fbpx

Sentir algo por alguien no está condicionado por el sexo de la persona

  • Resúmen Marta nos cuenta cómo aceptó su orientación sexual de forma natural a pesar de que sus padres no se lo pusieron fácil.
  • Marta, 30 años
  • País España
  • ¿Te identificas más como...? Pansexual
  • ¿Crees que como sociedad vamos a mejor?

¿Cómo te diste cuenta y a qué edad que te gustan las mujeres?

No lo sé, creo que fue un proceso de varios años.

En general yo recuerdo que siempre pensaba que el sentir algo por alguien no estaba condicionado por el sexo de la persona, pero no sabía que eso tenía nombre o si era más o menos ‘normal’, simplemente o me gustaba alguien o no.

También sabía que era incapaz de sentir algo si no conocía a la persona, incluso pensé que podría ser asexual pero en realidad sólo se trataba de conocer el conjunto.

Al principio, cuando empecé a descubrir las relaciones ‘amorosas’, fueron con chicos y reconozco que lo que hacía era ‘seguir la norma‘, sobre todo porque era lo que encontraba o las opciones que tenía, y yo no era lanzada ni enamoradiza, así que simplemente aceptaba las cosas que me venían solas y quería que pasaran.

Uno de los momentos que me hicieron plantearme todavía más mis sentimientos fue cuando me di cuenta que la relación con la que era mi mejor amiga era un poco rara, teníamos unos 15 -16 años que yo recuerde (aunque probablemente venía de antes).

Éramos muy amigas, lo compartíamos todo, secretos, sentimientos, salíamos de fiesta… y de vez en cuando había algún beso o incluso caricias, pero mientras, salíamos con chicos y no nos planteábamos nada más allá.

Hubo algunos momentos de tensión y celos, con esto último me di más cuenta de que no era muy normal ni sólo una amistad.

A los 16 -17 años tuve mi primer amor ya reconocido con una mujer, me encantó ella, su persona.

En ese momento vi más claro que el amor y el resto de sentimientos (en mi caso) residía en la esencia de la persona y no de su sexo.

¿Qué es lo que te parece más difícil de ser lesbiana/bisexual?

Creo que sobre todo la parte de ser mujer, no tanto el hecho de mis sentimientos hacia hombres o mujeres, sino más bien que dependiendo de con quien trate me siento como desprotegida o vulnerable.

Me resulta difícil cuando pienso en situaciones tipo una agresión o robo y que si voy con una mujer pueda ser motivo de abuso o cosas así.

Quizá también destacaría aquellas situaciones en las que viajas con tu pareja lesbiana a países cuya cultura e ideología es contraria a tu libertad sexual y tienes que someterte a ello.

Adéntrate en el mundo que estás descubriendo, lee los mejores libros lésbicos

Lidio con ello porque respeto y entiendo que el mundo es muy grande y yo elijo si quiero conocer ese sitio o no. Por lo tanto simplemente lo acepto aunque me de cierta rabia.

El qué dirán me resulta difícil en una pequeñísima parte pero sé que ahí está.

Sobre todo porque todavía hay que escuchar comentarios, bromas o lo peor, obscenidades. Dentro de esta parte también el que puedan decir o pensar ‘esa chica es lesbiana o masculina y se la nota’. No tengo complejos pero ese tipo de estereotipos son un poco cargantes.

Me cuesta aceptar que no todo el mundo respete este tipo de libertad de sentimientos y más cuando no se hace daño a nadie, pero pienso que es un proceso y que aunque hay mucho que hacer todavía, vivo en una sociedad con mayor aceptación y por eso lidio mejor con ello.

¿Te has sentido alguna vez discriminada por tu orientación sexual?

Discriminada como tal creo que no.

Me he visto en situaciones desagradables o que no me han aceptado bien inicialmente pero nada dramático.

Realmente cuando me ha pasado no le he dado importancia, o no he entrado en disputa o simplemente he tenido paciencia.

¿Tu familia sabe que te gustan las mujeres?

Sí que lo saben, salí del armario con ellos con 19-20 años.

Cada uno reaccionó a su manera y totalmente diferente. Mi hermana fue la primera de la familia que lo supo, en realidad ella se lo olía y en una conversación contándole yo alguna historia lo afirmamos y ya está (no me acuerdo del detalle de la conversación).

Luego fue con mi madre, en realidad no premedité demasiado contárselo, siempre he creído que mi familia era ‘bastante abierta’ y doy fe de que aceptaban al menos la homosexualidad, pero fue complicado con ella.

Cuento un poco con más detalle cómo fue:

En realidad surgió, yo no solía contar con quien salía a nivel sentimental, sólo que salía con ‘x personas’ y normalmente era en grupo de amig@s pero en esta ocasión llevaba quedando sólo con una chica varias veces seguidas y mi madre me preguntó:

¿Pero le gustas a esa chica o qué?

Y le contesté:

Sí, y a mí ella”.

Pensando que todo iba a fluir (ilusa) y se quedó atónita.

Durante mucho tiempo estuvo haciéndome millones de preguntas que yo le contestaba, tipo que si me gustaban también los chicos, que qué pasaba con fulano o mengano, que cómo era posible que me gustara una chica, que si estaba segura, que eso seguramente era una confusión por mi adolescencia, etc…

Todo poniendo muy en duda mis sentimientos. Sé que hacía esfuerzos por entenderme pero siempre acababa afirmándose que estaba confundida (yo).

Mi padre (que se lo contaría mi madre y que hablamos en alguna cena) no le dio importancia, me hizo alguna pregunta pero muy discreta y concluyó diciendo que quería que yo fuera feliz y estuviera bien.

El resto de la familia y personas cercanas me pidieron mis padres que no contara nada, yo les dije que allá ellos, que por mi parte no tenía nada que ocultar o sentirme mal y que entonces fueran ellos cuando se sintieran cómodos quienes se lo dijeran.

En realidad lo hice así respetándoles y sin querer presionarles por algo que parecía les resultaba muy difícil de digerir.

Yo siempre he sabido que mis padres me iban a apoyar pero necesitaban su tiempo.

Siendo sincera me costó ver a mi madre mal, me daba rabia que pasara eso cuando yo sentía que no había nada que entender ni dar vueltas. Para nada me dejó de hablar o cambió nuestra relación, solamente que todo el rato le rondaba preguntas y cuestionaba mis sentimientos.

La parte más difícil fue el hecho de que a pesar de llevar años con esa chica (hoy continúa siendo mi pareja) mis padres la trataran como ‘amiga’ o mientras mi hermana tenía su pareja (chico) con una duración mucho menor, él iba a bodas o venía a casa mientras mi pareja no.

Yo llevando años e incluso viviendo con ella, mi familia no sólo no salía del armario, sino que no trataban a mi pareja como lo que era, la conocían, la respetaban y eran agradables pero había un gran muro entre ellos y eso es muy duro, también porque aunque no quieras comparar comparas y lo sientes injusto.

A día de hoy todo está súper normalizado, poco a poco mis padres ‘salieron del armario’ (creo que tardaron en su totalidad unos 5 años) y creo que fue una liberación para ellos, quieren a mi pareja y la sienten como ‘otra hija’.

Nunca me he sentido menos querida por mis padres pero sí menos comprendida.

El resto de familiares sinceramente creo que no tuvieron que ‘asumir nada’, no soy su hija y creo que esa parte influye, es como que lo que no pase en su casa no es tan ‘grave’.

Haz una pausa, las mejores películas lésbicas para comprar en Lesbosfera

Tengo parte de la familia bastante conservadora y he sentido que lo han aceptado desde el primer momento, les da igual.

¿Estás fuera del armario para el mundo?

Sí, con el mundo en general. Con mis amigas siempre he estado ‘fuera del armario’, simplemente les contaba mi vida, son las que supongo más me conocen.

En el trabajo lo hablo con total naturalidad y de momento a la gente le da bastante igual.

En realidad no lo cuento como tal, simplemente al final te preguntan qué has hecho este finde, o si tienes novio o cosas así, en mi caso como tengo pareja hablo de ella por su nombre y ya está.

Alguna persona te vuelve a preguntar como para confirmar pero sin más.

¿Quieres casarte? ¿tener hijos?

Casarme lo veo más como ‘necesidad‘ a nivel de derechos y legalidad que por el hecho en sí de casarme.

Sí que me hace ilusión por pasar un día en familia y parece que así oficialmente nadie te cuestiona (por desgracia).

La celebración la haría con la familia y amigos más cercanos, si es posible en casa, en el jardín y en un ambiente cómodo.

Hijos quizá sí, siempre he pensado en que voy a querer tener hijos pero sólo si verdaderamente llega el momento de quererlos y hasta hoy no he tenido esas ganas.

Veo más viable adoptar y cada vez estoy más convencida de ello que por inseminación o método ropa.

Si te consideras lesbiana: ¿has tenido relaciones con hombres?

He tenido relaciones con hombres y con mujeres, no soy lesbiana pero claramente llevo con una mujer 11 años y la sigo viendo como la persona de mi vida.

Yo he sentido atracción por ambos sexos, pero siempre cuando les conocía. Era incapaz de intimar o que me gustara alguien sin conocerle.

Yo he sentido las relaciones muy diferentes entre hombres y mujeres en todos los sentidos, pero igualmente bonitas.

Si te consideras bisexual: ¿te has sentido discriminada por otras mujeres LGTB, o incluso alguna pareja?

No, nunca me he sentido discriminada y menos por mujeres, todo lo contrario, siempre me he sentido apoyada y comprendida.

¿Tuviste algún referente lésbico en la infancia?

Creo que mi primer referente fue Maca (personaje de la serie Hospital Central).

Me ayudó por un lado para descubrir que sentía atracción por una mujer y por otra que aunque fuera en ficción, era un caso donde abiertamente era lesbiana y se había enamorado de una chica por cómo era.

También veía cómo reaccionaban mis padres al ver y comentar la serie y darme tranquilidad en cuanto a la opinión de ellos.

En mi vida, durante la fase de descubrir mis sentimientos, no tenía ningún referente real pero sí que me daba cuenta de que a pesar de que la mayoría de las personas siguen ciertas bases impuestas, a la hora de la verdad nos dejamos llevar mucho por el amor y más entre mujeres.

De puertas para afuera todas eran heterosexuales, pero cuando se desinhibían un poco eran mucho más abiertas a otras opciones.

Por último, ¿Qué consejo le darías a una mujer que se está dando cuenta de que le gustan las mujeres y no lo acepta?

Que lo disfrute, las mujeres son bellas como lo es un hombre, son diferentes obvio pero realmente geniales.

Pienso que no hay que aceptar que te gusta una mujer, sino que te gusta una persona que te hace sentir maravillas, sentir eso es una delicia y no un castigo.

Al final nosotras somos dueñas de nosotras mismas y de nuestros actos, pero sobre todo somos capaces de desear, querer y encontrar la felicidad.

Sentir forma parte de cualquier persona, el proceso puede ser duro por ‘x’ motivos, pero te aseguro que más duro es vivir sin ser tú misma y sin realmente vivir tu vida.

Si realmente usáramos la cabeza y dejáramos a un lado todos los prejuicios y nos pusiéramos en una situación donde nada tiene nombre y que todo amor vale independientemente de su sexo, yo me pregunto: en esa circunstancia ¿qué harías? ¿aceptarías tus sentimientos o irías a ‘contracorriente’?.

En mi caso, que me gustara una chica es de lo mejorcito que me ha pasado. Ese primer momento de saber quien soy me ha llevado a vivir más plenamente y sintiendo mayor libertad y fortaleza.

Por favor, ayúdanos a hacer llegar este contenido al mayor número de mujeres posibles. Compártelo en tus redes sociales. ¡Gracias!

¿Quieres que publiquemos tu historia también?

¡Genial!, rellena la entrevista que he preparado para ti en este enlace:

Rellenar la entrevista

Sólo te llevará 5 minutos, y con tus experiencias podrás inspirar y ayudar a las miles de mujeres que nos leen cada día.

También te podría gustar...

Sobre este artículo

¿Te gusta? ¡vota!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
1 votos
Cargando...
Avatar

La encargada de todo este tinglado. Licenciada en Psicología. Techie de corazón y de profesión.

Deja una respuesta

Ten paciencia cuando escribas, no se publican de forma inmediata. Cuido mucho que este espacio sea un sitio protegido para ti y todas, donde puedas hablar y preguntar sin miedo, así que reviso todo antes de publicar para evitar comentarios indeseados.


Escribe sin faltas de ortografía y estructura el texto en párrafos legibles por favor, con puntos y comas para que las mujeres puedan entender lo que quieres decir. De lo contrario hay que editar manualmente cada comentario y se tarda mucho más en responder a cada una. Si escribes con cuidado antes obtendrás una respuesta.


Esto no es un consultorio psicológico ni legal, por lo que las opiniones son meramente eso, consejos para tratar de ayudar en lo que podamos. Pero no somos infalibles, si decides seguir los consejos vertidos en esta web, es bajo tu única responsabilidad.


Dicho esto, esta es tu casa, cuídala. Comparte tus historias, pero ayuda también a otras mujeres en las suyas. Cuanto más participeís entre vosotras más os ayudará.


El correo electrónico no se publica. Todos los campos obligatorios.