fbpx

Mitos y estereotipos sobre lesbianas

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 votos
Cargando…

Resumen: Rebatiendo los mitos, algunos más absurdos que otros, que hay acerca de las lesbianas, porque por extraño que pueda parecerle a algunos, somos personas completamente normales.

Por desgracia, existen muchos estereotipos, mitos e ideas preconcebidas sobre las lesbianas que nos vemos obligadas a sufrir única y exclusivamente por nuestra orientación sexual.

Existen todo tipo de estereotipos falsos relacionados con nuestro aspecto exterior, nuestra personalidad, las personas por las que nos sentimos atraídas y sobre nuestra forma de ser.

La mayoría de ellos no tienen ni un ápice de verdad y, por desgracia, habitualmente son dañinos e influyen de forma negativa en la forma en la que la sociedad en general percibe a las lesbianas.

En este artículo, vamos a echar un vistazo a los mitos y estereotipos más extendidos que existen sobre las lesbianas.

Las lesbianas odian a los hombres

Solo porque las mujeres tenemos unos cuerpos preciosos, labios suaves, mentes interesantes y nos sentimos atraídas hacia las mujeres, no significa que odiemos a los hombres o que no nos gusten.

De hecho, a muchas lesbianas les encanta estar con hombres y tienen numerosos amigos y parientes del sexo masculino con los que se llevan muy bien y hablan constantemente.

No los odiamos; simplemente, no queremos acostarnos con ellos ni nos sentimos atraídas por ellos de una forma romántica, sentimental o sexual.

Las lesbianas quieren ser hombres

En fin, me deja sin palabras.

Algunas (extrañas) personas piensan que, dado que nos gustan las mujeres, lo que realmente queremos es sustituir de facto a los hombres a todos los niveles.

Esta creencia se ve apoyada por la extendida idea que existe de que en una pareja del mismo sexo siempre hay una parte que tiene el rol del hombre y otro, el de la mujer.

Pero esto es solo un mito y no dejamos de ser menos mujeres ni deseamos ser hombres sólo porque nos sintamos atraídas por miembros de nuestro mismo sexo.

Nuestra condición de mujer no se basa solamente en nuestra sexualidad.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Algunas veces a las lesbianas nos gusta adoptar una apariencia más andrógina o masculina que otras mujeres, pero la mayoría lo hacemos porque nos sentimos más cómodas así.

Y, en todo caso, no lo hacemos todas ni en todo momento y ocasión.

Por ejemplo, existen lesbianas a las que les gusta mucho arreglarse y parecen la máxima expresión de la feminidad más clásica.

Además, debemos tener en cuenta que existe una gran diversidad de expresiones de género entre las mujeres y los hombres y que no tenemos por qué vincularnos a una etiqueta en concreto si no queremos.

Pero, en todo caso, las lesbianas no queremos ser hombres solo por el mero hecho de gustarnos las mujeres.

Las lesbianas se sienten atraídas por todas las mujeres

Simplemente por el hecho de que una mujer sea lesbiana, como yo, no significa que vayamos a tirar los tejos a todas las mujeres que se crucen en nuestro camino.

La idea de que las lesbianas se sienten atraídas por absolutamente todas las mujeres del mundo es, simplemente, otra absurdez con la que la sociedad debe acabar.

No tiene sentido; es como decir que todas las mujeres heterosexuales quieren seducir a todos de los hombres, ¿le ves sentido?.

Del mismo modo que los hombres y las mujeres heterosexuales tienen en cuenta multitud de factores a la hora de intentar encontrar una pareja, las lesbianas también hacemos lo mismo y no nos limitamos a intentar seducir a todas las chicas que se crucen en nuestro camino.

Ser lesbiana es una elección

Hace referencia a la idea de que se puede cambiar de orientación sexual si se quiere.

Esto es un mito.

Hoy en día, existen muchos estudios científicos que han demostrado que la orientación sexual no es algo que la gente elija.

Al contrario, es una característica con la que nacemos y no solo se encuentra presente entre los humanos sino también en muchas especies animales.

Las lesbianas no han encontrado al hombre adecuado todavía

La mayoría de las mujeres lesbianas escucharán estas palabras de boca de algún familiar con buenas intenciones en algún momento una vez que salgan del armario.

De hecho, lo normal es que te lo digan varias personas cercanas a ti, sobre todo si tienen una cierta edad.

Y, aunque no parece algo especialmente ofensivo, sí que puede hacer mucho daño si estas palabras son pronunciadas por personas muy cercanas a ti.

De hecho, es una de las peores cosas que te puede decir un padre, una madre o una persona que realmente te importe, pues eso indica que no te aceptan realmente, sino que piensan que tu homosexualidad es una fase que se te pasará en cuanto tu “príncipe azul” aparezca en tu vida.

Es una idea que demuestra una importante desconexión respecto a quién eres y procede de una visión mental que desligitimiza las relaciones entre personas del mismo sexo y las consideran inferiores.

Pero es solo un mito. A una lesbiana le gustan las mujeres, punto, y ni todos los hombres de la Tierra la harán cambiar su sexualidad.

Le debe haber pasado algo cuando era pequeña

Fred Nile fue la persona que popularizó esta idea, comparando la homosexualidad con la pedofilia y demonizando a los gays y las lesbianas, considerándolos personas que estaban “estropeadas” de alguna manera.

En el centro de esta hipótesis se encuentra la creencia de que el objetivo central de la raza humana es procrear y que el sexo que no tiene dicho propósito es una aberración de la naturaleza.

Aparentemente, la única razón por la que no queremos disfrutar de un falo todo el día es porque hemos tenido que sufrir alguna terrible experiencia en nuestro pasado.

Según este mito, hemos debido sufrir algún tipo de daño cuando éramos niñas que nos ha convertido en lesbiana de forma antinatural.

Pero esto es solo un prejuicio enorme.

La inmensa mayoría de las lesbianas no hemos sufrido ningún tipo de daño durante nuestra infancia y la homosexualidad no es una tara, sino una orientación sexual innata y tan natural como la heterosexualidad.

Una de ellas tiene que ser “el hombre” de la pareja

Muchas personas heterosexuales (y algunas homosexuales, por cierto) tienen dificultades para comprender aquellas relaciones románticas que no tienen una dinámica dual hombre-mujer.

Esto significa que, para ellos, cualquier relación legítima debe tener un miembro que represente el papel masculino y el otro, el femenino.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Cualquier otra posibilidad es difícil de asimilar y, en el caso de las parejas del mismo sexo, se suelen asignar estos roles de forma arbitraria basándose en el aspecto, la personalidad o alguna característica determinada de las mujeres.

Pero esto es un mito, porque el género no es innato, sino fluido.

Cambia según las relaciones e incluso dentro de la misma relación con el paso del tiempo y la inmensa mayoría de las veces, no puede encajar en un parámetro preconcebido.

Las lesbianas conocen a todas las demás lesbianas

He de decir que a veces yo misma he llegado a pensar que era cierto, porque te sorprenden las historias que te cuentan, pero no, no llegas a conocer a todas, somos muchas por suerte.

Las personas que creen este estereotipo piensan que ser lesbiana es como pertenecer a un club restringido en el que todos los miembros se conocen e interactúan entre sí.

Por un lado, me gustaría que esto fuera verdad, pero no lo es.

Aunque nos gustaría conocer a todas las demás mujeres lesbianas de nuestro entorno, yo ni siquiera conozco a la mayoría de las lesbianas que viven en mi barrio, así que la idea de que alguien pueda conocer a todas las lesbianas de su ciudad por ejemplo, me resulta difícil de creer.

Qué lástima que no sea verdad.

Ser lesbiana es una moda

Puede que te parezca que de unos años a esta parte hay muchas mujeres que se lanzan o atreven a etiquetarse como lesbianas y contarlo a los demás y que puede estar relacionado con que ahora ser lesbiana es algo cool y moderno que está de moda.

Muchas mujeres famosas están saliendo del armario en los últimos años, y muchas mujeres desconocidas se están viendo empoderadas por este paso al frente y están haciendo lo mismo.

En Lesbosfera tienes una lista de unas cuantas de esas mujeres valientes que hacen pública su orientación sexual: mujeres lesbianas famosas.

No es una moda, es simplemente la consecuencia de que cada vez esté más aceptada la homosexualidad.

Las mujeres nos atrevemos a ser un poco más visibles y salimos más del armario, pero no por moda, sino por que por fin nos atrevemos a ser felices.

A todas las lesbianas le encantan los gatos/son veganas/ tienen un estilo de vida hippy

Algunas lesbianas, como muchas otras personas del mundo, cumplen con todas estas características. Pero muchas otras no. Depende de la persona, de sus gustos, sus aficiones y su forma de ser.

Por ejemplo, en mi opinión, los gatos tienen mal carácter y no me gustan demasiado. Y me encanta comerme un buen chuletón de vez en cuando.

Yo misma, por el mero hecho de existir, me convierto en una prueba viviente de que esta afirmación es un mito.

Puedes identificar a una lesbiana por su aspecto

De esto hemos hablado más a fondo en el artículo sobre como saber si una chica es lesbiana.

Esta afirmación se relaciona con varios estereotipos.

En primer lugar, aparece la idea de que todas las lesbianas tienen una estética muy masculina, por lo que son fáciles de identificar entre el resto de las mujeres. Las personas que creen este mito asumen automáticamente que cualquier mujer que tenga un estilo algo masculino es lesbiana, lo que en gran cantidad de ocasiones no se corresponde con la realidad.

Esta creencia también se relaciona con lo que las lesbianas y los gays llaman “gaydar” o “radar gay”, del que también hemos hablado en Lesbosfera.

El radar gay es simplemente una intuición personal que nos sugiere si una persona determinada es homosexual o no.

La realidad es que el gaydar no siempre acierta porque no existe ninguna manera de saber de forma segura si una mujer es o no es lesbiana solo por su aspecto.

A no ser que ella misma te diga si es lesbiana o no, no puedes saberlo con seguridad.

Todas las lesbianas tienen un gaydar estupendo.

No te haces una idea de lo mucho que me gustaría que esto fuera verdad pero, por desgracia, no lo es.

Hace algún tiempo, era mucho más fácil identificar a una persona homosexual, pues cualquiera que llevara una camisa de franela era gay seguro (modo irónico off).

Pero actualmente la sociedad ha cambiado mucho y una enorme cantidad de mujeres heterosexuales utilizan las mismas camisas de franela que nosotras, lucen los mismos cortes de pelo e imitan nuestro aspecto, por lo que es mucho más difícil identificar quién es homosexual y quién no.

En general, la respuesta a esta pregunta es NO, no tenemos ninguna alarma incorporada que empieza a sonar cada vez que nos encontramos por la calle con una lesbiana.

Una vez más, qué pena.

Todas las lesbianas tienen el pelo corto

Siguiendo con la referencia del pelo, si una mujer decide llevar el pelo corto se asocia con tener un aspecto más masculino.

Este mito defiende que el pelo corto va en dirección opuesta a los estereotipos femeninos.

Permíteme decirte, que hay muchas mujeres de pelo corto tremendamente femeninas, muchas de ellas son lesbianas y otras muchas heterosexuales.

¿De verdad alguien cree que no hay infinidad de mujeres heterosexuales que llevan el pelo corto? Prácticamente todas las madres de mi generación lo llevan, créeme, no son lesbianas.

En todo caso, no todas las lesbianas llevan el pelo corto ni todas las que lo hacen optan por una estética masculina.

Todas las lesbianas son o “camioneras” o “femeninas”

Por supuesto que no.

Estos términos se vinculan a la comprensión heteronormativa más extendida del género y la sexualidad, porque no todas las lesbianas se identifican como extremadamente femeninas o extremadamente masculinas.

Existen muchas variaciones y combinaciones de ambos extremos, puedes estar en el medio o no identificarte con ninguna de estas dos ideas en absoluto.

No pueden perder la virginidad

Rabio con esto.

Esta idea también se vincula a la mentalidad falocéntrica que tienen algunas personas, para las cuales si en una actividad erótica no participa un pene, entonces no es sexo de verdad.

La realidad es que las relaciones íntimas con penetración no son la única manera de tener sexo de verdad.

Aunque estoy segura de que son muy satisfactorias para las personas que disfrutan de tal práctica, te puedo asegurar que no tiene que haber un pene involucrado para tener una relación sexual igual o más satisfactoria.

A las lesbianas no les duran las relaciones amorosas

Como ocurre con todas las relaciones personales, las lesbianas tienen que trabajar para que las suyas duren.

Puedes ver los consejos que publicamos para un matrimonio feliz y duradero entre lesbianas.

Algunas veces, todo es un camino de rosas y, en otras ocasiones, no.

Algunas parejas lesbianas se conocen de jóvenes y permanecen juntas toda la vida, otras rompen al cabo del tiempo y otras disfrutan de relaciones poco convencionales.

Igual que las parejas heterosexuales.

Hay gente ahí fuera que piensan que permitir que las parejas homosexuales se casen atenta contra la propia institución del matrimonio, porque todo el mundo sabe que los homosexuales somos polígamos por naturaleza e incapaces de estar juntos el tiempo suficiente como para tener una cuenta corriente conjunta o jerseys a juego (¡por favor, madura!).

Por lo tanto, el matrimonio supone una pérdida de tiempo en nuestro caso, porque no puede durar de ninguna manera.

Pero la verdad es que las relaciones de las parejas lesbianas tienen las mismas posibilidades de triunfar que las heterosexuales y se adaptan a los mismos parámetros, por lo que algunas funcionan y otras no.

¿Qué otros mitos has escuchado?

Si te han dicho tonterías similares o peores, ayúdanos y cuéntanoslas en los comentarios e iremos ampliando la lista para poder combatir con todas estas ideas absurdas.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

También te podría gustar...

Sobre este artículo

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja un comentario

El email no se publica. Todos los campos obligatorios, salvo Web.