Blog > Noticias lésbicas

¿Escritoras lesbianas? Lista de las mejores plumas lésbicas

Te presentamos algunas de las escritoras lesbianas y bisexuales más importantes de la literatura universal.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Forma parte de la primera comunidad hispana totalmente privada y exclusiva para lesbianas y bisexuales de más de 30 años, donde el objetivo no es ligar sino encontrar apoyo, comprensión y la fuerza imparable de un grupo unido que se ayuda y se impulsa entre sí.

Quiero entrar en la Comunidad

Ser escritora y ser lesbiana ha sido hasta hace poco tiempo un desafío. Pero hay mujeres que desde todos los tiempos han escrito tan libres como han amado, sin miedo y eso queda reflejado en sus letras.

Por eso, es importante dejar claro qué lesbianas han sido plumas importantes en nuestros tiempos.

Hace tiempo que quería escribir un artículo con una lista de escritoras que siendo lesbianas o bisexuales han dejado su huella en la literatura universal y por supuesto en la literatura lésbica.

Algunas de ellas usaron su pluma para salir del armario, otras de ellas ni tan siquiera pudieron planteárselo, pero todas ellas, valientes mujeres, supieron dejar su esencia coloreando sus letras. Contarnos su verdad en los espacios de cada renglón.

A todas ellas, por dar el primer paso me gustaría darles las gracias con esta pequeña recopilación de escritoras lesbianas o bisexuales, que no te puedes perder. Para que su legado siga brillando entre nosotras.

¡Vamos allá!

Safo de Lesbos, la escritora que nos dio el nombre de “lesbianas”

Es la primera entre todas las escritoras conocidas, que declaró su amor por escrito a una mujer.

Nació en el siglo VII a.C en la isla de Lesbos y allí vivió durante toda su vida, con la excepción de un pequeño periodo que vivió en Sicilia. Fue la directora de una academia de arte y literatura en Lesbos, dedicada exclusivamente para mujeres.

Fue declarada por Platón “la décima Musa” y es la única poetisa mujer conocida de la época arcaica helena. La primera escritora lesbiana que conocemos.

Desgraciadamente nos queda muy poco de su trabajo, pero los pocos textos que aún conservamos tienen pequeños tesoros escondidos. Como este:

De verdad morir yo quiero


de verdad que morir yo quiero
pues aquella llorando se fue de mí.

Y al marchar me decía: Ay, Safo,
qué terrible dolor el nuestro
que sin yo desearlo me voy de ti.

Pero yo contestaba entonces:
No me olvides y vete alegre
sabes bien el amor que por ti sentí,

y, si no, recordarte quiero,
por si acaso a olvidarlo llegas,
cuánto hermoso a las dos nos pasó y feliz:

las coronas de rosas tantas
y violetas también que tú
junto a mí te ponías después allí,

las guirnaldas que tú trenzabas
y que en torno a tu tierno cuello
enredabas haciendo con flores mil,

perfumado tu cuerpo luego
con aceite de nardo todo
y con leche y aceite del de jazmín.

recostada en el blando lecho,
delicada muchacha en flor,
al deseo dejabas tú ya salir.

Y ni fiesta jamás ni danza,
ni tampoco un sagrado bosque
al que tú no quisieras conmigo ir.

Safo de Lesbos

¿De dónde viene el término lesbiana?

Safo prohibió la presencia de hombres en su academia en Lesbos. Como era la única academia de la época solo para mujeres y se encontraba en Lesbos, poco a poco sus estudiantes fueron llamadas “lesbianas”.

Hoy en día la isla es un lugar de peregrinación lésbico aunque los locales no están muy de acuerdo con la utilización de este término debido a la moral extremadamente religiosa de la Grecia actual.

Gabriela Mistral, una mujer brillante

Nació en Chile un 7 de Abril de 1889 en una familia pobre y humilde. Gran parte de su vida la dedicó a promover la educación pública y gratuita en su país.

En 1910 empieza a publicar sus primeras poesías, cambiando su nombre civil Lucila Godoy Alcayaga por su pseudónimo Gabriela Mistral.

Fue la primera mujer latinoamericana en recibir un premio nobel de Literatura, además de haber cosechado una carrera literaria brillante.

Ella tuvo que rechazar ser una escritora lesbiana durante su vida. Incluso se vio forzada a abandonar Chile para escapar de la polémica.

Tras su muerte, los biógrafos descubren a la luz que el corazón de Gabriela, tenía dueña. Una secretaria estadounidense llamada Doris Dana, que tenía 28 años cuando se quedó prendada de la escritora y se convirtió en su musa.

Gabriela le dedico “Niña Errante”. Al morir la dejó heredera de gran parte de sus bienes. La diferencia de edad era mucha, pero eso no impidió su amor.

Doris Dana y Gabriela Mistral compartieron un estrecho vínculo, una profunda atracción y una historia de amor que desgraciadamente nunca pudo vivirse a la luz del día por la homofobia sufrida en la época hacia ambas escritoras.

Ella ya tiene una ficha personal en nuestra web, la tienes aquí 🙂

Gloria Fuertes, escritora y poetisa

Otra poetisa con carácter. Esta vez española. Fue una escritora de la Generación del 50. De hecho, podríamos decir que la más importante a la que pertenece. Nació un 28 de Julio de 1917.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Para mujeres de más de 30 años.

Forma parte de un grupo de mujeres unido con el que hablar y compartir experiencias, que se ayuda y se impulsa entre sí, donde el objetivo no es ligar sino hacer amistades de cualquier parte del mundo.

Quiero entrar en la Comunidad

Su obra más conocida es infantil y juvenil, pues Gloria, disfrutaba creando material para las futuras generaciones y alimentando sus mentes como ella misma decía, pero también exploró otros géneros.

Su literatura sirvió para dar voz a las mujeres trabajadoras y pobres. Luchó con valentía por la igualdad de género. Si quieres conocerla más no dejes de leerla.

De la vida de Gloria Fuertes también tienes una ficha que puedes leer por aquí.

Esta mujer, que se declaró a si misma pacifista, lesbiana y feminista tuvo dos grandes amores: Manolo, un chico que se fue a la guerra y nunca regresó a casa y la estadounidense Phyllis Turnbull, con quien mantuvo una relación pública de más de quince años.

Te dejo por aquí una de sus frases más celebres

“¿Quién dijo que la melancolía es elegante? Quitaros esa máscara de tristeza, siempre hay motivo para cantar, para alabar al santísimo misterio, no seamos cobardes, corramos a decírselo a quien sea, siempre hay alguien que amamos y nos ama”

Gloria Fuertes

Vita Sackeville y su amor por la libertad

Victoria Sackeville, o más conocida como Vita, fue una brillante escritora que nació en Kent, Inglaterra el 9 de Marzo de 1892. Además de escritora de novelas, fue poetisa y diseñadora de jardines.

Podemos destacar su largo poema “The Land” y su “Colección de Poemas” que ganaron de dos veces el premio Hawthundern.

Uno de sus libros mas conocidos es “Pasajera a Teheran” donde es la dueña de una pluma que no tiene que envidiar a nadie.

Vita nació en una familia aristocrática que siempre la intentó encerrar en un protocolo demasiado pequeño para sus alas. Así que siempre fue el centro de muchos escándalos entre la clase alta inglesa de la época.

Casada con el diplomático Harold Nicholson tenían un matrimonio abierto, donde ambos reconocían tener otras parejas del mismo sexo, reconociéndose bisexuales.

Su lista de amantes es amplia. Pero la más sonada, la más famosa y por la que ha pasado a la historia en el mundo LGTB ha sido por la relación de amor que mantuvo con Virginia Woolf.

Las cartas que las celebres escritoras intercambiaban entre si han sido más que famosas, dando lugar incluso a una película.

Orlando, la obra maestra de Virginia, se define por el hijo de Vita, Nigel Nicholson como la más larga y encantadora carta de amor en la literatura universal. Y es que ambas, se admiraban y se querían, compartían su amor por la literatura y por la vida.

Es increíble lo esencial que te has vuelto para mi. Maldita seas, criatura malcriada; no conseguiré que me ames más entregándome de esta manera. Has roto mis defensas, Y realmente no lo lamento. Mi amor por ti es absolutamente verdadero, vívido e inalterable.

Vita Sackville a Virginia Woolf

Virginia Woolf, maestra de la literatura

Virginia Woolf nació el 25 de enero en Londres. Sin lugar a dudas, Virginia Woolf ocupa un lugar especial en la literatura del siglo XX

Para los críticos tal vez sea una de las mejores escritoras de todos los tiempos. Sus novelas se reconocen dado a su característica de ser clásicos inmortales a la altura de los más grandes como Proust. 

Sus textos más conocidos son La señora dalloway, Al faro, Las olas y Orlando. En todas sus historias el lenguaje se usa con una máxima tensión, así como usa todos los recursos literarios clásicos y vanguardistas.

Otro de sus textos emblemáticos es el ensayo Una habitación propia. Ahí Woolf aborda el tema de la mujer y la literatura. Su principal argumento es que una mujer debe tener su propia economía y su propio espacio para poder ser libre. También habla de un pensamiento propio, independiente del hombre. Algo parecido a lo que luego escribirá Anais Nin, muchos años después, en su ensayo titulado “La mujer nueva”.

Su amor más conocido fue el que mantuvo con Victoria Sackeville. Del desamor lésbico surgiría la mejor obra de Virginia Woolf, según muchos, titulada Orlando. Aquí compartimos algo que le escribió Woolf a Vita.

 “Me gusta su caminar a grandes pasos con sus largas piernas que parecen hayas. Una Vita rutilante, rosada, abundante como un racimo, con perlas por todos lados.Tu abundante pecho: sí, como un gran velero con las velas desplegadas, navegando. Te he echado de menos. Echo de menos. Te echaré de menos”.  

Virgina Woolf en Orlando

Carson McCullers, genialidad y melancolía

Una escritora de carácter y personalidad inigualable, McCullers mantiene una imagen por su actitud desafiante, sus amores turbulentos y su genialidad artística. Desde muy joven se inició en la escritura. Y a la edad de 23 años terminó de escribir su primera novela “El corazón es un cazador solitario“. Se puede decir que fue una enfant terrible

Su talento la llevó al éxito literario temprano y a destacarse como una de las principales exponentes del género Southern Gothic. Desarrolló una escritura de la talla de Faulkner, Flannery O’Connor o Truman Capote, entre otros. 

Aunque no fue públicamente lesbiana ni feminista, su manera de afrontar su rol de mujer y las relaciones amorosas que mantenía con otras mujeres la convierten en un emblema del feminismo

Sus libros abordan los amores frustrados, la soledad y los sujetos al margen de la sociedad. El amor para McCullers siempre era como el Blues, los Boleros o el tango. 

Recordemos que McCullers se atrevió a escribir sobre temas densos cuando muy pocas mujeres antes lo habían hecho. Tal vez su novela más famosa sea La balada del café triste, donde se dice lo siguiente:

 “La mayoría preferimos amar a ser amados. Casi todas las personas quieren ser amantes. Y la verdad es que, en el fondo, el convertirse en amados resulta algo intolerable para muchos. El amado teme y odia al amante, y con razón: pues el amante está siempre queriendo desnudar a su amado. El amante fuerza la relación con el amado, aunque esta experiencia no le cause más que dolor”. 

Marina Tsvietáieva, exiliada e imparable

Tal vez sea la más grande escritora rusa de todos los tiempos, o por lo menos una de las mejores. Su carácter era único y su personalidad incandescente. Tuvo una vida íntima intensa y siempre se reveló contra cualquier forma de dogmatismo, secta y facilismo. Por eso, su literatura no se recibió bien, ni por los revolucionarios ni por los exiliados en París. 

También el hecho de ser mujer escritora le cerró puertas mientras estaba viva. Ya que pudo publicar realmente poco de toda su producción. Uno de sus libros emblemáticos se llama “Indicios terrestres”.

Siempre tuvo romances con mujeres. Aunque también tuvo varios hijos con Sergueie Efron a los que se dedicó en cuerpo y alma. 

El amor lésbico dirigió su vida y su quehacer. No obstante, en sus cartas es donde se encuentra como escritora lesbiana de manera más orgánica. El amor entre Marina Tsvietáeva y Sofia Parnok es célebre

Parnok era también poeta e incluso le escribió un poema de amor a Tsvietáieva. Así como Tvietáieva escribió una novela inspirada en esa relación llamada “El relato de Sóniechka”.  El otro amor lésbico más conocido de Tsvietáieva fue con la actriz Sofya Evgenievna Holliday.

“No son mujeres, es una mujer, siempre la misma, es el gran anonimato femenino, el inmenso desconocido femenino. Nos reconocemos a la menor señal, sin la menor señal…. reivindico mi derecho de escritora, ella, género femenino y mudo, durante tanto tiempo mudo. Cuando una mujer escribe, escribe para todas las que han callado – mil años, y callan todavía – y callarán. Son ellas las que escriben a través de ella”.

Anais nin, sensual y libre

Anais Nin se ha convertido en un modelo y una maestra para las escritoras más jóvenes. Mucho más a quienes les interesa explorar la sexualidad en toda su complejidad.

Nació en Cuba en 1903 pero tempranamente se mudó a París, también vivió en New York y viajó a muchas partes del mundo. Llevó varios diarios toda su vida.

Es precursora del feminismo, de las luchas LGBT, del poliamor y la libertad sexual. Siempre vivió rodeada de artistas, cantantes, escritoras y poetas. 

Su aporte a la literatura es el tratamiento del tema sexual sin ningún tipo de pudor ni prejuicio. Pero trascendiendo la visión masculina de autores como Henry Miller donde lo sexual es algo grotesco, cómico o satírico. Para Nin la sexualidad es una ascensión de los sentidos donde el individuo puede sublimarse

Tuvo relaciones esporádicas con distintas mujeres, que su esposo aprobaba a medias. Pero destaca su relación con June, que Nin describe en una novela. Aquí un pasaje:

“He querido que me amara con los ojos, con las manos, con los sentidos que solo poseen las mujeres. Es una penetración suave y sutil.”

Anais Nin sobre June.

Natalie Clifford Barney, activista y amazona

Natalie Clifferd Barney  es una escritora que no puede faltar en ninguna lista sobre literatura y lesbianismo. Es emblemática por la manera como asumió su sexualidad en una época en la que todavía existían muchos prejuicios y tabús. 

Nació en 1876 en Estados Unidos, pero ya a la edad de los diez años se había mudado con su familia a París. 

Desde muy joven tuvo clara su sexualidad y a la edad de los doce años anunció públicamente “vivir abiertamente, sin esconder nada”. Pero debemos recordar que su círculo familiar y artístico tenía mucha apertura a diversas compresiones de mundo. 

 “Te veo, amada mía, en las flores tu tierra. A las que admiro porque no dependen de la estación y están por todas partes. Crecen tan fácilmente en el inmenso jardín del infinito como en el secreto de tu alma. Mientras beso, mordisqueo e inhalo las que me rodean, ¿sabes en qué estoy pensando?”.

Carta a Liane de Pougy

Natalie Cliford inició su carrera como poeta, aunque se recuerda sobre todo por sus epigramas y memoria. De sus libros  podemos mencionar “Pensamientos de una amazona” donde de una manera directa y frontal aborda temas políticos, sexuales y autobiográficos.

Entre sus muchas amantes y amadas destaca su incendiario romance con la Liane de Pougy. También su relación con la poeta René Viven y su relación con Dolly Wilde (sobrina de Oscar Wilde).

“ Tan solo te quiero a ti en la vida, tan solo te quiero a ti en la muerte…Tan solo me queda la fuerza para vivir o morir…Ven” .

Carta a René Viven

Emily Dickinson, oculta y exquisita

Emily Dickinson fue una escritora de poesía estadounidense que nació en 1830 y murió en 1886. Fue una mujer del siglo XIX y aún así siempre estuvo adelantada a su época. En vida no obtuvo el reconocimiento por el público como la gran poeta que fue. 

Tuvo una personalidad excéntrica y se aisló de su entorno público hasta el punto de la reclusión. En los últimos 15 años de su vida casi nadie la vio en persona. En esta época de su vida, atendía a las personas que la visitaban abriendo sólo una rendija de la puerta.

La poesía de Dickson es una de las más modernas, vanguardistas y únicas en la historia de la literatura. El uso de guiones, de frases sueltas, de mayúsculas y de una sintaxis particular convertían sus textos en casi ilegibles para sus contemporáneos. No obstante, el tiempo le ha dado su puesto como tal vez la más importante poetisa estadounidense

La figura de Emily está rodeada de misterio y en cuanto a sus amores y su sexualidad no se sabe nada con certeza plena. No obstante, se ha ido logrando determinar que fue amante de las mujeres. Esto siempre se supo pero de manera indirecta, ya que en muchos de sus poemas se hacía alusión al amor lésbico. 

Por otra parte, es casi normal que no se tenga tanta información sobre este aspecto. Recordemos que existían muchos prejuicios de todo tipo en esa sociedad muy influenciada por el puritanismo. Por lo tanto, seguramente Emily Dickinson tuvo que vivir sus sentimientos de forma secreta.

La prueba más contundente del amor sáfico que experimentaba Emily es  una carta escrita a Susan Gilbert, que luego sería su cuñada. Aquí les mostramos un fragmento: 

“Te espero con tanto anhelo, me siento tan ansiosa de ti, siento que no puedo esperar, siento que tengo que tenerte ahora, hasta el punto que la esperanza de volver a ver tu rostro me hace sentir ardorosa, febril y mi corazón late a toda prisa”. 

Letras lésbicas universales

En este artículo hemos hecho un breve paseo por la vida de algunas de las escritoras lesbianas y bisexuales más importantes de la historia. Cada una de ellas ha dejado una huella imborrable en la literatura, en la tradición, en la conciencia femenina y lesbiana. 

Algunas han sido de temperamento complicado y amores difíciles, otras apasionadas y entregadas, otras misteriosas y ocultas. 

Algunas como Natalie Clifford Barney fueron decididamente lesbianas y activamente políticas en la lucha por los derechos LGTBQ. Incluso en una época en que todavía no existía el término. Otras se han preocupado más por forjar una literatura única como Virgina Woolf o Emily Dickinson. 

Algunas  como  Anais Nin han vivido la experiencia poliamorosa y bisexual. Y han hecho valer su lugar como mujer literaria en una época donde los hombres eran los únicos reconocidos

Otras han tenido que vivir épocas históricas muy difíciles en todos los sentidos. A pesar de los vaivenes del mundo, lograron realizar un aporte inigualable como Marina Svetaieva. 

Son muchas, demasiadas. No obstante, no las conocemos a todas y no siempre han tenido el reconocimiento suficiente

Quedan muchas otras escritoras como Gertrude Stein, Susan Sontag, Patricia Highsmith o Cristina Pieri Rossi, que podremos revisar con mayor calma en otro artículo. 

Por último, debemos seguir reinvindecándolas y conociéndolas. Cada una con sus circunstancias particulares, con sus ideas, sus pasiones y sus formas de ver el mundo.

Comunidad Privada de Lesbosfera

Primera comunidad hispana totalmente privada y exclusiva para mujeres LGBT mayores de 30 años, centrada en hacer amistades de cualquier parte del mundo.

Quiero entrar en la Comunidad

Deja una respuesta