sobre ello, es importante que valores este gesto, dado que está dispuesta a arriesgarse a que la rechaces y no la apoyes por su condición sexual.

No preguntes si es una fase, no especules sobre causas

Intentar cambiar la sexualidad de tu hija es una de las cosas más dañinas que puedes hacer,

Te arrepentirás en el futuro si tomas este camino, y no servirá de nada, tu hija va a seguir siendo lesbiana porque simplemente, es así.

También es importante no buscar una razón.

Tu hija sabe quién le atrae de la misma manera que tú lo sabes, y este tipo de especulaciones pueden transmitirle a tu hija el mensaje no tan sutil de que te sientes incómodo con su sexualidad y no la reconoces como “normal”.

Así que, especular con tu hija sobre los orígenes de su sexualidad probablemente no te llevará a ningún lado. Quizás algún día un estudio probará definitivamente qué define tu sexualidad, pero mientras tanto hay mucho que no sabemos.

Piensa en ello, muy poca gente heterosexual sienten la necesidad de pensar en el origen de su sexualidad, ¿por qué debería ser diferente con las personas homosexuales?.

Normalizalo

En el momento en que lo veas como algo normal, todos tus demás problemas sobre la homosexualidad prácticamente desaparecerán.

La homosexualidad no es una efermedad, las personas gays y lesbianas llevamos vidas corrientes, vamos a la universidad, hacemos amigos, tenemos trabajos mejores o peores, parejas también mejores o peores, y algunos, al igual que los heterosexuales, nos casamos y tenemos hijos.

La vida es la misma, puedes ser feliz, puedes vivir intensamente, puedes tener éxito. Y sobre todo, al decirlo a los demás, tu hija va a poder ser libre para vivir la vida que quiera con la mujer que le llene su existencia.

Si como padre no crees que puedas aceptar o ver como algo normal el hecho de que tu hija es lesbiana o bisexual, puedes ir a centros o personas con experiencia en asuntos familiares y orientación sexual.

Si no conoces a mujeres lesbianas, otra cosa que puedes hacer es ver ejemplos de personas reales lesbianas, películas sobre lesbianas, libros sobre lesbianas… En definitiva, hartate a vernos hasta que dejes de verlo raro.

Educarte a ti mismo es algo clave para apoyar a tu niña

La mejor forma de entender algo es informándote. Te aconsejo que leas todo lo que puedas sobre homosexualidad.

Para empezar, como madre o padre, tienes que saber qué significa el término LGBTI y a qué grupos se refiere. También tienes que entender que la orientación sexual no está relacionada con la identidad de género.

Lee libros, busca información en asociaciones LGBTI y en internet, en páginas como esta.

Edúcate a ti mismo para entender perfectamente lo que significa ser lesbiana o bisexual y cómo apoyar a tu hija de la manera correcta.

Tienes que ser el defensor de tu hija y evitar insultarla indirectamente haciendo bromas o estereotipando a la comunidad LGBTI.

Quizás piensas que estás siendo divertido, pero las bromas pueden ser interpretadas como maneras pasivo-agresivas de decirle que no te gusta quién es.

Así que, si notas que tu familia o amigos se comportan de esta manera es importante explicar que este no es un comportamiento tolerable en tu hogar o en tu presencia.

Cómo brindar tu apoyo como padre

Primero que nada, tienes que valorar la elección de tu hija de salir del armario ante ti y otras personas, y apoyar el camino que seguirá durante su vida. Sin importar qué, siempre deberás defenderla a ella.

Los niños no son nuestras réplicas o un reflejo de nosotros, sino individuos únicos. Durante este proceso, es muy importante tener empatía uno por el otro.

Se necesita mucho valor para que una chica salga del armario, incluso si es muy cercana a sus padres. Antes de que tu hija pueda llegar a este punto, necesita aceptar su sexualidad o identidad de género por sí misma.

Quizás no seas la primera persona a quien se lo diga, pero no te lo tomes personal. Cuando lo hace, significa que está dispuesta a confiar en ti y a arriesgarse a que la aceptes y sigas amando por quien es.

Reconoce los sentimientos de tu hija y apoya abiertamente su valor. Tu apoyo es y será siempre fundamental.

Yo como lesbiana, hubiera podido soportar perder a un amigo por no aceptar mi sexualidad, pero no hubiera podido soportar perder a mis padres por eso. No permitas que esto os separe.

Ayuda profesional

De acuerdo al área en la que vivas, hay grupos locales de jóvenes LGBT a los que tu hija puede ir en caso de que se sienta en crisis.

Tú como padre puedes buscar también a gente de confianza para hablar sobre la sexualidad de tu hija y con quién buscar apoyo y entendimiento, dado que la meta más importante es ayudar a tu niña.

No olvides que un terapeuta también puede darte confidencialidad, apoyo, ayuda, confianza, y recursos para construir una relación sólida con tu hija.

No lo niegues

Dependiendo de la edad de la niña, algunos padres pueden verse tentados a negar que sus hijas sienten atracción por personas del mismo sexo. También pueden verse tentados a quitarle importancia.

Puedes llegar a pensar que los sentimientos por personas del mismo sexo son una tontería de adolescencia. Pero si haces esto, ten en cuenta:

  • En primer lugar, no estás tomando en serio la poderosa naturaleza de los sentimientos a esa edad, y la preocupación y sufrimiento que estos pueden estar provocando en tu hija. Ya sea que sus sentimientos sean definitivos o no, necesitan ser tomados en serio tanto tiempo como duren.
  • Segundo, no hay ninguna manera en de saber si tu hija es alguien cuyos sentimientos sexuales cambiarán cuando crezca, o si sus atracciones actuales son permanentes.
  • Pero tercero y más importante, tal forma de actuar continúa asumiendo que ser “heterosexual” es la sexualidad normal de la cual se está desviando.

Tienes que tomarte en serio los sentimientos de tu hija y apoyarla.

Pero no sobre reacciones

No trates a tu hija de manera diferente porque es lesbiana o bisexual. No sobre reacciones.

Tu hija necesita que la hagas sentir segura, pero sin excesos. Una de las cosas que tu hija necesita es que nada cambie, que todo siga de la misma manera.

Ella sigue siendo ella misma. Aunque su sexualidad es una parte importante de su persona, que debes de aceptar y no negar, no es todo lo que la define.

Qué hacer dependiendo de su edad

La manera en que podrás asumir todo esto dependerá de la edad de tu hija, aquí hay algunas cosas que puedes hacer.

Si tu hija es adulta

Si tu hija es adulta y no vive en tu casa, entonces lo importante es reconocer que ella ya está tomando sus propias decisiones y viviendo su propia vida.

Si sigue viviendo contigo, quizás te puedas sentir incómodo con la idea de tu hija teniendo relaciones con otras mujeres.

Dale la vuelta, si tu hija encuentra una pareja que la haga feliz, la entienda y la respete, ¿qué hay de malo?.

Si tu hija es una niña

Si tu hija es joven, llegar a un entendimiento con ella es crucial. Y sobre todo, hacer que se sienta apoyada y respetada.

Las jovenes lesbianas y bisexuales que son rechazadas por sus padres tienen una incidencia comparativamente alta de suicidio y abuso de drogas y alcohol. Algunas adolescentes se protegen a sí mismas alejándose tanto como les es posible de sus padres.

Tienes que crear una relación de amor y llena de aceptación en la cual tu hija esté segura.

También es útil si la familia puede hablar sobre sexo y sexualidad de manera abierta y honesta, de acuerdo a la edad de la niña.

Preguntas frecuentes de padres

Aquí puedes encontrar las respuestas a las preguntas más frecuentes que los padres en esta situación podrían tener.

¿Cómo puedo estar segura de que es lesbiana?

Hasta que tu hija vaya y te diga que es lesbiana o bisexual, o que podría serlo, no puedes saberlo.

Intenta no asumir y deja que se acerque y te lo diga a su propio tiempo.

Crea un ambiente positivo en el que tu hija sienta que es capaz de hablar contigo sobre su orientación sexual o identidad de género.

Puedes intentar decir cosas positivas sobre la gente LGBT cuando están en la TV, por ejemplo, y no permitas que la gente diga cosas negativas bajo tu techo.

¿Mi hija es diferente ahora?

Cuando una chica anuncia “Soy lesbiana” y no teníamos idea (o lo sabíamos desde un principio pero lo negábamos a nosotros mismos) la reacción es normalmente sorpresa y desorientación.

Todos tenemos sueños, una visión de cómo será nuestra niña, cómo debería, cómo puede ser.

Así que, la sorpresa y desorientación que podrías sentir es una parte natural de un tipo de proceso de duelo. Has perdido el sueño que tenías para tu hija.

Sigue recordándote a ti mismo que tu hija no ha cambiado. Es la misma persona que era antes de que supieras sobre su sexualidad.

Son tus sueños, tus expectativas, tu visión las que tienes que cambiar si quieres verdaderamente conocer y entender a tu hija.

¿Por qué es lesbiana mi hija?

Quizás creas que tu hija ha sido inducida a la homosexualidad por alguien. ¿De verdad crees que esto es posible? ¿te podría pasar a ti?. La verdad es que nadie “convirtió” a tu hija en lesbiana.

Otros padres piensan que su crianza es la causa de la identidad sexual de sus hijas. Tu hija es así, al igual que le puede gustar más el color verde que el azul.

Por si te consuela, estas teorías ya no son aceptadas dentro de la psiquiatría ni la psicología, así que sacalas de tu cabeza.

Muchos otros padres se preguntan si hay una base genética o biológica para la homosexualidad.

Aunque hay algunos estudios sobre homosexualidad y genética, no hay ningún estudio concluyente hasta la fecha sobre la “causa” de la homosexualidad.

En ausencia de estos datos, lo importante es preguntarte a ti mismo por qué es importante para ti el saber la razón.

¿El apoyar o amar a tu hija depende de tu habilidad para señalar una causa? ¿Le pedimos a las personas heterosexuales que justifiquen su sexualidad?.

¿Por qué me siento incómodo por su sexualidad?

La aprensión que puedes sentir es producto de nuestra cultura. La homofobia es demasiado profunda en nuestra sociedad como para sacarla fácilmente de nuestra conciencia.

Por otro lado, muchos padres pueden estarse enfrentando a otro tipo de culpa. Padres que se ven a sí mismos como “abiertos y liberales”, que piensan que han dejado atrás el prejuicio sexual, muchas veces se sorprenden al reconocer que se sienten incómodos cuando es su hija la que es lesbiana.

Lo mejor para los padres es enfocarse en sus hijas y lo que ellas necesitan.

Intenta no enfocarte en la culpa. No tiene sentido, y no consigue nada para ti ni para ella.

¿Ser parte de la comunidad gay no hará más difícil la vida para ella?

Hasta que la homofobia desaparezca completamente, puede que tu hija se enfrente con diversos desafíos. Pero una de las cosas más difíciles para las personas LGBT es enfrentarnos al rechazo de amigos y familia.

En la actualidad, las personas LGBT nos podemos casar y tener hijos en cada vez más y más países, y hay una legislación para protegernos en nuestro lugar de trabajo. Hay más modelos LGBT en las artes, política y deportes y la cantidad de personas que tienen un problema con nosotros por suerte son cada vez menos.

En España, por ejemplo, las personas LGBT tenemos los mismos derechos que las personas heterosexuales.

¿Mi hija tendrá su propia familia?

Claro que sí, si ella quiere.

Muchos gobiernos alrededor del mundo ahora reconocen a las parejas del mismo sexo. Están incrementando el número de empresas que proveen seguro social y beneficios para “parejas de hecho” y más parejas lesbianas se están convirtiendo en madres.

Algunas lesbianas utilizan inseminación artificial para concebir a un niño que puedan criar juntas, Además, más y más parejas homosexuales están adoptando hijos juntas.

¿Cómo se lo cuento a nuestra familia y amigos?

Este proceso puede ser difícil, tanto para los padres como para las hijas. Pero a veces el miedo es peor que la realidad.

Tienes que aprender a cambiar actitudes dentro de tu entorno. Puede que recibas algunos comentarios negativos o insensibles de tus familiares, amigos, y compañeros de trabajo.

Pero recuerda que tu hija ya recorrió este camino, así que ella podría ser capaz de ayudarte.

Algunas chicas podrían querer compartir las noticias con sus amigos y familia cercana. Otras, querrán compartirlo con el mundo entero.

Es importante que hables con tu hija si ella está lista para hablar con la familia y amigos, pero tú no, dado que es importante que tu hija también te entienda a ti y tu necesidad de un poco más de tiempo para aceptar la información.

¿Qué dirán los vecinos?

Esta podría ser una preocupación muy real, especialmente para las familias que se consideran parte de una comunidad cerrada.

Pero las personas gay, lesbianas y bisexuales vienen de familias de cada rincón del mundo. Así que no es demasiado complicado que en un vecindario haya más de una persona LGBT. Y tus vecinos entenderán esto, y probablemente, ni siquiera les importe.

Mi experiencia me dice que a la gente, independientemente de su mentalidad, sólo le importa cuando es su propia hija, el resto, nos da igual.

¿Aprenderé a vivir con esto?

Respuesta corta, claro que sí.

Una vez que la mayoría de las personas se ajustan a la realidad de la orientación sexual de su niña, sienten como si un nuevo mundo hubiera sido abierto para ellos.

En primer lugar, formas parte de la vida de tu hija de una forma que nunca habías conocido. Usualmente, esto os hará estar más unidos

Yo diría que ver, leer y aprender más sobre orientación sexual es lo que más te puede ayudar, poniendo a dormir algunos de los mitos que has interiorizado.

Así que cuanto más aprendas, más te enfurecerás, y más querrás cambiar a la sociedad en lugar de a tu hija.

Finalmente, llegarás a un punto en el que pensarás: ¿cuál es el problema?. En ese momento te darás cuenta de que es un problema de la sociedad, no de tu hija.

Cuéntanos tu experiencia

¿Cómo has reaccionado a la salida del armario de tu hija?, ¿conoces a alguna persona gay y cuál fue la reacción de sus padres al contárselo?.

Las experiencias de los demás nos ayudan a hacernos más fuertes, cuéntanos la tuya.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.