fbpx

¿Cómo prepararte para tu primera vez teniendo sexo lésbico?

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Resumen: Si es tu primera vez teniendo sexo lésbico, puedes prepararte en algunos asuntos para que el encuentro sea más placentero y libre de incomodidades.

Todas hemos tenido una primera vez teniendo sexo lésbico. Así que no te preocupes, relájate y no tengas miedo. De una u otra forma tú conoces esto instintivamente. Si te dejas llevar por tu cuerpo, sabrás qué hacer.

Las caricias, el contacto, las posiciones y los roces surgirán poco a poco entre ambos cuerpos. Es normal que la primera vez no sea tan espontáneo y natural, pero poco a poco aprenderás lo que te va mejor para ti.

Si es tu primera vez teniendo sexo lésbico, puedes prepararte en algunos asuntos para que el encuentro sea más placentero y libre de incomodidades. Aquí te ofreceremos algunas cosas que te ayuden a prepararte para tu primer encuentro sexual con otra mujer.  

Tenemos una guía completa de sexo lésbico recién publicada, te ayudará a saber cómo empezar y las maravillosas opciones del sexo entre mujeres.

Conócete a ti misma 

Los encuentros sexuales permiten mostrarle a alguien tu cuerpo, tus sensaciones y tus deseos. Si es tu primera vez y no has experimentado con otra mujer, conocerte a ti misma será una herramienta útil.

Una mujer sabe bien cómo complacer a otra mujer, ya que una mujer conoce bien su propio cuerpo.

Por lo tanto lo primero que tienes que hacer antes de buscar placer en otra persona, es descubrir tu cuerpo. Conoce tus zonas erógenas, tócate mientras te bañas o cuando estés a solas. Utiliza espejos y admírate.  

Descubre tu cuerpo

Deja atrás la vergüenza y acepta cada una de las partes de ti misma. Conocer tu cuerpo te dará seguridad frente a otra mujer. Cada cuerpo es un universo y tiene sus propias leyes.

Tómate tu tiempo y hazlo cada vez que puedas y quieras.

Eso te permitirá descubrir qué se siente bien para ti. Encontrarás ciertos lugares y ciertos movimientos más placenteros que otros. No debes avergonzarte, dedícate tiempo contigo misma.

Descubre tus deseos

Conoce tus impulsos imaginativos y tus fantasías. No temas usar tu imaginación en esos momentos a solas contigo. Eso te ayudará a sentirte más cómoda cuando estés con alguien más.

Cierra los ojos y trasládate a donde tú quieras y con quien tú quieras. Descubrir tus deseos es un material más poderoso e inofensivo para explorarnos a nosotras mismas.

Eso te permitirá conocer qué te gustaría hacer en el futuro, qué cosas te gustaría experimentar con ella. El sexo lésbico es una forma de compartir lo que te gusta más o lo que te gusta menos con otra mujer.

Comunícate con tu pareja 

Si es tu primera vez teniendo sexo lésbico debe haber comunicación con la persona con quien decidiste compartirlo (sea tu novia o no). Tener relaciones sexuales con una persona es un conocimiento mutuo que ocurre de forma paulatina.

Nunca des por sentado cosas que no sabes sobre tu novia.

Deja los tabúes y habla sobre sexo lésbico con ella. Compartir tus sentimientos y tus expectativas también la preparará a ella para compartir contigo ese momento preciado.  

Háblalo antes

La comunicación antes de tu primera vez teniendo sobre sexo lésbico con tu pareja te va a relajar.

Lo mejor es que habléis de esto antes (unos días antes, unos minutos antes). Mientras menos dudas tengáis de lo que queréis, será mejor.

  • ¿Te sientes nerviosa? 
  • ¿Deseas tener o no sexo? 
  • ¿Quieres pero no sabes cómo?

También escúchala para que compartáis vuestros puntos de vista y vuestras experiencias. Si ella ha tenido más experiencias que tú, no es un motivo por el que te tengas que preocupar. En cierto sentido, te puede enseñar muchas cosas.

No le mientas si no has tenido antes sexo, no te sientas intimidada por esa razón.

Conoce lo que le gusta

Mantener relaciones con una mujer te permitirá conocerla a ella; sus gustos y sus movimientos. Juntas experimentarás cómo vuestros cuerpos encajan y desencajan, cuán bien os sentís en tal o cual posición.

No puedes dar espacio al silencio en tu relación ni en el sexo. También debes conocer qué piensa ella y qué disfruta ¿cuáles son sus gustos y sus fantasías?.

Entre mejor sea la comunicación y el conocimiento mutuo, podréis cada día disfrutar más juntas y profundizar en una buena relación con buen sexo lésbico.  

No temas a expresarte 

Pero nunca puedes hacer nada que no quieras, nadie te puede obligar a nada. Lo mismo para tu pareja, no la puedes obligar si ella no lo desea. Cuando algo no te guste, siempre podrás decir: Hasta aquí.

Algunas frases que puedes usar durante el sexo, para saber si esa persona está conforme con lo que haces:

  • ¿Te molesta?
  • ¿Te provoca?
  • ¿Qué te parece si…?
  • ¿Puedes detenerte?
  • ¿Te gusta así?
  • ¿Estás de acuerdo con…?
  • ¿Quieres más?

Al mismo tiempo, puedes tomarte la libertad de expresarle algo de esto si lo necesitas. Esto no significa que cada dos segundos vas a repetir estas frases o preguntas.

Siempre es importante saber y hacer saber lo que pensáis y sentís. 

Protégete en tu primera vez teniendo sexo lésbico

No puedes dejar para otra oportunidad la protección mientras llevas a cabo el acto sexual por primera vez. Consulta a tu ginecólogo y asegúrate de que tu pareja también lo haga. Debéis cuidaros y protegeros. 

El sexo es una actividad llena de placeres y que es parte de nuestro bienestar. Todos tenemos derecho a disfrutarlo, pero debemos tener presente la responsabilidad con nosotras mismas y las otras. 

Prepárate anticipadamente

Hay muchas ETS que no necesariamente son visibles, puede que tu pareja tenga una y ni siquiera lo sepa. Por eso ante todo la protección en el acto sexual.

No puedes hacerlo con una persona que no quiera protegerse. 

Que no te falten preservativos femeninos, barreras de látex (o Dental dam) ni guantes o dediles de látex.

Puede que ocurra de manera espontánea, en el momento menos pensado. Por esta razón debes siempre estar preparada por si ocurre el momento. 

Afronta los nervios

Debes saber que todas las experiencias nuevas nos generan nervios. Si es tu primera vez teniendo sexo lésbico puedes sentir muchas emociones encontradas. Además, si es con una mujer que te gusta mucho esto empeorará. 

En tu primera vez teniendo sexo lésbico puedes presentar algunos signos de ansiedad como los siguientes:

  • Sudor.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Agitación o nerviosismo.
  • Respiración acelerada.
  • Temblor.

Para afrontar la ansiedad tienes que desviar tu atención de estos signos y concentrarte en tu pareja. Disfruta el momento y aférrate a ella, verás que poco a poco estos signos irán desapareciendo.

Elige bien tu pareja para la primera vez teniendo sexo lésbico

La persona con la que compartes la primera vez teniendo sexo lésbico es muy importante (o no). Eso dependerá del tipo de mujer que eres y de qué tan dispuesta estás de tener sexo casual.

Si en tu caso prefieres escoger bien a la mujer con la que vas a estar, debes estar segura de que tienes la potestad de elegir. La química que tengas con una persona puede hacer mucho más sencilla tu primera vez.

La posibilidad de escoger voluntariamente la persona con la que compartes este momento mejorará los nervios. Podrás sentirme más cómoda.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

No tienes por qué apresurarte de estar con alguien si no te sientes bien.

Déjate llevar en tu primera vez teniendo sexo lésbico 

Si ya has puesto en práctica las cosas que te recomendamos en este artículo para tu primera vez, lo único que debes hacer es dejarte llevar. No te preocupes por cuánto vaya a durar, de cómo lo vais a hacer, ni de si vas a correrte o no. 

Al estar nerviosas nuestra mente se mueve a otro lugar, se distrae con las preocupaciones y miedos. Entonces no se puede concentrar en el acto presente.

Tienes que dejarte llevar, aceptar el placer y no pensar si lo estás haciendo bien o mal. Por eso la mejor forma de alcanzar ese punto es relajarte y fluir con las sensaciones del instante. Si esa persona te gusta y te sientes en confianza será muy fácil. 

Atrévete

Puede que hace tiempo quieras hacerlo pero no te has atrevido. Quizás ya hayas conseguido a la persona indicada pero todavía no te das la oportunidad de que ocurra.

Lo primero que tienes que pensar es cuáles son las razones que no te dejan hacerlo:

  • ¿Tienes miedo a no saber qué hacer la primera vez?
  • ¿Son los prejuicios y valores aprendidos que te impiden cumplir tu deseo? 

La comunicación con tu pareja puede reducir el temor a la primera vez, sigue nuestras recomendaciones de este apartado. Te sentirás libre y sin presiones para disfrutar de tu sexualidad.

No dejes que nada ni nadie te impida cumplir tus anhelos profundos con una mujer.

En cambio, si es que no te atreves porque tu entorno sociocultural lo ve como algo malo, no puedes seguirte guiando por visiones de los demás. ¡Hazlo y no esperes más! El placer no es un pecado, y si te gustan las mujeres, eso te corresponde a ti y sólo a ti. 

Y tú, ¿qué te gusta en la intimidad?

¿Qué te gusta más en la cama?

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Clío Uribe

Mujer, lingüista y fiel amante a las mujeres.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.