fbpx

Cómo afrontar que tu familia no te acepte por ser lesbiana o bisexual

--/5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Vota la primera!
Cargando...

Resumen: Tu familia no te acepta como lesbiana y bisexual y no sabes cómo abordar el tema con tus padres y familiares cercanos, aquí te damos guías de cómo hacerlo en diferentes situaciones.

Salir del closet o darte cuenta de tu orientación sexual, no es para nada algo sencillo y se complica aún más cuando decides decírselo a tu familia y comienzas a temer ser rechazada al salir del armario.

No sabes realmente cuál será su reacción, si serán receptivos o no. Aunque podrías imaginarlo, nunca lo sabrás realmente si no lo haces, pero debes estar preparada.

Tus padres quieren lo mejor para ti, así que apóyate en investigaciones serias, como la publicada en la revista Pediatrics que relaciona el rechazo familiar a lesbianas, gays y bisexuales con la salud mental y física en su futuro, esto les ayudará a comprenderte mejor.

Si continúas leyendo te daremos otras formas, apoyos y herramientas que también tendrás de tu lado, tanto para manejar mejor la situación cómo para los casos en los que todo parece indicar que tu familia te odia por ser lesbiana.

¿Mi familia me rechazará si salgo del armario?

Aunque generalmente tienes una buena idea de cómo lo tomarán, según sean sus creencias o lo que te han inculcado desde pequeña, no necesariamente tienes el 100% de la información y nunca lo sabrás realmente hasta que lo hagas.

Pero debes prepararte para recibir cualquier tipo de reacción de su parte y entender que no siempre será definitiva.

Las primeras reacciones son solo eso, emociones del momento poco controladas por la sorpresa de la noticia.

Puedes ver testimonios de madres reales cuyas hijas salieron del armario, qué piensan, qué sienten y cómo ven a sus hijas. Te ayudará a entender su punto de vista.

Esto, no tiene por qué ser determinante en la relación futura con tu familia, si intentas no dejarte llevar por la situación, a pesar de lo difícil o hiriente que resulte, es mejor no avivar el conflicto.

Cuanto más puedas controlar tus emociones y explicarles lo que significa para ti ser lesbiana o bisexual, suministrarles información sobre lo que vives y también sobre lo que sus reacciones pueden ocasionar en tu vida, será más beneficioso.

Recuerda que tal vez sus intenciones son buenas, no quieren verte sufrir o herida o simplemente ignoran de qué se trata y cómo deben comportarse. Por ello, es importante que tengas información o investigaciones a la mano que ayuden a apoyar tu caso.

Si nada parece funcionar, simplemente dales tiempo para asimilar lo que acabas de decirles, y mientras tanto, busca apoyarte en amigos que aceptan o hasta comparten tu sexualidad, familiares positivos y amorosos a quienes no les importa si eres lesbiana.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Finalmente, si quieres conocer más a fondo cómo tomar este importante paso y afrontar sus reacciones al ser rechazada al salir del armario o no, lee nuestro artículo sobre Salir del Closet.

Qué hacer si tu familia te rechaza por ser lesbiana o bisexual

Cuando sales del armario, debes estar preparada para esta reacción y aunque no siempre es definitiva, sí es devastadora.

El hecho de que las personas a quienes más amas no te acepten o te hieran de diversas maneras, es una de las principales causas de depresiones en los jóvenes, sin importar su orientación sexual.

En estos casos, si no consigues que ninguno de tus familiares te acepte por quién eres o niegan lo que eres, debes buscar apoyo en amigos, familiares lejanos, compañeros de clase, profesores, comunidades lésbicas o grupos de ayuda LGBT.

Si te dicen que no eres normal

Esta es una respuesta muy común, ya que el estereotipo de la sociedad, cultural y religioso, indica que las personas no deben estar atraídas por su mismo sexo.

Por ello, debes construir argumentos que demuestren con hechos que lo que comentan no es cierto.

En primer lugar, la mayoría de las familias tienen al menos un integrante que pertenece a la comunidad LGBT, y si de normalidad hablamos, lo normal es lo que ocurre la mayor parte del tiempo, ergo, es normal.

Por otro lado, se ha comprobado que, a lo largo de la historia, desde las civilizaciones más antiguas, ha existido la atracción entre personas del mismo sexo, y lo que en algún tiempo se consideró simplemente libertad sexual, luego se catalogó como enfermedad por la sociedad.

Por otro lado, puedes mencionar la investigación de Evelyn Hooker, que desmintió el mito de esa época que indicaba que los homosexuales no eran mentalmente sanos, llevando a la Asociación Estadounidense de Psiquiatría a eliminar la homosexualidad del DSM (manual de los trastornos mentales) en 1973 y afirmar que la homosexualidad no es una enfermedad mental.

Puedes además, completar tu argumento haciéndoles saber que la OMS dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) especifica textualmente que “la orientación sexual en sí misma no debe considerarse un trastorno”.

Si te dicen que se te pasará

Creer que, si te gustan las chicas, solo atraviesas una fase, es lo mismo que negar la sexualidad en sí misma.

Desde la antigüedad, existe evidencia de que todas las culturas civilizadas o no, han tenido la presencia de relaciones sexuales entre el mismo género.

No fue sino hasta el siglo XIX que se intentó separar la predilección sexual y asignarles estereotipos de heterosexuales y homosexuales, al implantarse las teorías de que las personas atraídas por su mismo sexo son diferentes.

Lo cual no es más que poner un límite a la sexualidad per sé, limitar los deseos y la atracción física de las personas.

Por ende, la denominación hetero u homo, no son más que etiquetas creadas por la sociedad, que posiblemente en un futuro no existan, pero tu atracción a otras chicas y orientación sexual, son algo que te pertenece y es parte de quién eres.

Si tu familia no te acepta y no tienes gente que te apoye

En primer lugar, intenta darles tiempo para que internalicen lo que acabas de decirles, no pienses anticipadamente que te ha tocado lidiar con una familia homofóbica.

Es muy probable que algún miembro de tu familia se solidarice y te apoye, o al menos te ayude a sobrellevar este momento, así que habla con todos los integrantes de tu familia, sobre tu verdad.

No pases esta difícil prueba sola, aunque no tengas muchas amistades, existen grupos de apoyo, centros de llamadas, sitios web (como Lesbosfera) donde encontrarás personas dispuestas a ayudarte, que muy probablemente hayan vivido lo mismo que tú.

Si tus padres te echan de casa

Aunque quisiéramos negarlo y que no existiese este problema, la realidad es que el 40% de los jóvenes que viven en las calles es LGBT, la mayoría de ellos han acabado allí gracias al rechazo de sus familiares.

No obstante, en la actualidad existe un gran número de asociaciones, organizaciones sin fines de lucro, líneas de ayuda a la comunidad LGBT que podrán darte una mano en estos momentos.

Mantén alguno de estos números cerca de ti en caso de que te veas en la necesidad de requerir sus servicios.

Cómo afrontar el dolor de que tu familia no te acepte por ser mujer LGBT

Muestra tu desacuerdo con calma

A pesar de que parezca difícil, que en ocasiones la situación se caldee más de la cuenta, los ánimos se agiten, o sientas que tu familia te odia por ser lesbiana, intenta mantener la calma.

Busca la forma correcta de expresar tu decepción sobre la reacción que tienen.

Si no logras hacerlo en ese momento o tu impulso primario es responder agresivamente, aléjate y busca opciones alternativas, cómo email, cartas, notas, mensajes de voz o cualquier otro medio que te ayude a dar tu opinión y hasta explicarles tus porqués.

Date tiempo para procesar tus emociones

Ser rechazado mueve fibras muy profundas en todas las personas y es aún más profundo cuando este rechazo proviene de aquellos que idealmente deben cuidarte y protegerte, así que en vez de hacerte la fuerte, permítete sentir tu dolor.

Experimentarlo no te hace más o menos fuerte o segura, muchos creen que el dolor del rechazo del ser humano se remonta a la antigüedad, cuando debíamos vivir en agrupaciones a fin de poder sobrevivir.

Por otro lado, también dependerá de cómo manejas los apegos y de si tu mentalidad mantiene la idea fija de estabilidad o estás más abierta a un mundo en constante cambio y evolución.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Pero, muy a pesar de todo esto, lo más importante que debes tener en cuenta es que cualquier decepción o dolor, lleva un proceso de duelo que debes cruzar, para continuar y salir adelante.

Si te sientes con disposición de enfrentarlo sola o con el apoyo de amigos y/o familiares, puedes hacerlo o en caso contrario, busca ayuda de un profesional.

No te responsabilices de que tus padres no te acepten

La manera de actuar de tus padres y su rechazo, dice más de ellos que de ti. Si ellos no encuentran ese lugar para aceptarte, no intentes seguir buscando su aprobación.

Tú sólo puedes controlar tus actuaciones, no las de ellos. Por ello, no te sientas culpable de que no puedan aceptarte tal cual eres, no tienes control sobre lo que ellos sienten o hacen.

Tal vez en un futuro, sean ellos quienes regresen buscando la relación familiar a la cual en este momento dan la espalda.

Practica el autocuidado y autoafirmaciones positivas

Busca maneras de cuidarte, de drenar todo lo que estás sintiendo.

Bien sea practicar un deporte, buscar el contacto con otras personas que te apoyen, escribir, pintar, sea lo que sea que te haga sentir mejor.

Además de ello, busca reforzar tu autoestima con afirmaciones positivas, escribe todo lo que te hace quien eres, tus logros, aquello que te hace especial y única o simplemente frases motivadoras.

Al principio sonarán falsas o superficiales, pero poco a poco irán reafirmando tu amor propio y te permitirán sentirte mejor contigo misma.

No seas dura contigo misma

Se compasiva contigo misma, no seas tu peor crítico, como hemos comentado antes, no tienes control sobre las reacciones y decisiones de otros, por ende, nada de ti ha causado el rechazo.

Esto no quiere decir que no debas evaluar tus acciones y comportamientos acerca de la situación, pero no te autoflageles y culpes por el rechazo al que fuiste expuesta.

amable contigo, no te acuses, ni causes aún más daño en tu interior. Tampoco escojas la posición de víctima, se autocompasiva, pero evita refugiarte en la ira y en la victimización.

No dejes que ese rechazo te condicione

Que te hayan rechazado por ser quién eres evidentemente te hará sentir mal, no eres un robot sin sentimientos. Lo importante es que no permitas que defina tu ser de ahora en adelante o te haga sentir mal por ser tú.

Si te sirve, haz tu propia historia, escríbela desde tu punto de vista, agrega cómo te hizo sentir el rechazo y que hubieses esperado que sucediera.

Luego compártela con alguien cercano que te apoye y comprenda, esto puede ayudar a que te desahogues.

Finalmente, ten en cuenta que todos hemos sido rechazados por alguien en algún momento de nuestras vidas, incluso personas muy exitosas e influyentes. Lo importante es levantarte y no permitir que ese momento marque el resto de tu vida.

Busca vías de escape a la ira y el enfado

No te quedes en la rabia, la ira es uno de los sentimientos que más fácilmente puedes desarrollar en esta circunstancia y también uno que te puede hacer mucho daño.

Es normal que sientas rabia y enfado por la reacción de tus padres, solo debes buscar drenar de la mejor manera posible.

Intenta hacer actividades que alivien este sentimiento, tales como:

  • Actividades al aire libre,
  • Actividades deportivas,
  • Hacer ejercicio intenso,
  • Pintar,
  • Escribir,
  • Cantar,
  • Bailar, entre otras.

Habla con alguien de confianza

Busca personas de tu confianza con quienes puedas hablar y sentir apoyo.

Puede ser un amigo, familiar, o un adulto cercano en quien puedas depositar tus dudas, molestias e inquietudes y te tienda una mano.

Si sientes que no tienes a nadie en quien apoyarte, busca ayuda profesional, un psicoterapeuta sabrá de qué manera ayudarte.

Pasa más tiempo con gente que sí te acepta como queer

No todos te rechazarán, algunos miembros de tu familia es muy probable que te acepten.

Tus amigos, vecinos, compañeros de clase, encuéntralos y pasa más tiempo con ellos, de este modo, te sentirás mejor.

Además, si dentro de tus posibilidades está formar una comunidad o unirte a una comunidad LGBT hazlo, será una excelente manera de pasar tiempo con personas que no solo te aceptan, sino que también te entienden o han experimentado algo similar.

Únete a grupos y comunidades de apoyo

En la actualidad, en la mayoría de los países existen agrupaciones, tanto dentro de tu comunidad, cómo en internet, que se dedican a apoyar a personas que han sido víctimas del rechazo de sus padres, debido a su orientación sexual.

Contáctalos y ellos te brindarán un ambiente seguro, en el cual podrás expresarte libremente, compartir y conocer nuevas personas que han vivido lo mismo que tú, ayudándote a sobrellevar mejor la situación.

Fomenta en ti hábitos saludables

En estos casos o cualquier otra situación que golpee tu autoestima o te lastime de algún modo, es muy fácil dejarse llevar por la tristeza, la ira, la desilusión y adoptar hábitos poco saludables.

Por ello, aunque tu primer instinto sea no levantarte de la cama, comienza a optar por actividades que beneficien tu salud y te den estructura, como:

  • Ejercitarte,
  • Comer saludablemente,
  • Dormir lo suficiente,
  • Tomar suficiente agua,
  • Meditar,
  • Practicar deportes.

Si es necesario, quédate un tiempo en casa de otro familiar

Si te sientes muy ofendida, el rechazo es continuo o te maltratan, en caso de que esté a tu alcance, busca alojarte con algún familiar que te apoye, o en casa de amigos aunque sea por un tiempo.

Es probable que pasado un lapso prudencial la situación mejore o tus padres recapaciten un poco su forma de actuar. Pero si no es el caso o hay violencia involucrada, busca ayuda en autoridades para tomar acciones más permanentes.

Consejos práctico para lidiar con una familia homofóbica

Ten paciencia

Aunque sientes que tu familia te odia por ser lesbiana, ten un poco de paciencia con ellos y mantén la calma. Esto puede ser la diferencia entre asistir a eventos familiares en el futuro y dejar de hablarse por años.

Ten en cuenta que no es tu culpa que ellos no logren entenderte, pero tampoco puedes pretender que sus opiniones radicalizadas cambien de la noche a la mañana si lidias con una familia homofóbica.

Edúcalos

Debes tener muy en cuenta que la mayoría de las familias que rechazan la homosexualidad, lo hacen desde la ignorancia o el fanatismo religioso.

Si sientes que eres rechazada por salir del armario, intenta preparar argumentos que te permitan educarlos en el tema, para que al menos comiencen a entenderte.

Es posible que hayan sido criados siguiendo estereotipos conservadores.

Emplea la lógica, resultados estadísticos y hechos irrefutables que te ayuden a defender tu punto de vista, tu orientación sexual y tus derechos.

Mantén la esperanza

Es posible que con el pasar del tiempo, tus familiares o algunos de ellos recapaciten y comiencen a aceptarte tal como eres.

Pueden inicialmente negar lo que eres, pero es muy probable que al menos uno de tus familiares cercanos, termine por apoyarte e incluso ser tu principal defensor.

Defiende tu posición

Esto no significa que montes una discusión acalorada en plena reunión familiar al puntualizarles a todos lo equivocados que están. Por el contrario, evita este tipo de actitudes que solo te alejará más de la comprensión de tu familia homofóbica.

Pero que seas equilibrada o calmada, no quiere decir que tengas que aguantar insultos de esa familia que te odia por ser lesbiana.

En este caso, defiéndete, plantea tu punto de vista de la mejor manera posible. Y si crees que la discusión se hará demasiado intensa, retírate elegantemente.

Adicional a esto, si sientes que aunque te toleran por ser su familiar, no incluyen a tu pareja en las reuniones o celebraciones, lo mejor que puedes hacer para aclarar la situación es no asistir e informarles de tus razones.

Busca ayuda

Cuando lidiar con una familia homofóbica es intolerable, si sientes que estás en peligro de alguna manera o te maltratan físicamente, busca ayuda.

En estos casos, no debes quedarte con ellos. Que sean tu familia, no les da el derecho de maltratarte física o emocionalmente.

Busca familiares o amigos cercanos que te tiendan la mano, así como agrupaciones que se dediquen a la protección de personas maltratadas dentro de la comunidad LGBT, o en casos extremos contacta a las autoridades competentes.

Aceptarte a tí misma

Tener que lidiar con personas que niegan quien eres y soportar su rechazo, puede llevarte a dudar de ti misma, arrepentirte o molestarte contigo misma. Pero ten en cuenta que ser lesbiana o bisexual, no tiene nada de malo.

Que otros no te acepten, dice más de ellos que de ti, por eso, aunque sea devastador, busca actividades, herramientas de apoyo o aliados que te permitan salir adelante y continuar con tu vida.

Si quieres tener más información que te ayude a aceptarte a ti misma como lesbiana o bisexual, en este artículo te mostramos puntos importantes que te ayudarán.

Conclusiones

El rechazo de los padres, sea de uno o ambos, es una de las situaciones más dolorosas que puede enfrentar una mujer queer, ya que son ellos quienes se supone deben amarte incondicionalmente.

Ante esto tu decides si hundirte o seguir adelante. Ten en consideración que tus padres son seres humanos muy alejados de la perfección, como todos, y lo más probable es que no sean siquiera conscientes del daño que te causan.

Por ello, recuerda siempre que lo que ocurre en tu vida no puedes evitarlo, tampoco las decisiones o actuaciones de otros, pero sí puedes cambiar y mejorar la manera en la cual reaccionas ante dichas situaciones.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Sobre qué quieres que hablemos en Lesbosfera este 2020?

Es el momento de que participes para decidir los temas de los que vamos a hablar en los próximos meses.

¿Qué te gustaría solucionar? ¿qué te quita el sueño? ¿qué te hace sufrir?. Dale al botón para contármelo, sólo tienes que responder un par de preguntas, estaré esperando tus respuestas :)

También te podría gustar...

Sobre este artículo

Avatar

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

2 Respuestas

  1. Avatar Elvecia Trigo

    Buenos días. Soy la licenciada psicóloga Elvecia Trigo. Quería agradecerles por insertar uno de mis videos en esta página.
    Les cuento que tengo muchos más en videos sobre el tema en https://www.youtube.com/watch?v=tHpA67WwtPo&list=PL2nkFrzLzmB_9OwyACMpVcLJka8b5DPBE . ¡Sigamos trabajando por la aceptación! Saludos. Elvecia Trigo.

    • Avatar Vero

      Hola Elvecia,

      Tus videos son muy positivos y seguro que ayudan a muchas mujeres a dejar de pensar que tienen un problema. Mil gracias por crearlos 🙂

      Un abrazo,
      Vero.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.